Los años de VW en manos británicas

staff
Start of production - Civilian series production of the Volkswagen type 1 “Beetle” started on December 27, 1945. By the end of the year, a total of 55 vehicles had been built.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

El 5 de junio de 1945, 75 años atrás, los militares británicos ingresaron en su zona de ocupación, remplazando a las tropas norteamericanas que el 11 de abril de aquel año habían conseguido liberar la planta de Volkswagen. En Wolfsburg, el Gobierno Militar Británico asumió el fideicomiso sobre Volkswagenwerke GmbH, comenzando una historia irrepetible en la posguerra. La figura fundamental en esta historia es el Mayor Ivan Hirst, que por entonces contaba con 28 años de edad. Con talento para la improvisación, capacidades para la organización y una tremenda habilidad para mirar el devenir, reconfiguró la planta de armamento, que estaba en gran parte destruida y había intenciones de demolerla, para convertirla en una planta civil de fabricación de automóviles. De esta manera, los británicos prepararon el terreno para lo que vendría después: el éxito a nivel global del Escarabajo y las bases de lo que es hoy el Grupo Volkswagen.

Aprovechando el aniversario, Volkswagen decidió honrar la era británica con un documental llamado “My brief was very simple” en el que Ivan Hirst cuenta la historia de Volkswagen. Al inicio, Ivan Hirst arranca relatando su historia en Volkswagen: “mi misión era muy simple. Me dijeron ve a Wolfsburg, encuentra la fábrica y quédate allí. Ni siquiera me dijeron que se trataba de la fábrica de Volkswagen”.

El Mayor Hirst llegó a Wolfsburg en agosto de 1945 y se sintió satisfecho con la tarea realizada cuando la dejó cuatro años después, en agosto de 1949: “teníamos una fábrica moderna, lista para ir hacia adelante, con una fuerza laboral, un management alemán y un producto que estaba probado”, recuerda Hirst. “Y cuando el valor de la moneda cambió en 1948, despegó: ¡Volkswagen fue a conquistar el mundo!”.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Volkswagenwerk GmbH había perdido a su propietario, ya que la organización Nacional-Socialista Deutsche Arbeitsfront (Frente Laborista Alemán) había dejado de existir. La planta, que había sido planificada por los nacionalsocialistas como una fábrica modelo para la producción del Kdf-Wagen, produjo armamento bélico durante la guerra con alrededor de 20.000 trabajadores forzados. Como la antigua fábrica de armamento que era, se había definido demolerla luego de la guerra, Sin embargo, luego de liberar a la planta, los norteamericanos establecieron talleres allí. Cuando los británicos ingresaron en su zona de ocupación en junio de 1945, se hicieron cargo del fideicomiso de Volkswagenwerk GmbH y enviaron al Mayor Ivan Hirst, de 28 años, a manejar Wolfsburg. Asumió la responsabilidad como jefe superior residente y de inmediato vio que la fábrica ofrecía un mayor potencial que el uso de los galpones para hacer reparaciones mecánicas.

Mucha de las máquinas y herramientas dirigidas a la producción civil habían sido guardadas o escondidas en otras ubicaciones durante la guerra y poco a poco regresaron a su lugar. Los daños en los galpones de la planta eran considerables, pero se los podía salvar, y la producción del Escarabajo para uso civil se volvió una posibilidad cierta. La economía alemana estaba devastada. La situación dominante era la pobreza y la escasez. Los caminos y las vías férreas también habían sido destruidas y no existían medios de transporte. Hirst se percató de que la producción de un vehículo económico ayudaría en remediar el cuello de botella del transporte de la armada británica. A través del tiempo, se encontró que la solución estaba alineada con la política británica para Alemania, que veía la seguridad en la provisión de materiales y una perspectiva de futuro para la población alemana como las llaves para el desarrollo de las estructuras democráticas.

