Vauxhall presenta su tanque A22 «Churchill»

staff
V00251slider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

V02324

Hoy, vemos como la innovación y adaptabilidad técnica pueden ser esenciales para salvaguardar vidas, pero esto no podría entenderse sin situaciones precedentes. Ochenta años atrás, las instalaciones de ingeniería y las líneas de producción de Vauxhall en Luton calificaban con tan alta nota entre las autoridades del gobierno británico, que les encomendaron una tarea que, a priori, parecía imposible: diseñar y concebir un tanque de infantería de 38 toneladas en un plazo de 12 meses.

De hecho, Vauxhall ya había desarrollado un motor para un tanque diseñado por Harland & Wolff, cuya construcción fue finalmente abortada. El staff trabajó noche y día, durante semanas y en el tiempo de las vacaciones también para llegar a diseñar y producir un motor de 12 cilindros opuestos, con capacidad de 21 litros, que alcanzaba los 350 HP a 2.200 rpm requeridos por el Departamento de Guerra. Increíblemente el primer motor ya estaba funcionando a 89 días de comenzar el proyecto.

V00251

Trabajando bajo las ajustadas instrucciones para este tanque del Departamento de Guerra, el Asistente Jefe de Ingeniería de Vauxhall, Harold Drew, lideró una fuerza de trabajo que materializó al A22 Infantry Tank -luego bautizado como «Churchill»– de los bocetos iniciales al prototipo en funcionamiento en el lapso de un año.

En el «Churchill» la agilidad fue prioritaria por sobre la velocidad, y así su ingenioso sistema de dirección Merritt-Brown utilizaba engranajes epicíclicos para regular la velocidad del tanque a la hora de girar -una temprana forma de vectorización del par- en lugar de tener que frenar alguno de los lados, lo que ralentizaba la progresión de los tanques. La feliz comunión entre la transmisión y el sistema de dirección permitía que el «Churchill» pudiese girar «como sobre una moneda de seis peñiques».

V02569

Main Picture

Luego de completado el período de pruebas – muchas de ellas realizadas en el vecino Luton Hoo Estate, que incluso recibió en ese momento la visita del Primer Ministro Winston Churchill-, una orden inicial demandó la construcción de 500 «Churchill», los primeros de ellos iniciando sus labores en el campo de batalla en 1942. Unos 5.000 tanques adicionales se completaron antes del cese de hostilidades.

Además de los «Churchill», Vauxhall también fabricó para la aventura bélica cinco millones de bidones de combustible (los famosos Jerry Cans), monturas para armas, cuatro millones de tubos Venturi para lanzamisiles, cascos de acero para las tropas y 5.000 proyectiles de 6 libras por semana.

Fotos: Vauxhall Heritage

2 Comentarios, RSS

  1. Beppe Viola 20/05/2020 @ 8:16 am

    Un tanque obsoleto ya desde su creaciòn, poco potente, muy alto y mal armado… fue mucho mejor su sucesor, el Sherman Firefly britanico

  2. Alejandro Marino 20/05/2020 @ 4:38 pm

    No recuerdo tanques, pero en algun ejemplar de Velocidad publicaron el test de un par de Caterpillar, un cargador articulado y una topadora D6 o D7 me parece…a lo mejor el editor responsable se copa bien y encuentra algo en su archivo màgico.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*