GBA

countach

  Un vaho de suburbio abrazaba al genio de la lámpara en esa líquida mañana, susurrándole entre chillidos de amoladoras que su obra estaba en el punto cumbre. Lámpara, genio, y vapores confabulan contra la rutina y se prometen parir a la criatura en ese instante mágico. Cómplices del desvío perpetrado, y solemnes en la obra, alzan sus almas en busca del consentimiento celestial que tarda en llegar, pero lo hace en forma...

  • Hernán Charalambopoulos
37

2015-10-24-14.33

Alta Nave divisada en Canning, GBA. Como no se le ocurrió a Renault en su momento esta superdeportiva versión del R-12 nos preguntábamos con Tillous mientas azorados mirábamos como se desenvolvía sin el más mínimo tapujo en medio de la jungla por la que transitaba. Le queríamos hacer algún comentarioal piloto, pero sobre todo al misterioso acompañante, pero cuando nuestras mandíbulas volvieron a su lugar después de tamaña...

  • Hernán Charalambopoulos
8

1751_10152205032119456_199657608_n

Dod Comenzamos la semana con este imparable gancho al hígado. No tenemos nada contra ustedes, queridos lectores, sólo ganas de despertarnos y arrancar el lunes de la mejor manera. Disfruten de toda la gracia y el movimiento de esta perla...

  • Hernán Charalambopoulos
20

1389656758_588400260_9-vendo-o-permuto-

Desperezando la semana, e invirtiendo nuestras primeras cargas de energía pacientemente renovada durante dos días de poca actividad cerebral, que mejor que esto como para despertarse de una buena vez y comenzar con la dosis justa de adrenalina los cinco días productivos que tenemos por delante… Señores, esto lo encontramos navegando y buscando clásicos para comprar…Me siento preso de una enorme tentación de llamar y hablar con...

  • Hernán Charalambopoulos
15

7

"Está llegando mi amigo de Brasil. Nos vemos en Palermo y de allí arrancamos". Con esa frase Speratti inauguraba veinticuatro horas de vértigo para el pobre Jason Vogel, en donde recorrería los puntos extremos de esta loca Buenos Aires: Bandera de largada entonces en el barrio de mi infancia, hoy convertido en una simpática feria persa. Mesa de cinco con Tillous, el carioca, Speratti, un mexicano que no entendía muy bien qué había...

  • Hernán Charalambopoulos