SL

zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

Como bien dice el título, no pasa todos los días de tu vida que te den las llaves de un 504 SL con cinco mil kilómetros en el contador y te digan: “Usalo tranquilo”. Esta escena sucedió el mismo día del contacto del Renault Fuego, cuyo propietario además de la coupé roja, tiene en su colección este incunable, envidia de cualquier mortal que se precie de tener alma debajo de la piel. No fue un test exigente, de hecho no fue...

  • Hernán Charalambopoulos
23