Reportaje a Montevideo

Horacio Speratti
Barbieri fachada II_Uruguayslider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Fotografo con Ford Prefect_Uruguay

En ocasión del último Gran Premio Standard tuvimos la idea de ofrecer a los lectores un test original: el del Panhard PL17 “Tigre”. El hecho de que los representantes de la marca en Uruguay, Sres. Mutio y Passadore vinieron a nuestro país con siete vehículos de esa marca de último modelo, nos daba una oportunidad única de probar un automóvil no producido en el país y un automóvil que considerábamos -y seguimos considerando a pesar de todo- un fuerte desafiante en la categoría.

Establecidos los primeros contactos desde aquí, fuimos a Montevideo… pero no hubo Panhard para nosotros. Para no perder el viaje, nos dedicamos a investigar otros aspectos automovilísticos del país vecino, especialmente el de los automóviles de colección, secundados eficazmente por varios amigos ocasionales, entre ellos nuestro colaborador uruguayo, Raúl Capouyá.

Austin, MG y Land Rover_Uruguay

Toyota 700 frente a Farmacia Colombo_Uruguay

Nuestro primer hallazgo fue el taller del Sr. Razzetti. Se trata de un señor que tiene en su casa un taller y se dedica a reparar automóviles. Siendo ya un hombre de edad, el primer problema importante que debió afrontar a lo largo de su vida fue el excesivo amor a las máquinas que poseía y reparaba, y que poco a poco fue adquiriendo. Ese amor lo hace hoy el dueño de una de las colecciones de automóviles más importantes del Uruguay. El plato fuerte de su colección es un Isotta-Fraschini 8A Cabriolet (se fabricó desde 1924 hasta 1931) con todo, incluso pintura original de fábrica, “menos en un guardabarro -nos aclara el Sr Razzetti- porque cuando vino Franco, en su raid aéreo intercontinental fue paseado en este automóvil y la gente que pujaba por acercarse, rayó la pintura”.

Tiene unos 30.000 km recorridos y todos en sus manos. El Sr. Razzetti era chofer de quien lo comprara originalmente y con la madera del cajón en el cual venía embalado, construyó el altillo de su taller en el que todavía se ven pintados los escudos I-F. Posteriormente pasó a ser de su propiedad.

Franklin fue una de las más famosas marcas norteamericanas, por la calidad de su producción y por haberse mantenido fiel, desde 1902 hasta 1934 en que cerró, a los motores refrigerados por aire. El modelo que posee el Sr. Razzetti -alrededor de 1924- tiene una parrilla que fue clásica en la marca, chasis de madera y motor de 6 cilindros y, aunque tiene más uso que el I-F, también está en sus manos desde nuevo.

Un pequeño De Dion-Bouton 1898 con evidentes signos de restauración, ocupa un lugar en el taller. ¿Suponemos que este no lo tiene de nuevo? “No, lo tengo recién desde 1905 en que lo conseguí, pero muy transformado; pero conseguí la mayoría de las piezas y pude volver a armarlo”.

Hay dos Dodge casi iguales; uno de ellos tiene una inscripción en la puerta: es el primer automóvil marca Dodge que llegó al Uruguay.

Para terminar encontramos también un Renault 16 HP, 4 cilindros, de esos que también fueron comunes en nuestro país. También excelente estado.

Barbieri fachada I_Uruguay

Barbieri fachada III_Uruguay

Nuestro olfato nos lleva a verlo a Elías Carballido. En este caso se trata de uno de los virus más peligrosos: tiene bugattismo, desarrollado sobre un Type 30 que está gozando de una concienzuda restauración. Un rincón sombrío de un galpón oscuro y sucio guarda tan bien la joya, que nos impide fotografiarla: no hay lugar ni luz: Pero, enfermos del mismo mal, gozamos de la visión de un torpedo L’Advocat et Marchand, con el primer motor “paralelepípedo” que construyó Bugatti y todavía con eje delantero de sección H y con radiador “perita”, inmediatamente anterior al clásico de forma “herradura”.

Sigue la cadena. Carballido nos lleva a un taller en un barrio de las afueras. Arreglan Peugeot y se llama Monthléry: buen augurio. En la puerta, un chasis Silver Ghost recién rescatado del olvido y la destrucción, y camino de una restauración completa. Adentro un Talbot 4,5 litros cupé convertible, uno de los últimos sport franceses de alta calidad (antes de que nacieran los Facel-Vega). El motor, que estaba desarmado en reparación, es el mismo que utilizaban los Grand Prix de la marca. Hay fotos y dibujos de Rolls-Royce, piezas de Hispano y un señor francés y sus dos hijos, todos entusiastas por la calidad mecánica de los automóviles de verdadera marca. Horas de conversar y de ensuciarse las manos. Carballido está apurado y tiene que irse, ¡qué lástima!

