126

paris-2

Viajando a París en ocasión del Salón del Automóvil del 2004, nos cruzamos con el hoy coautor de este espacio, el buen Speratti. Allí, luego de recorrer la muestra, me quedé unos días de garrón en la habitación de un hotel de muchas estrellas y alfombras tupidas que le había cedido no recuerdo cual automotriz. Como buen trotamundos, Speratti tenía también un amigo allí y fuimos a visitarlo, aunque de ese encuentro, lo único...

  • Hernán Charalambopoulos