El Grosser Mercedes 770, sinónimo de lujo en 1930

staff
Mercedes-Benz Typ „Großer Mercedes” (Baureihe W 07, 1930 bis 1938), Pullman-Limousine aus dem Jahr 1931 (siehe auch Fotos 11959 und 11965). 

Mercedes-Benz “Super Mercedes” model (model series W 07, 1930 to 1938), Pullman saloon from 1931 (see also photos 11959 and 11965)
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Lanzado 90 años atrás, en octubre de 1930, en el marco del Salón de París, la mayor exposición de este tipo en el mundo en la época, que por entonces se organizaba bajo el techo acristalado del Grand Palais, el Mercedes-Benz 770 “Grosser Mercedes” era, ni más ni menos, que el más largo, más pesado y más costoso modelo en la gama de vehículos de pasajeros de Mercedes-Benz.

Con ello le aseguraba a la por entonces Daimler-Benz AG un lugar destacado en el liderazgo mundial en construcción de automóviles. Un folleto de Mercedes-Benz de la época no dejaba dudas de la validez de esta condición hablando sobre el 770 de la siguiente manera: “el auto de pasajeros más potente en Alemania y uno de los más potentes del mundo”. Y así continuaba: “este es el auto con ese toque especial, creado para las necesidades más exigentes, para el círculo de líderes de todos los países que siempre buscan el más alto estándar de prestaciones y confort”.

Luego de dos años de trabajo en su desarrollo, el Consejo de Administración de Daimler había decidido, en su reunión del 6 de marzo de 1930, acelerar el proceso con el W 07, para alcanzar un standard de producción y completar las pruebas en Nürburgring para fines de mayo de ese mismo año. El 6 de junio de 1930, el nuevo presidente del Consejo, Wilhelm Kissel, dio algunas explicaciones: “el desarrollo de un nuevo auto de gran tamaño era necesario para tener nuevamente un vehículo moderno para la categoría de lujo”. Con referencias a la auto exigencia que se imponía la propia marca en el diseño del W 07, Kissel declaraba: “no hace falta decir que este auto alcanza los estándares esperados por Daimler-Benz”.

En contraste con muchos de sus rivales, a la hora de definir las bases del proyecto, el equipo bajo el liderazgo del jefe dentro de la oficina de diseño, el Dr Hans Nivel, y del jefe de desarrollo del motor, Albert HeeB, no se decantó por un block de 12 cilindros. En cambio, apostaron por un ocho cilindros en línea con una capacidad de 7,7 litros. La velocidad de giro máximo del motor era de 2.800 rpm. Este propulsor, denominado M 017, entregaba 150 caballos y, en el caso de estar acoplado a un compresor Roots, se disponía de 200 caballos cuando se ejercía buena presión sobre el pedal del acelerador. Una de las dos bujías por cilindro estaba conectado con un magneto de alto voltaje y el otro a la batería, y aunque la versión del “Grosser Mercedes” sin compresor tenía un precio inferior en 3.100 reichsmarks, sólo 13 de los 177 clientes que tuvo el W 07 eligieron la opción de menor potencia.

Aquella fuerza se transmitía a través de una caja de tres velocidades con el suplemento de un sistema de sobremarcha Maybach extremadamente silencioso, que podía conectarse en cualquiera de esas tres velocidades hacia el frente. De esta forma, en la práctica contaba con seis diferentes marchas. El sistema de sobremarcha se conectaba sin necesidad de operar el embrague, simplemente activando un mecanismo semiautomático de cambios por vacío a través de un comando en la columna de dirección.

El “Grosser Mercedes” tenía eje rígido hecho sobre una sección H en el frente y un eje rígido “tipo banjo” en la parte posterior. Los frenos en las cuatro ruedas se operaban mecánicamente y eran asistidos por un servofreno Bosch-Dewandre. Contaba con un sistema de lubricación totalmente automático. El fino balance del chasis, que presentaba un diseño conservador pero muy bien valorado por los expertos, resultaba en una seguridad y un confort óptimos. El modelo tope de gama de Mercedes-Benz era entregado equipado ya sea con ruedas de rayos de madera o de acero, con tuerca central Rudge para poder hacer cambios de ruedas con mayor facilidad y en un lapso de tiempo reducido.

