Retromobile 2016: la Ferrari de los 35 millones

vadeRetro
ferrari-335-s-scaglietti-14
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

ferrari-335-s-scaglietti-1

El viernes 5 de febrero de 2016, unos minutos antes de las siete de la tarde, en Retromobile, el equipo de Artcurial Motors consiguió un nuevo récord para un auto vendido en subasta en Europa (recordar que en 2014 en Estados Unidos, una 250 GTO se vendió por unos tres millones de dólares más). Cuando Hervé Poulain le bajó el martillo, la Ferrari 335 S Scaglietti 1957 proveniente de la colección Pierre Bardinon había subido su precio hasta los 32.075.200 € (35.711.359 dólares incluyendo comisión e impuestos).

Todo comenzó cuando el silencio invadió la sala en Port de Versailles, mientras se bajaban las luces para que el auto apareciera sobre la pasarela. Matthieu Lamoure, Director de Artcurial Motorcars, presentó el auto a los interesados presentes en la sala, describiendo el modelo, su diseño e ingeniería y la extraordinaria historia de esta Ferrari 335S Scaglietti en particular.

El maestro de ceremonias, Hervé Poulain, inició la puja a partir de 20 millones de euros. Unos minutos después eran varios los involucrados presentes en el salón o vía telefónica y el precio superaba los 26 millones de euros. Se necesitaron unos 10 minutos adicionales para que un interesado presente en la sala de remate fuera más allá que su rival vía telefónica. Bajo una cortina de aplausos el telón se bajó y la Ferrari 335S es ahora el auto más caro vendido en remate.

1957ferrari315335sscagliettispyer,collectionbardinon-6©artcurialphotographechristianmartin

ferrari-335-s-scaglietti-3

Hay, como era de esperarse, millones de razones para que esto haya sucedido. Esta barchetta, el chasis 0674, salió de fábrica a comienzos de 1957, vestido por Scaglietti con el afán de triunfar en las competiciones de sport de la época. Originalmente un modelo 315S (motor Tipo 140 de 3,8 litros), en marzo de ese mismo año fue inscripto por la Scuderia Ferrari en las 12 Horas de Sebring, y al mando de Peter Collins y Maurice Trintignant finalizó sexto en la competencia americana, después de liderar hasta pocas vueltas antes del final. Sin embargo, los italianos esperaban verlo enfrentarse a sus más duros rivales en mayo, la época de la Mille Miglia, la competencia que a lo largo de 1.600 kilómetros de caminos sin descanso ponía a prueba a los mejores pilotos y sus máquinas.

Wolfgang von Trips drove the Ferrari 335 S Scaglietti Spider, chassis 0674, to second overall at the 1957 Mille Miglia (photo: Ted Walker, Ferret Fotographic)

Ferrari inscribió allí a cuatro autos incluyendo este #0674, encomendado a Wolfgang Von Trips, quien finalmente escoltó a otra Ferrari, la de Piero Taruffi, en lo que sería la edición final de esta mítica carrera.

Para las 24 Horas de Le Mans, la tripulación designada era la del inglés Mike Hawthorn y el italiano Luigi Musso. Hawthorn se escapó en la delantera por delante de las Maserati y Jaguar rivales, consiguiendo en el camino, el primer récord de vuelta con promedio superior a los 200 km/h en el circuito francés. 203.015 km/h para ser exactos. Desafortunadamente esta barchetta tuvo que retirarse en la quinta hora de competencia por problemas mecánicos.

1957-ferrari-335-s-spider-scaglietti-chassis-0674-c-rights-reserved

El año concluyó con un segundo puesto en el Gran Premio de Venezuela, con un auto bastante evolucionado, llevado a 4,1 litros a partir de la Mille Miglia y estrenando para los países tropicales una trompa muy similar a las de las 250 TR, tipo pontón, que consentía una mejor refrigeración de los frenos. La performance del auto en la prueba caribeña ayudó a que Ferrari se hiciera con el Campeonato Mundial de Autos Sport.

