¿Por qué en Turín?

Hernán Charalambopoulos
torino
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

torino

Cuando en la lenta y bien regada sobremesa de domingo se instala el debate entre los varones, el automóvil parece ser uno de los principales temas a tratar. Potencia, velocidad, equipamiento, y sobre todas las cosas, se habla de diseño. Una vez en Italia, mientras el peluquero me remataba la patilla, escuché una frase maravillosa: “Este país tiene 57 millones de técnicos de fútbol y otros tantos diseñadores de autos…”.

Volviendo a la sobremesa, y siempre en la furia del debate, aparece la frase mágica: “…y claro, lo hizo un carrocero italiano”. Para hablar del diseño italiano, primero habría que manipular la máquina del tiempo y zambullirse en un viaje a través de siglos de tradición entre la Serenissima, la Florencia de los Medici, Carlomagno, hasta los romanos, y de allí directamente hasta los griegos (obviamente). Es que el arte de occidente nace allí, y evoluciona en la península itálica, en donde encuentra celosos custodios del patrón de belleza y proporciones creado en la Tierra de los filósofos.

Románico, medieval, renacentista, barroco, rococó, neoclásico… Italia es un museo a cielo abierto. Alberga un tercio del patrimonio artístico de occidente, y eso se vive en cada detalle de la vida cotidiana: la elegancia para vestirse, la mesura en los modales, sus bares y restaurantes siempre coquetos, aunque también austeros y mesurados en la presentación. Todo está servido para que, a la hora de crear, el entorno sea la nota de inspiración perfecta para inventar objetos que se mimeticen con la belleza y el equilibrio que transmite el ambiente.

El lector podría entonces preguntarse porque los diseñadores de autos y los grandes carroceros están en Turín, una ciudad muy elegante sí, pero que no se compara en estirpe con Florencia, Roma, o Venecia, por ejemplo. Sucede que Italia como estructura es un país que resultó de la unión de muchos reinos y regiones separados, que gracias a los ideales y buenos oficios de gente como Don Giuseppe Garibaldi, en 1861 decidieron unirse. El reino más importante entre los que se unieron, fue el de los Saboya y abarcaba los que hoy es el noroeste de Italia, más Córcega, Cerdeña y parte del sur de Francia.

garibaldi

Económica y políticamente, Saboya fue siempre dominante y prueba de ello es que la primera capital de la nueva Italia unida fue Turín. Allí residía el rey Vittorio Emanuelle, junto a su corte (no de bigote, que merecería una nota aparte, sino de cortesanos…), además de una abultada clase alta compuesta por nobles y prósperos comerciantes.
En ese ámbito, la casa real, como todo estructura pública, necesitaba para su transporte muchos carruajes, además de una muy cuidada manutención de los mismos. Es así como a la sombra de la corte florecen, entre tantos otros proveedores del estado, los CARROCEROS (carrozzieri), término que hoy remite a las carrocerías de autos, pero que en realidad refiere a quienes antiguamente construían las carrozas.

vittorioemanuelleprimo...

Este arte se instala en la ciudad y se transmite a través de generaciones durante siglos, hasta que un buen día, el progreso impone que a la carroza se le quiten los caballos, y se le agregue un motor a explosión. Por eso cuando los grandes empresarios de inicio del siglo XX deciden invertir en el automóvil, sin pensarlo lo hacen en Turín, ya que allí existía un know how centenario sobre el tema. Giovanni Agnelli funda la Fabbrica Italiana Automobili Torino (FIAT), Don Vincenzo Lancia (ex piloto Fiat) funda su propia empresa, la Lancia Automobili, y otro tantos ya desaparecidos fabricantes se instalan en la ciudad al pie de los Alpes para emprender su aventura comercial. A mediados de la década del ’10 había veintinueve fábricas de automóviles en la ciudad de Turín, las cuales fueron lentamente desapareciendo, o bien engullidas por las fauces de la siempre hambrienta “Mamma Fiat“.

torino14

Con el transcurrir del siglo XX, los carrozzieri fueron perfeccionando el arte ultracentenario que habían heredado de sus ancestros y lo volcaron al servicio del automóvil, que de objeto raro y de moda, se fue transformando en una de las mayores industrias de la era contemporánea.

Nos pareció interesante la historia y queríamos compartirla con ustedes. Vaya entonces un relajado paréntesis histórico para comenzar este promisorio 2010 con algo distinto en RETROVISIONES. ¡Buen año para todos!

17 Comentarios, RSS

  1. Javier 04/01/2010 @ 9:40 am

    Gracias Hernan, que buenas las notas que cuentan historias de automoviles.
    Por eso cuando se habla, hay que saber de lo que se habla.
    Quiero más de estas, je.