En cuanto a las carrocerías de los 770, éstas se elaboraban en la unidad de producción de vehículos especiales en Sindelfingen. El ensamblado final y la entrega a los clientes se realizaba en las instalaciones de la empresa en Stuttgart-Untertürkheim. Inicialmente, la limousine Pullman, de la cual se construyeron 42 ejemplares, era propuesta con seis o siete asientos. En septiembre de 1932, los cabriolet modelo B, C, D y F, y un auto tipo phaeton se agregaron a la oferta de carrocerías disponibles. Por encima de ellos, también se conocieron ejemplares realizados por renombrados carroceros de la época, como Erdmann & Rossi. Como era de esperarse, el diseño de la carrocería fue actualizándose a lo largo de los años para conseguir formas más fluidas.

Una comparación muestra claramente como el W 07 se diferenciaba de toda referencia de precio aplicable: la limousine Pullman con el supercargador llevaba una etiqueta de precio de 41.000 Reichsmarks, que conservó en el período de 1930 a 1938, mientras un 170 (W 15), presentado en 1931, se ofrecía por 4.400 RM. Incluso otro modelo de alta clase como el 540 K, que también contribuyó a la reputación de Mercedes-Benz durante la década de los años 30, costaba 22.000 RM en 1936, poco más de la mitad del precio de un “Grosser Mercedes”. Entre los rivales, el más caro de los Horch Tipo 600 con motor 12 cilindros de 6 litros costaba 26.000 RM y la versión más exclusiva del Maybach Zeppelin DS8 con motor V12 de 8 litros salía por 38.500 marcos imperiales.

Con el Mercedes-Benz 770, la marca forjó una nueva vanguardia en el campo de la ingeniería automotriz. Estos autos herederos de la representatividad incorporaban un comportamiento dinámico excepcional y un confort de marcha sobresaliente. El “Grosser Mercedes” construido entre 1930 y 1938, fue un vehículo altamente exclusivo. Fue reemplazado por el modelo W 150, que también heredo la misma denominación de 770 “Grosser Mercedes” y es quizás el más conocido por haber sido el vehículo de traslado de los jerarcas nazis (Hitler, Göring, Himmler, entre otros) en tiempos de desfiles militares, guerras y genocidio.

Dos de los Mercedes-Benz 770 W 07 pueden ser admirados en el Museo Mercedes-Benz de Untertürkheim. Uno de estos es un Cabriolet F, que fue hecho a medida en el año 1932 para el Emperador alemán, el Kaiser Guillermo II, que vivía en el exilio en Holanda en aquella época. El radiador fue decorado con el escudo de armas Hohenzollern en lugar de la estrella de Mercedes. La terminación exterior en color Azul Navy era el tributo del Emperador a la flota naval germana.

Justo a la derecha de él se suele ubicar una limousine Pullman que perteneció al Emperador japonés Hirohito. En 1935, este ejemplar se convirtió en uno de los primeros automóviles encargados en versión con blindaje de seguridad. Especialmente grueso, el cristal de múltiples capas en las ventanas laterales y la trasera, así como el techo y las puertas blindadas, eran algunas de las medidas de protección. Un detalle interesante que pueden comprobar quienes los visitan es que estos dos autos son de los pocos ejemplares que no fueron pedidos con supercargador.

Otro usuarios célebres de Mercedes-Benz 770 fueron el presidente del Reich Paul von Hindenburg y el Papa Pío, convirtiendo al “Grosser Mercedes” en el auto de emperadores, dictadores, presidentes, realeza y las más altas autoridades eclesiásticas.

