Una mancha más al Tigre

Diego Speratti
Roadster en Tigre_slider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Roadster en Tigre

Es noticia nueva pero ya venía oliendo a moho. Ayer, 30 de junio, cerró definitivamente la histórica empresa de viajes fluviales Cacciola, que unía en catamaranes las ciudades de Tigre en Argentina y Carmelo en Uruguay, atravesando todo el ancho del exuberante Delta. Ni los locales directamente beneficiados con el servicio ni los turistas podremos ya realizar este tan encantador como necesario recorrido. Tampoco viajar desde el puerto fluvial del Tigre a la histórica isla Martín García.

Además de las alrededor de 50 personas que trabajaban hasta ayer en la empresa, quienes ahora quedan a la deriva, la decisión perjudica por una cuestión de escalas principalmente a la ciudad de Carmelo. Ay, Carmelo, cuyos habitantes estarán obligados a viajar de manera más onerosa vía Colonia a Argentina, mientras el habitual flujo de turistas que garantizaba la Cacciola seguramente pondrá proa a otros rumbos de mejor acceso.

¿Qué le hace una lancha menos al Tigre?, se podrían preguntar algunos. Pero el (o)caso de Cacciola es sólo la muestra más fresca de la crisis que atraviesa el transporte fluvial con base en el Tigre. Mis familiares isleños me comentaron que el más reciente tarifazo del mes de junio (118% para los no nativos) de las lanchas colectivas está alterando la vida social de la comunidad y terminando de mandar a pique a los tradicionales recreos turísticos, pues algunos de ellos ofrecen valores de almuerzo más estadía por el día que rondan los 500 pesos, pero llegar y volver de ellos puede costarle a cada viajero el doble, hasta 990 pesos si el recorrido va hacia la Segunda Sección de islas, 270 pesos sólo por cruzar el Río Luján.

Estamos en un blog principalmente dedicado a los autos, y es desde el Tigre continental que la distinguida roadster de la imagen interpela a nuestros connoisseurs de autos vintage para que nos cuenten qué auto es el que vemos aquí, posando sobre el fondo insular del Delta, uno de los más bellos que podemos encontrar en los alrededores de Buenos Aires. Nuestra Venecia de barro, hábitat tan natural como postergado, al que por suerte los autos no llegan… pero por desgracia las lanchas van dejando de hacerlo.

Foto: Archivo HGO

7 Comentarios, RSS

  1. Gaucho Pobre 01/07/2019 @ 3:35 pm

    Buena nota Diego. Con respecto al auto parece un Chrysler 28 con volante a la izquierda, me despista un poco la mascota, pero parece que al dueño le gustaban los accesorios, escudo incluido. Bruto soporte para el buscahuella.

  2. Eduardo Luis Devoto 01/07/2019 @ 7:21 pm

    Es volante a la izquierda o la fotografía esta revelada al revés.

    • Gaucho Pobre 01/07/2019 @ 9:33 pm

      Por la patente la fotografía está revelada al derecho.
      La mascota parece una mezcla de Chrysler y Ford 34.

  3. El Mono 01/07/2019 @ 8:08 pm

    Qué le hace una mancha más al gato?, vendría siendo

  4. Gaucho Pobre 01/07/2019 @ 9:33 pm

    Por la patente la fotografía está revelada al derecho.
    La mascota parece una mezcla de Chrysler y Ford 34.

    • Gaucho Pobre 01/07/2019 @ 9:42 pm

      Mala del Gaucho enviando comentarios duplicados.
      Penitencia:
      – una hora de videos de autos tuneados escuchando los orgullosos propietarios describiendo la “maravilla” en cuestión.

  5. Juancito 02/07/2019 @ 9:15 pm

    Dada la amabilidad de Diego al dirigir esta nota y preocupación, sigo el tema central, desviándome de los comentarios de adivinanza del vehículo, dejándoselo al los expertos foristas que bastante tendrán para enseñarme.
    Es interesante ver que es un problema en las dos orillas. Como locatario, la ciudad de Carmelo (y casi que el país) necesita hacer énfasis en los servicios de turismo, no hay otra!. No será capital pero basta ver algún pueblito europeo para ver lo que ofrecen. Más una vuelta por allí, amerita recorrer el empedrado del “puerto” con el auto antiguo, para que algún que otro turista diga: “mira ese auto!”, esperando la Cacciola. Un mínimo de sensibilidad local, deja entender que se puede adornar la ciudad con ellos.
    Gracias por la nota, y esperemos que se solucione de algún modo.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*