Aston Martin festejó su presencia centenaria en Grand Prix

26/Jul/2022

A un siglo desde su debut en las carreras de autos, el Aston Martin de Grand Prix volvió a rugir en los días previos al reciente Gran Premio de Francia de Fórmula 1, completando una emotiva vuelta de celebración en su regreso a las pistas y al país donde sucedió aquel hito histórico.

Antes del Gran Premio del domingo, el cuatro veces campeón del mundo de Fórmula 1, el alemán Sebastian Vettel, tuvo la oportunidad de pilotar el TT1, apodado cariñosamente “Green Pea” (Arveja), en el circuito de Paul Ricard, 100 años después de que ese mismo automóvil tomara parte del Grand Prix de Francia, disputado en el año 1922 en el circuito de Estrasburgo.

Aquella fue una carrera disputada a 60 vueltas, para completar un total de 800 km, y Aston Martin inscribió allí dos automóviles para su debut en competencias. Estos autos fueron construidos por el fundador Lionel Martin siguiendo un encargo del joven, adinerado y pionero del automovilismo Count Louis Zborowski, quien invirtió 10.000 libras de la época en su construcción y el desarrollo de un motor de carrera de cuatro cilindros y doble árbol de levas en cabeza, con 16 válvulas, completamente nuevo. TT1 y TT2 originalmente estaban destinados al Tourist Trophy (de allí su nombre) de la Isla de Man de 1922 (donde sí participaron los Bentley 3 litros), pero un retraso en el plan los obligó a posponer el debut deportivo internacional de la marca al Gran Premio de Francia del 15 de julio de 1922, con Zborowski al mando del TT1.El inglés Zborowski supo conducir, además de los Aston Martin, los automóviles de Grand Prix más veloces de Sunbeam, Bugatti, Miller o Mercedes, entre otros. También fue el responsable detrás de ‘Chitty Bang Bang’, el automóvil que inspiró el libro, la película y el musical “Chitty-Chitty-Bang-Bang”.

El primer automóvil Aston Martin de Grand Prix, contaba con un motor de 1.486 cc que generaba alrededor de 55 CV a 4.200 rpm. El automóvil, construido con una carrocería que se ajustaba al estilo voiturette, pesaba apenas 750 kg. Alcanzaba una velocidad superior a los 135 km/h y llevaba dos asientos, desplazados, según las regulaciones de Gran Premio de la época, para acomodar al acompañante/mecánico que era un miembro esencial del equipo, sobre todo por su trabajo de presurizar el combustible del tanque a través de una bomba manual.Sebastian Vettel, piloto del equipo Aston Martin Aramco Cognizant Formula One TM Team, y quien estuvo acompañado en las vueltas por el ex piloto de F1 Johnny Herbert, declaró: “fue un honor increíble conducir este automóvil, exactamente 100 años después de la vez en que debutó en el Gran Premio de Francia. Green Pea ocupa un lugar muy especial en el legado de Aston Martin, y casi puedes sentir ese siglo de historia al alcance de la mano cuando estás al volante”.

Por otro lado y como parte de los festejos del centenario de Aston Martin en las carreras de Grand Prix, el equipo Aston Martin de F1 compitió el reciente fin de semana en Francia con el logotipo original de Aston Martin de 1913 en la parte delantera de sus autos, reflejando la marca que aparece en “Green Pea”. Este cambio simbólico se produjo en la semana en que Aston Martin lanzó una nueva y audaz identidad creativa, que incluye una actualización contemporánea de su emblemático logotipo de alas, creado en colaboración con el aclamado director de arte y diseñador gráfico británico Peter Saville. Las nuevas alas de Aston Martin se encuentran en los costados del monoplaza AMR22 de Fórmula 1.

Fotos: Prensa Aston Martin

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MÁS ARTÍCULOS…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense