Una Ferrari 250 GTO sale a remate en Monterey

staff
1575832_2slider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

1575826_3

RM Sotheby´s anunció que ofrecerá a remate una Ferrari 250 GTO, quizá el más deseado de los autos clásicos, en lo que será la subasta más atractiva de Monterey de todas cuantas ha organizado en la semana de automovilismo histórico en este enclave californiano.

La Ferrari 250 GTO fue, efectivamente, la evolución final del famoso modelo 250 de la marca, que debutó en 1953 y terminó con el último GTO en 1964. En total, apenas se produjeron 36 ejemplares del 250 GTO y de todos ellos existe rastro hasta neutros días. Considerado ampliamente como el diseño más bello de Ferrari de todos los tiempos, este modelo fue uno de los más exitosos ejemplares de calle/competición que la marca ha producido, consiguiendo la victoria en la general o en su respectiva clase en más de 300 competencias alrededor del mundo. En décadas en el camino y en la pista, la Ferrari 250 GTO se convirtió en el santo grial de los coleccionistas, gracias no sólo a su increíble pedigrí, sino también a un grupo de coleccionistas franceses que organizaron el primer encuentro de GTO en el año 1982. Celebrado cada 5 años desde su creación, el encuentro es una oportunidad gloriosa para manejar, comer en los mejores lugares del destino elegido y la única posibilidad de ser parte de este club es siendo propietario de un GTO, haciendo de este auto el boleto más deseado en el mundo de los millonarios aficionados a los autos.

1575827_MO18_1962_Ferrari_250GTO_006

1575828_MO18_1962_Ferrari_250GTO_029

“Estamos con muchas expectativas de esta oportunidad excepcional de ofrecer una legendaria 250 GTO en subasta”, comentó Shelby Myers, el líder de la división automóviles de RM Sotheby´s. “Debido a la evolución de la tecnología y las exigencias en materia de seguridad que se fueron implementando, el GTO fue esencialmente el último verdadero auto de calle ppreparado para competir, marcando el final de una era en la que los conductores realmente podían meter mano. Este fue el último auto que podías estacionar en el garage, manejarlo hasta la pista y luego regresarte a casa en el”.

La Ferrari 250 GTO que se ofrecerá en el mes de agosto es el chasis #3413 GT, el tercero de los 36 ejemplares construidos, que comenzó su carrera como un auto de la Serie I. Bajo uso oficial de Ferrari, este GTO fue una unidad de pruebas en manos de Phil Hill para la Targa Florio de 1962. El auto fue vendido luego a su primer propietario particular, uno de los clientes habituales del “cavallino” para este tipo de autos en la época: Edoardo Lualdi-Gabardi. Este “gentleman driver” italiano se inscribió en diez carreras en 1962, venciendo en todas menos una de ellas (en la restante terminó segundo en su categoría) lo que le permitió obtener el Campeonato Italiano de Autos GT esa temporada. La increíble saga de éxitos de Lualdi-Gabardi con este GTO, en los comienzos de su historia, contribuyó significativamente en cimentar lo que se convertiría en la leyenda del GTO y su legado que llega hasta nuestros días.

1575829_MO18_1962_Ferrari_250GTO_200

1575830_MO18_1962_Ferrari_250GTO_202

Don Lualdi-Gabardi recibió un segundo GTO en 1963 y vendió el chasis #3413 al entonces corredor de autos Gianni Bulgari, quien luego lideraría la renombrada compañía de joyería Bulgari desde los años sesenta hasta la década de los años ochenta. Bajo el mando de Bulgari y su siguiente propietario, Corrado Ferlaino (presidente del Napoli en los años maradonianos), el GTO consiguió ganar su clase en las Targa Florio de 1963 y 1964. El auto participó en un total de 20 carreras en ese período, y nunca se involucró en ningún accidente ni tampoco se vio a obligado a abandonar ninguna competencia. Un caso raro y un hecho increíble para cualquier auto de competición, conserva su motor original, caja y el eje posterior, así como su carrocería Serie II realizada en fábrica, cuando fue recarrozado con la firma de Carrozeria Scaglietti en el año 1964.

Continuando su carrera deportiva, la GTO fue pasando por una lista de propietarios que incluyó  a algunos de los mayores coleccionistas de Ferrari de las diferentes décadas del Siglo XX. En el año 2000 fue comprada por su propietario actual, el Doctor Greg Whitten, director de la firma tecnológica Numerix, desarrollador de arquitectura software en Microsoft y ávido coleccionista de autos. Bajo propiedad de Whitten, el GTO compitió en diferentes eventos de autos clásicos alrededor del mundo durante casi dos décadas, así como en cuatro de los reputados tours de aniversario del GTO. Mantenido de manera maravillosa en su condición original, se estima que esta GTO cambiará de manos por un precio superior a los 45 millones de dólares en Monterey, convirtiéndolo en el auto más caro jamás subastado.

1575831_1

1575832_2

El especialista Myers agregó detalles del auto y la subasta: “esta es apenas la tercera vez que un GTO es ofrecido a la venta pública en este milenio. No se me ocurre otro lugar que en nuestra emblemática subasta en Monterey donde ofrecerlo, un evento que se ha caracterizado por los precios récords conseguidos por algunos de los autos más importantes de la historia. El hecho que la GTO sobreviva en las condiciones que tuvo en su época junto a la convivencia de largo tiempo con el Dr Whitten, hacen más deseable y más interesante su pedigrí”.

7 Comentarios, RSS

  1. Güilbeis 24/06/2018 @ 11:50 pm

    Que quiere que le diga, cuando pienso en una 250 GTO es la de la carrocería Serie I como la del nro 372. Así que esta vez no oferto nada.

    • TURATI 25/06/2018 @ 4:27 pm

      De acuerdo

  2. Beppe Viola 25/06/2018 @ 7:53 am

    Aunque Ud no lo quiera, una GTO’64 es mas rara de la màs conocida ’62… solo tres fueron construidos con esa forma y otros cuatro recarrozados de los cuales hoy solo existen tres, y esta es la mas original de todas, ya que, como bien dice el articulo, nunca fue tocada y es matching numbers.
    Quizas si el pirata de Ferlaino no la hubiera recarrozado y se la hubiera tenido asi como saliò de fabrica habria pagado mucho màs de lo que pagò el Milan (o la “camorra” del clan Giuliano) para quedarse con el “scudetto” del ’88
    dificil que supere el record de 70 palos verdes de la 4153 GT, pero nunca se sabe en este loco mundo.

  3. Franco 25/06/2018 @ 5:18 pm

    Teniendo en cuenta que hubo épocas donde las Ferrari 250gto valían menos de 10 millones, y habiendo coleccionistas locales a los cuales no les afectaba en nada gastar tanto dinero en un auto, y siendo un auto que cualquier coleccionista de autos quiere o sueña con tener, me pregunto como nunca ningún argentino compro una, o al menos yo nunca supe de ninguno que lo haya hecho…

  4. @ autazos 25/06/2018 @ 8:02 pm

    Será rara y original pero no es “LA” GTO. Igual es un autazo y vale fortuna.

  5. Güilbeis 25/06/2018 @ 8:59 pm

    Si es por rara, alguna de las tres motor grande 330. Pero no necesita ser rara, para mi una 250 Serie I normalita nomás, como el viejo la trajo al mundo.

  6. morgan. 26/06/2018 @ 8:39 am

    le entro como loco………

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*