  2. Giramondo 04/01/2010 @ 10:11 am

    Congratulazione …por esta excelente nota. Mal que le pese a alguno por allí, los autos fueron, son y serán italianos. ¡Feliz año!

  3. mastergtv 04/01/2010 @ 10:38 am

    GRACIAS HERNAN,CORROBORO TODO LO LEIDO,MUCHAS DE ESTAS HISTORIAS LAS HE ESCUCHADO DE MI PADRE Y ABUELO NACIDOS POR ESOS LARES.
    DISEÑO ITALIANO Y ESTA TODO DICHO!!!

  4. AU Tito 04/01/2010 @ 11:46 am

    Giramondo,

    No siempre… mire esta imagen por favor:
    http://www.retrovisiones.com/blog/wp-content/gallery/medalla/paris.jpg

    Saludos.

  5. Lao Iacona 04/01/2010 @ 12:23 pm

    Bravo Hernán! Una síntesis brillante! Torino es espectacular. Con los amigos del Club Alfa fuimos en 1996, visitando el Musep Nacional del Autmóvil: una joya. Un abrazo, Lao.

  6. cinturonga 04/01/2010 @ 4:31 pm

    El libro del gordo te enseña, El libro del gordo entretiene, y Hernan te dice contento, Hasta la clase que viene.
    Grande estimado Sr. Petetebopoulos!!!, muy buen “post” (o nota?)!!, para nosotros los burros y poco culturosos esto nos viene muy bien. Se agradece.
    Carnihos glandes, Cintu.

  7. omar 04/01/2010 @ 5:21 pm

    Leyendo las palabras de Lao se me escapa un lagrimón recordando que buen viaje hicimos con los muchachos del Club, juro que le pisamos las bolas al toro, como reza la leyenda y desde aquel dia no pierdo las ganas de volver a aquella ciudad donde se respira diseño y buen gusto. Impecable la nota me hiciste sentir hasta el aroma a café de sus bares.

    Un gran abrazo. Omar

  8. EP 04/01/2010 @ 7:01 pm

    Este tipo de notas y relatos reafirman cada dia porque este blog ha tenido tanto exito y difusion en tan breve tiempo.

    Sigan asi y Felicitaciones una vez mas.

    Edgardo Petrizzo

  9. Vlad Petes 04/01/2010 @ 9:38 pm

    Gran nota Hernán!!! A ver si el gordo recoge el guante!!

  10. Napoleon Solo 05/01/2010 @ 12:04 pm

    Hermoso… ya te lo dije, escribi un libro…

    Atte.

    NS.

  11. Cristián Bertschi 05/01/2010 @ 12:08 pm

    Hernán lo escribe, yo lo edito y Uds. lo compran.
    ¿Cómo la ven?

  12. Giramondo 05/01/2010 @ 2:48 pm

    Para Bertschi: edite nomás.
    Para AU Tito: no haga más chistes de mal gusto.

  13. AU Tito 05/01/2010 @ 2:56 pm

    Giramondo, es de verdad! no es chiste.

  14. Giramondo 05/01/2010 @ 4:29 pm

    No dejan de ser autos italianos a pesar de su construcción fuera de la península.

  15. Diego Barría 05/01/2010 @ 8:48 pm

    Y los hay paraguas, cariocas y springboks…

  16. Autuñón 05/01/2010 @ 8:48 pm

    Hay muchos autos que no son italianos y sin embargo son significativos. Las Bugatti de Ettore, o los Aston de Augusto Bertelli, por ejemplo.

  17. Alfather Sabinus 16/03/2016 @ 6:44 pm

    Hay que decir que desde que esta ese Rattazzi en la FIAT de Argentina, la marca elevó el perfil, para tener un auto del mas fino diseño Italiano no hace falta pagar un ALFA-Romeo o una Ferrari o sus rivales Italianos que ademas no todos se venden asi de fácil aqui en el sur del sur. Un Buen Fiat Punto ya satisface bastante el apetito por el diseño italiano, Tambien lo hace el Línea, y seguramente aunque de otro tronco, el Retro, está la serie 500. Para mi Punto y Linea es lo que un amante de diseño italiano debio comprar en ésta década del 2010. Ni hablar ahora que compró a Chrysler, FIAT esta de para bienes y yo tambien, dos de las marcas que mas me gustan unidas, la calidad de MOPAR en todos los repuestos FIAT, se va para arriba, podrá cambiar su sede central a Holanda pero el corazón y el diseño siempre Italiano.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

toro

Brújula apuntando al norte y ganas de conocer lugares que dejen sin aliento. Esa fue... Seguir Leyendo >>

5