Sillón sobre ruedas

Hernán Charalambopoulos
HPE-1
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

HPE-1

Entre todas las cosas que nos vamos a perder cuando desaparezca del mapa de la industria la marca Lancia será esta imagen de rebeldía a la hora de plasmar ideas sobre un automóvil.

Obviamente nuestro lector sabe que se trata de un Beta HPE, cualquiera se daría cuenta.

¿Cuánto hace que no ven algo así en el mercado?  Hace exactamente cuarenta años veía la luz esta banqueta, digna de una casa de decoración de Milán de los años setenta pero aquí extrapolada a un automóvil de producción masiva.

HPR-2

5 Comentarios, RSS

  1. Javier M 07/02/2016 @ 9:43 pm

    Que lujo para apoyar el tafanario (Gracias al Anadol por enseñarnos palabras nuevas).
    Comparado con la tristeza y oscuridá actual… no hay comparación.

  2. Gallego chico 08/02/2016 @ 11:31 am

    Queda bien y todo decir “piensa con el tafanario”.
    Magnífico tapizado aunque ese tejido lanilla(?) amarilla tiene mal destino por calidad y color tan claro. Me imagino cuando los chicos suban comiendo helado al asiento de atrás….. patapúfete.

  3. juan ponzio 08/02/2016 @ 6:39 pm

    Auto raro,no por eso invalido,tenia una silueta un tanto estirada,muy linda cola y llamativa la combinacion de colores de los asientos,similar a los 128,gloriosos,primera serie,seguramente,comodidad extrema.
    saluti
    OO=V=OO

  4. Astonmartin 09/02/2016 @ 12:00 am

    Hace poco vi un HPE en bastante buen estado. Cuando me lo vuelva a cruzar miraré el interior. Si bien no es la primera vez que veo uno, desde la vereda de enfrente me llamó la atención su gran distancia entre ejes y me imaginaba una parte trasera muy cómoda, algo que ahora confirmo.

  5. vadeRetro 09/02/2016 @ 12:04 am

    Amigo Astonmartin ( todojunto): Si llega a ver alguna HPE en Argentina con ese interior, avise inmediatamente porque somos varios los que saltaríamos de la cama con lo puesto para ir a buscarla. Aqui entro la segunda serie que arranca en el año 1978 aprox. en la que cambian entre otras cosas, los asientos traseros y su peculiar diseño, adoptando algo mas “convencional y menos costoso, ya que el sillón de la foto estaba compuesto por muchas piezas ensambladas entre sí.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*