Fotos: Prensa Mercedes-Benz

La fabrica de carrocerías Chr Auer GmbH de Stuttgart-Bad Cannstatt fue fundada en 1900 y en las décadas de los años 20 y 30 realizó numerosos diseños de lujo sobre distintos modelos de Mercedes-Benz y Maybach. Este cabriolet de dos plazas fue terminado en 1931.

Frente a la oficina de Mercedes-Benz en Berlín se puede apreciar a un 770 Cabriolet D, de cuatro puertas  y cuatro plazas. Se trata de un modelo de 1931 y esta carrocería se construía en la planta de vehículos especiales en Sindelfingen.

En el Concurso de Elegancia organizado en Baden Baden en 1932 este 770 Cabriolet B, de dos puertas y cuatro asientos, se hizo acreedor a una de las cucardas doradas entregadas como máxima distinción de este certamen.

Las líneas del 770 W 07 no dejaron de evolucionar a lo largo de las ocho temporadas en que se mantuvo en producción. Para el año 1935 sus líneas eran mucho más cautivantes, un aspecto visible en los guardabarros, el radiador o las llantas de este Cabriolet D de 1935.

Pullman Saloon era la versión que Mercedes ofrecía de fábrica con la etiqueta de precio inferior. Cuatro puertas, seis ventanas, separación del chofer con el habitáculo, transportines por un costo extra y todo el lujo que se puede esperar de un modelo tan exclusivo.

Los detalles diferenciaban a modelos similares del “Grosser Mercedes”. En el caso de este Pullman Saloon del año 1931 fue encargado con elementos como el voluminoso baúl en la parte posterior o las protecciones contra impactos sobre los estribos y por debajo de las puertas.

Perfil pleno de un modelo construido en el prolífico año 1931 en la planta de Sindelfingen, con su elegantísima carrocería cabriolet de dos puertas y cuatro plazas que llevaba la letra C. Las llantas eran de 20 pulgadas y la distancia entre ejes de 3,75 metros.

Listos para ser despachados, en esta fotografía podemos observar tres 770 Pullman Saloon en el frente de una de las tantas edificaciones de la planta de Sindelfingen de Mercedes-Benz. El consumo promedio de los “Grosser” era de 30 litros cada 100 km.

Los transportines no eran exclusivos de los Pullman cerrados, ya que una de las versiones convertibles también los ofrecía. Esta toma también nos permite apreciar la calidad de los materiales utilizados y del ensamble general.

Otra elegantísima propuesta sobre el Mercedes-Benz 770 W 07 fue este cuatro puertas tipo Coupé de Ville realizado a comienzos de la década de los años 30 por la firma Neuss en sus establecimientos localizados en Berlín.

El Cabriolet F de seis plazas era realmente enorme, superando las dos toneladas de peso  y los 5,60 metros de largo. Este modelo es el que llevaba transportines, y era similar al escogido por el Kaiser Guillermo II en su exilio neerlandés, aunque el ejemplar de las fotos es de 1935.

Otro Cabriolet F, que además de las seis plazas, ofrecía numerosas variantes para la colocación del techo de tela. A esta configuración se la conocía como Pullman City Coupé. 47.500 DM era su precio, entre los más caros del catálogo de 770.

De las primeras carrocerías de los W 07 a las de los últimos años hay un gran abismo. En este Cabriolet D podemos apreciar un parabrisas más inclinado, guardabarros envolventes, ruedas traseras carenadas, una cola con más gracia y las ruedas de auxilio bien embutidas en los guardabarros.

Los detalles del Cabriolet F recién terminado y antes de ser entregado al Kaiser Guillermo II. La partición entre el espacio del chauffeur y los pasajeros era de múltiples vidrios y llevaba un suplemento acristalado que acompañaba la forma de la capota o hacia de deflector de viento sin la capota colocada.

vaderetro recomienda el siguiente post relacionado:

Un Grosser Mercedes-Benz en Praga

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*