Voy a pintar las paredes con tu nombre

Alejandro Tasso
20190324_160318
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

20190324_160318

Unas semanas atrás Speratti nos acercaba una foto de la filmación de “Brigada en Acción”, filme perteneciente al “período verde oliva” del destacado autodidacta tucumano, días atrás reconocido por el Senado argentino como referente cultural, en atención a los “valores” que “ha ido manifestando en el hacer”, y al “consenso entre generaciones” que lo coloca en un “lugar especial entre los argentinos”, al cómo se decir de quien le entregó la distinción.

Aquella foto de “Brigada en Acción” parece haber sido tomada en la locación de la actual sede de la Superintendencia de Investigaciones Federales, allá por la Avenida Gral. Paz, en las proximidades del Autódromo “Hermanos Gálvez”. De ser así, el edificio es el mismo que aparece en construcción en algunas fotos de los 1.000 Km de Buenos Aires de 1958. Tengo para mí que ese edificio o el de al lado tuvieron en algún momento algo que ver con SIAM Di Tella Automotores.

La foto demuestra que en diez años de carrera, Ortega consiguió mejorar en progresión logarítmica su movilidad, pasando de la bici de reparto de la tintorería de “Mi Primera Novia” a la BMW de la Brigada Blanca, aquella que solía presentarse para solaz y esparcimiento de los niños mostrando sus acrobacias en las jornadas que organizaba la vieja MN Formula 4 (no como su homónima mexicana de triste memoria).

“Mi Primera Novia”, estrenada en marzo de 1966, era una relectura del argumento de “Adolescencia”, firmada por Pondal Ríos y Olivares, y filmada en 1942 por Francisco Mugica. En la versión aggiornada por el prolífico Henry Races, el personaje de Ortega se enfrentaba al personero del imperialismo musical protagonizado por Dean Reed en la puja por los amores de la protagonista.

El film contiene una hermosa secuencia en la que Reed parte desde el Puerto de Olivos y, mágicamente, termina en los Lagos de Palermo al comando de un Fiat 1200 cabriolet Pininfarina, cantando su hit “Wandering girl”, acompañado por Evangelina y su mamá en la ficción. Paradojas de la ideología, en pleno mundo bipolar, el estadounidense Reed, conocido como “el Elvis Rojo”, sería expulsado de nuestro país en 1967 por el gobierno de Onganía debido a sus opiniones políticas y, luego de una temporada en Chile, terminaría viviendo en la entonces República Democrática Alemana. Allí falleció en 1986 en un confuso episodio, luego de haber obtenido una exitosa carrera como cantante en la tierra del Trabant y los países ideológicamente aledaños.

20190324_160326

Ortega, en tanto continuaría con su carrera en los escenarios y protagonizando otros filmes de Enrique Carreras. Así, en marzo de 1970 se estrenaba “Los Muchachos de mi Barrio”, nueva remake, esta vez de “La Barra de la Esquina”, filme de 1950 con una curiosa secuencia de pelea callejera en una “barrera” en la Costanera Sur entre la barra a bordo de un Ford T tuneado y un grupo jóvenes petiteros que tripulan un Cadillac convertible blanco. Por esa magia del montaje la secuencia culmina con el paso de una formación Toshiba del Ferrocarril Mitre ramal C.

Unos años atrás el GCBA (Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires), como parte de su caracterización de la zona Chacarita/Colegiales como Distrito Audiovisual supo homenajear al ínclito vate de Lules con una serie de murales referidos justamente a los films mencionados.

20190324_160254

Y al principal de ellos, cuyo mural ocupa la ochava de Guevara y Santos Dumont: “La Sonrisa de Mamá”, filme de 1972, por fin un original de Abel Santa Cruz, protagonizado por “La novia de América” (Libertad Lamarque), en la que Palito, joven díscolo, funge como piloto de SP al comando del Formisano-Tornado de Evaristo Aranzana, en una secuencia filmada en el Autódromo Municipal en plena obra de adecuación para la Temporada Internacional, luego del fatal accidente en los 1.000 Km del piloto italiano Ignazio Giunti. La secuencia de apertura lo muestra llegando a la Fuente de las Nereidas al volante de un precioso Buick convertible de 1959, junto al mismo Ford T reciclado de “Los Muchachos…” como escenografía para la interpretación de la canción “Tirate al Río”.

Volviendo a la calle Santos Dumont. encontramos a mitad de cuadra una original caricatura de lo que sería el “Trueno Naranja” de Carlos Pairetti caracterizado como Rayo McQueen de Cars y asociado a la pick up “Mate”, aquí en color azul Pitufo, en el paredón de un taller que, dicen los que saben, es propiedad del hijo del “Matto”.

Fotos: Alejandro Tasso

20190324_160416

20190324_160507

3 Comentarios, RSS

  1. Exocet 15/04/2019 @ 7:15 pm

    ¿Los regalan los diplomas de personalidades destacadas de la cultura? Sólo recordar que la Legislatura le dio uno a Tinellli. ¡A Tinelli! Así estamos…

  2. Güilbeis 16/04/2019 @ 7:40 am

    ¿Que se puede esperar si uno de los
    principales centros culturales y edificio histórico se llama Kirchner y a nadie se le mueve un pelo?
    En el horno, ahí estamos.

  3. astonmartin 17/04/2019 @ 7:49 am

    Excelente data, Alejandro.
    Fue emocionante (?) el discurso de la vicepresidenta al entregarle la distinción a Palito.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*