Si lo sabe cante: Vauxhall D Type

Diego Speratti
img513
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

img514

Alicia trajo noticia. Y es que cuando publicamos el post sobre la restauración de un Vauxhall 23-60 bautizado con ese nombre, apareció un comentario escrito en inglés por David Kirke, subdirector del Vauxhall Register de Inglaterra y editor de su sitio web, preguntándonos acerca del paradero del D Type que perteneciera a Lucio Bollaert muchos años atrás.

Del estado actual del auto quizá nos puedan informar los socios del Club de Autos Clásicos o del Club de Automóviles Sport. Mientras tanto, lo que podemos compartir son algunas fotos blanco y negro del auto en cuestión, sacadas hace ya más de cuarenta años.

Este Vauxhall D Type estuvo prácticamente desde el inicio de las reuniones de autos clásicos en Argentina, ya que se lo podía ver en los encuentros del VCCA, antecesor del C.A.C., que sería fundado en 1965.

Su propietario durante buena parte de los años sesenta y setenta fue Lucio Bollaert, quien lo llevó a varios eventos a lo largo de aquellos años, como a ciertas ediciones de los recordados Salones de Autos Clásicos; también participó en alguna edición del Rally de Mar del Plata; y en el XV Rally de Primavera, organizado por el C.A.S. en la propia quinta de Bollaert, ocasión donde fueron tomadas las fotos que acompañan estas líneas.

img513

Quienes conocieron este auto con carrocería Kington Tourer para cinco pasajeros lo recuerdan pintado de azul con sus guardabarros negros, y fue en esa misma década que el D Type pasó a manos de la familia Dillon, que al menos hasta un tiempo atrás aún lo conservaba.

Para quienes se interesen o quieran conocer más detalles sobre este modelo recomendamos visitar el sitio del Vauxhall Register y releer nuestra nota sobre el D Type Staff Car. Cualquier aporte adicional sobre este D Type en Argentina será bienvenido.

Fotos: Archivo Speratti

1 Comentario, RSS

  1. Franco 04/05/2016 @ 1:59 am

    Cada vez que veo rarezas de esta época no puedo dejar de pensar en la cantidad de autos que literalmente la naturaleza se devoro en el cementerio de autos de mi pueblo, entre quien sabe, ¿500? ¿1000? autos seguramente más de alguna perlita interesante llegó para agonizar a ese predio

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*