Museo del Carruaje I_Uruguay

Museo del Carruaje II_Uruguay

Hay un Museo de la Locomoción cerca de Carrasco y ya llegamos. Carruajes de caballos, tranvías y antiguos equipos de bomberos; a motor hay poco y no en estado “museo”: el primer automóvil que llegó a ese país, un Panhard de origen belga (NdelE: el Delin que hoy exhibe el museo del ACU) y dos autobombas Merryweather con ruedas macizas.

Giramos la perilla de la máquina del tiempo y volvemos al presente; vemos algunos karts sin mayor mérito y un prototipo Fórmula Junior a medio hacer, con mucho cariño y bastante sabiduría; lo mejor que hemos visto en mecánica nacional después de los Sport y Mini Junior de Delfosse.

Ferrari frente_Montevideo_Uruguay

MG y Land Rover en la calle_Uruguay

Salgamos a la calle. Los peatones cruzan en las esquinas y esperan la luz verde para cruzar, aunque no pasen autos. Los automovilistas no gritan a los peatones, ni se insultan entre sí, ni amagan bajarse cuando se ven obligados a frenar violentamente; se respeta la prioridad de paso por la derecha; no se empuja toda la fila para estacionar. Los montevideanos dicen que esto no es del todo verdad, pero por cierto que lo es comparado con nuestro standard de circulación bonaerense. Y todo esto con escasísima policía de tránsito, casi sin multas, sin límites de velocidad y sin la “caza del automovilista”, deporte policial y/o municipal tan difundido en nuestras principales rutas y ciudades.

Se acaba nuestra semana que debió ser de test. Es sábado y en El Pinar hay entrenamiento para las “Seis Horas”. Nos llevan, nos traerán de vuelta, nos invitarán a tomar algo, nos llevarán una vez más a recorrer la ciudad. Estamos aquí como en el interior de nuestro país; sólo en Buenos Aires somos todos enemigos.

Largada 6 Horas El Pinar_Uruguay

El Pinar_Uruguay

Finalmente nos queda por comentar los autos que se ven por la calle. Predominan los europeos y en forma de rurales y camionetas, porque las leyes vigentes favorecen la importación de chasis. Se ven Borgward Isabella, Peugeot 203 y 403, Panhard PL17, Simca Aronde, etc. con este tipo de carrocerías y hay también cierta cantidad de marcas y modelos raramente vistos aquí, como Minor (Checoslovaquia) Koromo (Japón), Borgward, Rover y Panhard viejos; Gutbrod (Alemania), Isetta convertibles, IFA (Alemania Oriental), “Estancieras” de la Willys Brasil, VW brasileños, etc. En materia de taxis, la mayoría son Mercedes-Benz 1960, pero hay también Peugeot 403 diesel y algunos Chevrolet Impala o Bel Air 1959.

Y en materia de Sport y Gran Turismo modernos son aún más pobres que nosotros.

Fotos: Horacio SperattiArchivo Speratti

Publicado originalmente en la Revista Velocidad #141 del mes de abril de 1962.

Notas relacionadas:

Por amor a un automóvil

Autobiográfica

Reportaje a Montevideo I

Reportaje a Montevideo II

Reportaje a Montevideo III

Estación de servicio_Uruguay

Casa de repuestos Salco_Uruguay

Barbieri mostrador_Uruguay

Edificio Cordon fachada_Uruguay

13 Comentarios, RSS

  1. marbadan 12/07/2019 @ 4:03 pm

    ¿TE ACORDÁS HERMANO…..? ¡¡¡QUÉ TIEMPOS AQUELLOS!!!!….

    “PRINNN” CAJA DECIMOS AQUÍ. SOBERBIO ARCHIVO YA LO INCORPORO EN MI ACERVO PERSONAL. MUY BUENA NOTA. LOS SPERATTI DEBERÍAN SER DECLARADOS ESCRIBAS NACIONALES DE LA HISTORIA AUTOMOTRÍZ NACIONAL…..
    MIL AÑOS ….. DEL AMILCAR CON CARROCERÍA DE MG TC “GIBARISADO” Y LA FERRARI 125 SUPER LEGERA BERLINETTA DEL QUERIDO “TRUCHO”; QUE NUNCA FUE SUYA, PERO QUE USÓ COMO SI LO FUERA; PROTAGONISTA DE MIL HISTORIAS……

  2. marbadan 12/07/2019 @ 5:47 pm

    VIENDO LAS FOTOS DEL MUSEO DE LA LOCOMOCIÓN FERNANDO GARCÍA ME RECORDÓ EL ARTÍCULO DEL RECORDADO SÁNCHEZ ORTEGA EN CORSA SOBRE LAS BESTIALIDADES DE UNA DIRECTIVA DEL A.C.A. RESPECTO DEL PATRIMONIO RUINOSO……..ETC. ETC. PUES EL FERNANDO GARCÍA FUE ES Y CREO QUE NO SE RECUPERARÁ NUNCA MÁS…….

