Rüsselsheim Klassikertreffen 2017: a orillas del Main

vadeRetro
Stylish festival: The Classic Meeting at the Opelvillen in Rüsselsheim attracted more than 30,000 enthusiastic visitors.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Historic villas and historic cars: Just like in previous years Opel displayed a row of vintage cars from the company’s collection.

Es una mezcla rica lo que hace al evento celebrado en Rüsselsheim, el Opel Klassikertreffen, tan especial. Vehículos antiguos de todo tipo que van desde automóviles a tractores y de motos a bicicletas arman un show exclusivo a lo largo de las orillas del río Main y en el Verna Park. Alrededor de 3.200 orgullosos propietarios de máquinas clásicas y más de 30.000 visitantes dedicaron con entusiasmo el día a disfrutar de estos espectaculares tesoros. El relax que aporta la música en vivo y una dosis extra de pimienta gracias a la gastronomía local también le agregan un sabor y un color único al Klassikertreffen.

El CEO de Opel, la marca que tiene sede en la ciudad a orillas del Main, Michael Lohscheller, aprovechó la oportunidad para manejar un Opel Admiral A V8 en el tradicional desfile. En otro momento, Patrick Burghardt, alcalde de Russelsheim, estuvo detrás del volante de un Opel Käpitan de 1969. Se les unió a ellos Joachim Winkelhock, el ganador de la edición 1999 de las 24 Horas de Le Mans, quien se sintió “en casa” compartiendo la caravana en un Opel Commodore B GS/E de rally.

Vintage cars in the Verna-Park: Rüsselsheim shows its most attractive side during the Classic Meeting.

Classic Meeting convoy: Le Mans winner Joachim Winkelhock, Lord Mayor of Rüsselsheim Patrick Burghardt, Opel CEO Michael Lohscheller and Opel Communications Director Harald Hamprecht (from left to right).

“El Klassikertreffen se ha convertido en parte de Rüsselsheim y de Opel por si mismo. La atmósfera es única, los vehículos en exhibición son una delicia y nuestros unidades meticulosamente conservadas por el personal de Opel Classic juegan un rol fundamental. El entusiasmo mostrado por los visitantes demuestra que representamos a una marca muy emocional”, declaró el CEO de Opel, marca de gran historia construyendo desde bicicletas hasta camiones y que actualmente se encuentra bajo la órbita del grupo PSA (Peugeot-Citroën).

Por 17a ocasión este evento convocó a una multitud de personas de la región del Rhin-Main y de la propia ciudad base de Opel. Los emblemáticos modelos de la división Opel Classic, encabezados por el Opel Rennwagen 1914 de dos toneladas de peso fueron otra vez los favoritos de la multitud. El Green Monster con sus 12,3 litros de cilindrada, 260 caballos y su desarrollo de avanzada de 4 válvulas por cilindro, demostró su poderío, y estuvo acompañado por otros íconos como el “Laubfrosch”, el pionero de la línea de montaje instalada en los años veinte, el Super 6 Gläser Cabrio de 1936, el Kadett de 1938 con su estructura monocasco, el Käpitan de 1958 (apodado “cerradura” por la forma de sus faros traseros) y el Opel GT de 1968. Y como la tradición se enriquece cada día, las estrellas actualmente en producción como los modelos Cascada convertible o el nuevo Insignia también estuvieron en exhibición.

Fotos: Prensa Opel

Green Monster on show: The 1914 Opel Rennwagen with a displacement of 12.3 liters.

Nickname „speeding trunk“: A 1962 Opel Rekord P2 Coupé.

Joyful anticipation: Opel CEO Michael Lohscheller drove to the Opelvillen in a 1965 Opel Admiral V8

Winning smile: Former Le Mans champion Joachim Winkelhock in the 1974 Opel Commodore B GS/E.

Stylish festival: The Classic Meeting at the Opelvillen in Rüsselsheim attracted more than 30,000 enthusiastic visitors.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

oldsmobile_442_1972_images_2_b

Este número no representa el esquema táctico de Sabella para el partido con Irán,... Seguir Leyendo >>

27