Salón de Paraná 2017: tercera entrega de los Aero Pursang

Diego Speratti
IMG_4411slider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

IMG_4414

En la noche del 10 de septiembre, apenas un mes y un par días atrás, cerraba la persiana el primer Salón de Automóviles Clásicos y Motocicletas de Paraná, que llevó a un viejo galpón del puerto de la capital entrerriana, autos y motos excepcionales, exhibidos a lo largo de cuatro días con una puesta de gran nivel. Uno de los autos que describimos fue el Delahaye 135 Chapron que estará exhibido en estos días en Autoclásica.

Otro espécimen que estuvo en el Salón Paraná, repetirá la dosis del Delahaye y también podrá verse en Autoclásica. En este caso la apuesta es mucho más arriesgada pues se trata de un auto que un mes atrás lo vimos en estado de proyecto y que en estos momentos está terminando de ser alistado en los talleres de Pursang en Paraná, para viajar en las primeras horas del viernes hacia San Isidro, donde será mostrado, ya terminado, en el espectacular stand que preparó la firma encabezada por Jorge Anadón sobre el boulvard del Jockey Club (junto también a la Bugatti Type 46 presente en el Salón de Paraná, y recreaciones de Bugatti Grand Prix, Brescia, Alfa Romeo 6C y 8C…).

IMG_4539

IMG_4567

Para no seguir estirando el misterio, podemos contarles que se trata de un Nicola Romeo, o al menos un motor de aviación firmado por el creador de Alfa Romeo, a partir del cual Pursang volvió a inventar un “aerocar”, el tercero de esta serie de bestias.

Allá por 2007/2008 el primero de ellos fue el Pampero, que estaba equipado con un motor Argus de origen alemán (pero construido en Francia durante la Segunda Guerra Mundial), de 12 cilindros en V, 12 litros de cilindrada y 450 caballos, y que actualmente se encuentra en una colección privada en Bélgica.

IMG_4864

IMG_4544

El segundo, mucho más conocido, es el Botafogo, construido alrededor de un motor Fiat A.12bis (del trístemente célebre “Pajarón” de Scandroglio), de 6 cilindros, 22 litros y más de 300 caballos, que data de la Primera Guerra Mundial. El origen de su fama es que se trata de uno de los autos que integran el garaje del animador norteamericano Jay Leno, y ha sido profusamente mostrado en distintos programas.

Como el Fiat del Botafogo, el Nicola Romeo también es un motor aeronáutico de seis cilindros utilizado en la Primera Guerra, aunque su cubicaje es de “apenas” 14,7 litros y anunciaba 250 caballos. Como los dos anteriores, el dibujo de la carrocería salió de la febril imaginación del diseñador Luis Huber y técnicamente se ha recurrido a soluciones auténticamente “fatto in casa”, como el eje trasero provisto por un carruaje o el chasis construido a partir de partes del utilizado para la recreación del Alfa Romeo Monza.

Endemoniada máquina que, como corresponde, es cadenero y no cuenta con frenos delanteros, en Paraná fue exhibida con su esqueleto de madera y muy pronto podremos conocer sus formas definitivas. Autoclásica le dará la bienvenida en unas horas al Nicola Romeo.

Fotos: Diego Speratti

IMG_4579

IMG_4561

IMG_4558

IMG_4571

IMG_4563

IMG_4546

IMG_4550

IMG_4861

IMG_4860

IMG_4667

IMG_4577

IMG_4576

IMG_4574

IMG_4573

IMG_4565

IMG_4560

IMG_4562

IMG_4665

IMG_4542

IMG_4411

 

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*