  3. marbadan 12/07/2019 @ 8:43 pm

    CORRIJO: FERRARI 166 INTER COUPÉ TOURING SUPER LEGGERA 1949

  4. Alejandro Marino 13/07/2019 @ 9:28 am

    Casa Sanz desde 1946 vendiendo los famosos “Championes para niños de goma”, como dijo un locutor apresurado…

  5. José del Castillo 13/07/2019 @ 10:18 am

    Diego, seguí con estos “retroreportajes” de Horacio que no tienen desperdicio.

  6. Lucasg 13/07/2019 @ 2:06 pm

    Qué cosa bella estos reportajes.
    Muchas gracias por compartirlos, don Diego!

  7. marbadan 13/07/2019 @ 4:26 pm

    JULIO A. BARBIERI FUE UN EXITOSO EMPRESARIO DE LOS REPUESTOS AUTOMOTRICES ARGENTINO, EN EL RAMO QUEDAN UN PAR DE SOBRINOS; EN ESE LUGAR, HOY FUNCIONA LA UNIVERSIDAD O.R.T.
    Y EN LA NOTA DE ESPERATTI, EL PILOTO DE GULIETTA ERA EL AMIGO HERMES SILVERA PILOTO, MECÁNICO Y EX COPILOTO DE ALFREDO LEPRO EL AÑO QUE GANARON, EN LA CATEGORÍA, EL GRAN PREMIO ARGENTINO.

  8. Juancito 15/07/2019 @ 6:45 pm

    Excelente nota! Gracias Vaderetro, de otra manera sería imposible dar con ellas.. Si se pudiera viajar en el tiempoo..
    Qué habrá sido de la colección de pionero Sr. Razzetti?
    Igualmente, yo voy por el Jawa aero minor.

  9. Fordson 19/07/2019 @ 4:02 pm

    Ya que han nombado a “El Trucho” me sabría alguien confirmar cuán cierta es la anecdota de su velatorio ??

  10. marbadan 19/07/2019 @ 10:15 pm

    QUERIDO FORDSON; SU SEUDÓNIMO ME HACE QUERERLO DE ANTEMANO, SIN SIQUIERA SABER QUIEN ES. SI GUSTA DEME UN COMPRENDIDO POR ESTA VÍA, DONDE PODAMOS COMUNICARNOS Y CON GUSTO LE CUENTO, SI SU INTERÉS ES SANAMENTE LEGÍTIMO. DE SER ASÍ LE PUEDO CONTAR LO QUE ME HA TOCADO VIVIR (EN PRIMERA PERSONA) ENTORNO DE ESE TRISTE EPISODIO DE UN QUERIDO AMIGO. COMO COMPRENDERÁ, EL RELATO, POR SIMPLES RAZONES DE RESPETO Y ÉTICA HACIA TODOS SUS FAMILIARES Y AMIGOS, NO SE PUEDE DIVULGAR, PRÁCTICAMENTE A CIELO ABIERTO, POR DECIRLO DE ALGUNA MANERA, CON TODO EL RESPETO QUE MERECEN LOS LECTORES DE ESTE FORO.
    SI UD. ME DÁ ALGUNA FORMA DE CONECTARNOS INDIVIDUALMENTE; LE RELATO LOS DETALLES DE LO QUE ME HA TOCADO SER TESTIGO PRINCIPAL EN LA DESPEDIDA DE UN MUY BUEN AMIGO…..

  11. marbadan 19/07/2019 @ 10:19 pm

    DON FORDSON:
    POSDATA: NO MENCIONARÉ UNA ANÉCDOTA; RELATARÉ LOS HECHOS TAL CUÁL FUERON

  12. José del Castillo 20/07/2019 @ 12:37 am

    Respeto el silencio de Marbadan, pero muero por saber qué pasó en el velorio del Trucho.
    De chusma, ¿vio?

  13. Fordson 22/07/2019 @ 10:19 pm

    Sr Marbadan, muchas gracias por su respuesta. Comparto su criterio de dejar los hechos en silencio. Al leer la mención a “El Trucho” recordé algunas historias que me contaron de él, ya que no lo conocí. Quienes me lo comentaron merecen toda mi confianza y estaban sobrios, aun asi ante una historia que no se le hubiera ocurrido ni a Kafka para uno de sus cuentos, pensé que alguien podria confirmarme el hecho. Ahora si lo creo. La realidad supera la ficción. Sigo pensando que sería un excelente material para un cuento corto.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*