Rally Montecarlo Historique 2019: y llegó el final

staff
VD05FEB19_RMCH_002
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

VD05FEB19_RMCH_001

Tres tramos por la mañana; Saint-Nazaire-le-Désert, Verclause y Entrevaux, antes de dirigirse al parque cerrado de Mónaco a mediodía para dejarlo todo preparado de cara a la mítica noche del Col de Turini, con los famosos tramos del Col de Braus y Lantosque. Por la mañana el recorrido fue muy duro, con algún tramo rozando los cien kilómetros de distancia, plagado de subidas y bajadas. Y, como siempre en Monte-Carlo, carreteras estrechas y traicioneras, que en sus zonas de sombra escondían trampas de hielo y nieve, y pusieron a prueba a los más de doscientos sobrevivientes del rally.

Los dos autos del equipo Seat Coches Históricos aguantaron bien el primer desafío de la jornada, con un Salvador Cañellas pletórico, que recuperaba puestos sin cesar. Las claves eran su excelente conducción y a la habilidad de Eloi Alsina para sacar el mejor partido a su roadbook y a la instrumentación de navegación, con lo que conseguían mantener la velocidad media marcada por la organización en cada tramo. Por su parte, el Seat 1430 de Viaplana tuvo algunos problemas con la caja de cambios que le fueron complicando las cosas, aunque el catalán supo adaptarse a la conducción y también mejoraba en la clasificación.

VD05FEB19_RMCH_008

VD05FEB19_RMCH_016

 

Y, por fin, llegó la temida y ansiada noche del Turini. Temida porque se preveía nieve y hielo, y porque la salida en estos últimos dos tramos se hace cada treinta segundos -en lugar de cada minuto como se hace a lo largo del rallye- lo que mete mayor presión a los pilotos, que pueden ser fácilmente “cazados” por sus perseguidores. Y ansiada, porque a todo aquel que tiene el privilegio de poder competir en el Rally Montecarlo se le dibuja una enorme sonrisa en la cara al afrontar estos tramos. Todo es ilusión y pasión por el automóvil, por formar parte de su historia en estas carreteras cargadas de historia.

Para el aficionado, la noche del Turini también es una cita imprescindible. El Col del Turini estaba plagado de público que fotografía sin parar a los pilotos, que aplaudía el paso de cada uno de ellos y que anima a todos con gritos, aplausos y hasta con fuegos artificiales.

VD05FEB19_RMCH_009

VD05FEB19_RMCH_011

Salvador Cañellas marcó allí un sensacional quinto puesto absoluto, demostrando sus “manos” al volante y aprovechando la ligereza de su Seat. Cañellas empleó neumáticos de asfalto en este tramo y su apuesta le salió bien, porque pudo volar con su SEAT 124 Grupo 4 en los puntos en los que no había hielo ni nieve; y supo mantener el auto sobre el camino, con una templanza y habilidad magistral, en las zonas – 10 kilómetros- que estaban nevadas y con hielo. Su copiloto, Eloi Alsina, estaba impresionado y nos comentaba al final de tramo: “tiene 74 años, pero no ha perdido nada de su genialidad al volante. Es un maestro”.

Al final, Cañellas y Alsina no pararon de remontar posiciones y finalizaron el rally en el puesto 27º, tras haber comenzado más allá del 200 en la primera jornada.

VD05FEB19_RMCH_006

VD05FEB19_RMCH_017

Por su parte, el Seat 1430 no tuvo un día fácil. La caja de cambios comenzó a dar síntomas de fatiga y llegó a bloquearse, pero los mecánicos lo resolvieron rápidamente y el equipo pudo continuar en los tramos de la mañana. Luego, por la noche, aguantó bien hasta el último tramo, a pesar de que se saltaba la segunda velocidad. Así las cosas, Viaplana tuvo que emplearse a fondo para conducir con una mano sujetando la palanca del cambio en segunda y con la otra dominando el volante al más puro estilo del mundial de rallyes de antaño, derrapando sin parar y ganando posiciones para terminar en una meritoria colocación 164º. Como dijo Isidre Lopez, jefe del equipo de Seat Coches Históricos en Mónaco: “Objetivo cumplido: el próximo año más y mejor”.

A bordo de sendos Autobianchi A112 Abarth, las tripulaciones argentinas también consiguieron terminar una edición desafiante del Rally de Montecarlo Histórico. Los porteños Berisso-Berisso lo hicieron en la posición final 92º, mientras los riocuartenses Lukasiewicz-Lukasiewicz consiguieron seguir escalando hasta el 122º puesto final.

Fotos: Prensa Seat

VD05FEB19_RMCH_005

VD05FEB19_RMCH_010

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*