Sobremonte, Sunset y el recuerdo de una noche que se apaga

Diego Speratti
SUNSET 5slider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

SUNSET 5

Los diarios argentinos le dieron distinta trascendencia hoy a la noticia del cierre de Sobremonte, uno de los últimos y más espectaculares bastiones de la nocturnidad en la Avenida Constitución, de Mar Del Plata.

Demandas judiciales, alza de impuestos, tarifazos de servicio y el cambio de hábitos de la juventud con la escena nocturna y bolichera mudada a otros rumbos, resultaron un coctel tóxico para sus propietarios, que le cierran las puertas a la discoteca más exclusiva de la avenida marplatense, luego de 47 años de servicio, de conciertos, de amoríos de una noche y otros que quizá sean eternos. Sobremonte apaga la luz, y comienza la noche más larga.

SUNSET 4

Constitución comenzó a transformarse en la «Avenida del Ruido» en la década de los años sesenta y permaneció como el epicentro de la diversión nocturna hasta los años noventa o la primera década de este milenio. Además de Sobremonte, algunos otros boliches muy recordados fueron El Castillo, Enterprise (con forma de nave espacial), Ye-Ye, 2001, Notte, Matokos, Zeus, Gap, Ku; sólo algunos entre una lista interminable. Varias de las más espectaculares construcciones se mantuvieron a través de las décadas cambiando de dueños o de nombres (esperamos que hayan renovado los clientes también…), pero de aquel pasado bolichero glorioso ya nada queda.

Otra «boite» que marcó época fue Sunset, inaugurada en 1960 y ubicada a la altura del 5.100 de Constitución, con su sistema de sonido, su luminotecnia de avanzada y las dos pistas de baile habilitadas, una de ellas ¡con mecanismo de elevación! Algunos galanes y reinas de la noche estacionaban y exhibían un catálogo bastante diverso de la industria automotriz nacional en las mismas puertas del edén…

Fotos: Archivo Municipal Roberto Barili

SUNSET 3

7 Comentarios, RSS

  1. charly 22/01/2019 @ 10:18 am

    Sunset de BsAs, recuerdo mediados de los 60s,ir a ver tocar los Herman Hermits, que bueno, me acuerdo charlar con ellos, no había miles de personas, casi una noche cualquiera. En Sunset fue la primera vez que vi dos lesbianas matándose allá por los locos sesentas. Que buena época, por favor. Mi boliche de cabecera: Cocodrill, pero también teníamos que ir a Enamur (muy fino).
    Bofos, La Lucila, Libertador, recuerdo la noche de los Torino de Nurburing 1969, en el baño de hombres eramos dos o tres con la transi que rajábamos de la pista a ratos para escuchar la carrera. Gordini de la vieja verde botella con llantas blancas y dos Marchal(David) escape libre,
    Boliche, alguna trenzadita en Marquez o Libertador y telo, Sábado perfecto.Que mas se le podía pedir a la vida?

    basta de cuentos de viejos.

    • Güilbeis 23/01/2019 @ 7:03 pm

      Atelier, Zombie, Zum Zum, Keller, Afrika en el Alvear, Rayuela, Chez Tatav (inolvidable sopa de cebolla), etc.
      Gordini de la vieja gris metalizado con silenciador de Torino. Lo del telo, muy de vez en cuando. Viejazo galopante.

      • Alvaro 24/01/2019 @ 10:01 am

        Snob enfrente al Alvear en un subsuelo….L’Hirondelle en Libertador en La Lucila, y no olvidarse por favor: Mau Mau !!!!

  2. ENRIQUE MUCCIARELLI 23/01/2019 @ 9:49 am

    Antes se la llamaba la Av. del ruido, hoy es la AV. gastronomica por excelencia, antes de Sunset se llamaba SUNSET STREET 77 donde iban a bailar mis viejos y ahi nomas estaba LOS AROMOS DE Toto Langevin , lindos recuerdos de la AV del ruido

  3. charly 24/01/2019 @ 10:17 am

    Guilbeis
    Chez Tatav, uhhhhhh por favor, que belleza de lugar, era el barrio latino de Paris en BsAs, el francés tocando el acordeón en su remera rayada. Uffff ese sótano de la calle Córdoba, cuantos recuerdos que linda época, y quizás fuiste a cenar en Les Anciens Combattants?

  4. Güilbeis 24/01/2019 @ 2:03 pm

    No conocí Les Anciens Combattants, me lo perdí. Si no me confundo el sótano de Córdoba estaba dentro de una galería, al fondo. Creo que antes estuvo en Tres Sargentos pero no llegué a ir. Cuando se calzaba la remera rayada para tocar el acordeón no te podías acercar a menos de un metro, la remera era un arma biológica prohibida por la Convención de Ginebra. La ultima vez que tomé una sopa de cebolla decente fue en Le Coq Doré de Punta Chica.

  5. Lucasg 24/01/2019 @ 9:54 pm

    Punto extra para el señor del Falcon en la primera foto, que tiene los vidrios adecuadamente empañados.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*

10933920_785614561517614_890621287844698238_n

Hace ya un par de años que enero se ensaña conmigo pidiendo que me rinda ante su... Seguir Leyendo >>

17