Ya en 1958, el chasis 0674 pasaba a manos del representante Ferrari en Estados Unidos, Luigi Chinetti, y se estrenaba victorioso con un nuevo motor del tipo 141 (de allí la denominación 335S), que al mando de Stirling Moss y Masten Gregory cruzaba en primer lugar la meta del Gran Premio de Cuba. La 335S participó durante todo 1958 en numerosas competencias del calendario norteamericano, piloteado por Gaston Andrey y Lance Reventlow (creador del famosos Scarab).

ferrari-335-s-scaglietti-5

En 1960, ya retirado de la competición, pasó a manos de Robert N. Dusek, un arquitecto con residencia en Pennsylvania. La aventura americana tuvo su final en el año 1970, cuando el auto cruzó el charco para instalarse en Francia. El arquitecto había cerrado negocio con el astuto coleccionista Pierre Bardinon, quien a lo largo de los años consiguió reunir unos cincuenta autos de competición que pertenecieron al equipo oficial del cavallino rampante.

Localizado en Aubusson, su colección es considerada una de las más importantes basadas en la marca italiana, y este auto fue una de sus estrellas, por consiguiente mantenido con esmero y funcionando de manera exquisita a través de los años.

36 años y 35 millones de dólares después, la Ferrari 335S #0674 tiene nuevo propietario.

1957-ferrari-315-335-s-scaglietti-spyer-collection-bardinon-2-artcurialphotographechristianmartin

ferrari-335-s-scaglietti-14

9 Comentarios, RSS

  1. Beppe Viola 08/02/2016 @ 1:41 pm

    Incommensurable fierro….. mas allà de los precios absurdos a los que estan llegando.
    De mas esta decir que si perteneciò a la coleccion Bardinon es una garantia de originalidad y eficiencia… el auto nunca fue restaurado, (salvo una lavada de cara en los ’80’s por el mismisimo Scaglietti) y siempre estuvo en funcionamiento en el circuito privado de Monsieur Pierre en Màs Du Clòs. (se puede ver el escudito de la colecciòn en el costado derecho, al lado del “Cavallino”)
    No entiendo porque luce una patente provisoria blanca italiana de los anos ’70’s/’80’s cuando desde sus anios oficiales el auto nunca màs pasò por Italia (no confundir con la “targa Prova MO xxxx” negra con letras rojas que solian lucir los autos de Maranello cuando salian a la ruta a probar) .
    Habria que preguntarles a nuestros dos amigos que estaban presentes en el remate para ver si lo saben…

  2. Fulgencio Focolisto 08/02/2016 @ 8:19 pm

    Para los gustosos del cavallino simplemente una belleza hecha auto.

  3. Javier M 08/02/2016 @ 9:27 pm

    Don Viola: Vea en Wikipedia quien lo “compró” y rìase un rato (Antes que lo saquen).

  4. José del Castillo 08/02/2016 @ 10:04 pm

    ¿Messi compró la Ferrari? Que bueno si empezara a comprar autos y los importara a la Argentina.
    ¿otro Goyo?

  5. morgan. 10/02/2016 @ 10:20 am

    Messi la compró solo para cagarsela a Cristiano…………que groso el enano!!

    PD: no me la creo ni un poquito
    PD2: que fierro divino.

  6. Martin 10/02/2016 @ 10:54 am

    Disculpen mi ignorancia, era habitual el doble encendido en estos motores?

  7. Javier M 10/02/2016 @ 11:10 am

    Martín, no conozco mucho pero el doble encendido ya era usado en autos de gama alta en tiempos tempranos. a veces inclusive con sistemas diferentes: una linea de bujias con magneto y otra por bobina, para tener lo mejor de ambos.
    Buscá Rolls Royce Silver Ghost o Lagonda LG45 Rapide (una bestia hermosa retocada por Bentley).

  8. Güilbeis 11/02/2016 @ 3:22 pm

    Todo muy impresionante pero no pagaría más que por una 250 GTO o por una P3

  9. Beppe Viola 12/02/2016 @ 7:14 am

    Como funciona el mercado ultimamente cualquier locura puede ser contemplada…..
    si hoy en dia ponen en subasta una 250 GTO o una 330 P3 o P4 original (hay muy pocas impecables) superan sin duda esta cifra…
    Ovbiamentte quedan afuera las transacciones entre privados, de loas cuales hay un par de chismes que dicen que esa cifra se superò bastante por una GTOdel ’63
    Para tener una idea de como funciona esta locura, las cuotas de ganancia en el 2014 fueron superiores del 28% con respecto al 2013, del 121% a cinco anios atras y del 456 % en 10 anios….. mas que cualquier otro Mercado legal… (quizas solo inferior al trafico de droga o a la venta en negro de bombas nucleares….

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*