Pontiac

20180622_112453

De regreso de la Playa Lastra, el reencuentro con un viejo conocido: el Pontiac Torpedo Streamliner del pasaje Zurich esquina Tinogasta, un entorno que tranquilamente podríamos trasplantar a Colonia del Sacramento. Estacionado allí por décadas, se trata casi con certeza de un modelo 1948, originalmente equipado con un 8 cilindros en línea, pero que en este caso, probablemente haya recibido algún injerto (de caja como mínimo), a juzgar...

  • Alejandro Tasso

jvylikn

Parado en un semáforo del bajo porteño, el viernes pasado esta bestia llevada entre algodones por el transportista de turno me tapó el sol por unos segundos. Al pasarme y sin dejar de admirar la sabia manera que tenían los diseñadores de GM a finales de los sesenta de hacer cerrar sus carrocerías en la zona baja, generando el efecto de sacar las ruedas hacia afuera, noté lo finas que son las luces traseras de este Pontiac Firebird,...

  • Hernán Charalambopoulos
7

pon-4

Art Fitzpatrick y Van Kaufman son nombres que quizás no suenen familiares ni siquiera a quienes estamos en el mundillo de los autos, del diseño, o bien de los clásicos. Sin embargo, al ver su obra, inmediatamente viene el suspiro y la frase: “Sí, esto ya lo vi. Es increíble….” Este dúo fue el que se dedicó a ilustrar las publicidades de muchas marcas, pero pasaron al estrellato en los sesenta con Pontiac. Fue tanto el revuelo...

  • Hernán Charalambopoulos
4

images_pontiac_grand-am_1973_1_b

"If you don´t like muscle cars, you´re not a real man"… Sabias palabras de Douglas Raap, maquetista nacido en San Diego, California, y compañero de trabajo en Mitsubishi hace ya algunos años. Eso de gustar se puede discutir, pero seguramente nadie queda indiferente ante tanto despliegue. Señores, los Muscle Cars son un fenómeno social que va estudiado de la mano de lo que fueron los locos setenta en Estados Unidos. Si ponemos un...

  • Hernán Charalambopoulos
15

gto3

…Y no empecemos con que es una grasada, que los americanos esto, ni que lo otro… Derroche inconcebible de testosterona con el rojo que se escapó de la paleta y empezó a hacer de las suyas por todos lados. Exterior e interior color sangre parecen demasiado, pero habría que ver esto en vivo. Seguramente es menos violento de lo que muestran las imágenes. Palmas para el tacómetro fuera del habitáculo, hurras para los ojos...

  • Hernán Charalambopoulos