Revista Corsa

img477

Así descubrimos un día que al mundo se lo puede dividir en personas sensibles y personas que carecen de sensibilidad. El primer grupo sirve, tiene valor. El segundo generalmente no sirve para nada a esta altura de la soirée. Y a uno, por aquellas cosas mágicas, biológicas o innatas, puede tocarle la suerte de ser sensible. Una tarde en que nos encontrábamos particularmente predispuestos llegó a nuestras manos un libro inglés que...

  • Enrique Sanchez Ortega
7