El Coronel Michael McEvoy, el superior de Ivan Hirst, apoyó el reinicio de la producción civil de Wolfsburg. McEvoy ya había visto el sedán de Volkswagen en el Salón Internacional del Automóvil de Berlín de 1939. Para convencer al Gobierno Militar Británico, presentó un vehículo en las oficinas centrales que Hirst había encontrado en la planta y lo había pintado en color kaki. El 22 de agosto de 1945, el Gobierno Militar Británico envió una orden para abastecer a la administración militar británica con 20.000 vehículos. Dos semanas después, una nueva orden encargaba 20.000 ejemplares adicionales. Esto significaba que el desmantelamiento de la planta de Wolfsburg se postergaba por cuatro años. El primer vehículo para uso civil alcanzó a salir de planta el 27 de diciembre de 1945. Sin embargo, el futuro de la fábrica permanecía incierto y la ruta a una producción estabilizada seguía dependiendo de nuevos desafíos.

Inicialmente, la planta debía ser reconstruida, un proceso que continuó aun después de que comenzarán a salir unidades terminadas de la línea de montaje. Las partes y los materiales esenciales como el acero, las baterías, los tapizados y los cristales se encontraban de manera muy escasa en la Alemania de posguerra. Luego de laboriosas negociaciones, Hirst consiguió persuadir al Gobierno Militar Británico de asignar los materiales necesarios. Los materiales aparecían a cuentagotas pero fueron suficientes para llegar a la meta de producción mensual de 1.000 vehículos, algo que se alcanzó por primera mes en el mes de marzo de 1946. La planta de Volkswagen contaba con una fuerza laboral muy reducida y el reclutamiento de trabajadores adicionales era otro de los desafíos. Hirst era pragmático y llegó a ofrecer trabajo a los prisioneros de guerra alemanes. Durante los primeros años, era difícil conseguir candidatos para la fuerza laboral. Hirst improvisó y fue capaz de organizar el abastecimiento de comida y otros ítems a través de sus decisiones y contactos. En octubre de 1945, el primer Consejo de Trabajadores se formó a través de elecciones libres, algo que los británicos vieron como un paso vital hacia la democratización de las instalaciones. En aquel tiempo, la misión más importante del cuerpo de representantes de los trabajadores era asegurarse que la escasez de todo elemento de supervivencia afectara de manera uniforme, de alguna manera equitativa, a todo el personal.

El proceso de des-nazificación conducido por los aliados llevó a desligarse del antiguo director de la planta, que fue reemplazado por el Dr Hermann Münch, un abogado, en junio de 1946. Como director general, llevó adelante la producción con el apoyo de un director técnico y uno comercial. Siguiendo estos cambios en la organización, los británicos consiguieron mejorar la calidad de los vehículos y los procesos de producción, entrenaron al personal en servicio al cliente y comenzaron a desarrollar una organización de puntos de venta. Estos esfuerzos fueron tan exitosos que Volkswagen fue capaz de iniciar exportaciones en octubre de 1947. En 1948, la planta produjo alrededor de 19.000 ejemplares, de los cuales cerca de un cuarto estaban destinados a la exportación. Al mismo tiempo, comenzaba la producción de repuestos para alimentar a la red de servicio que crecía a ritmo sostenido.

En vista de las buenas perspectivas para el futuro, el fideicomiso británico decidió transferir el manejo de la planta a un experto y devolver la compañía a responsabilidad germana. Heinrich Nordhoff fue nombrado director general con efecto a partir del 1º de enero de 1948. Tres años después del fin de la guerra, Volkswagen se había desarrollado de una planta de armas en ruinas a una fábrica de autos de afinado funcionamiento y con un plantel de 8.700 empleados. Mientras las condiciones de vida y las laborales en Wolfsburg mejoraban perceptiblemente, la situación en el conjunto de la Alemania de posguerra seguía dominada por la escasez. El cambio decisivo se produjo el 22 de junio de 1948, con la reforma económica que inició un boom en las tres zonas occidentales de ocupación y le dio a Volkswagen el ímpetu decisivo. Para Ivan Hirst, todo caminaba hacia el destino correcto. El 8 de octubre de 1949, el Gobierno Militar Británico transfirió el fideicomiso de Volkswagenwerk GmbH al gobierno alemán.

Fotos: Prensa VW

En 1945 la responsabilidad de la planta de Volkswagen fue transferida al Gobierno Militar Británico, que confiscó la compañía y comenzó a manejarla.

Cosecha de trigo en la planta de Wolfsburg. Debido a la escasez de alimentos, el Mayor Ivan Hirst tomó la inusual decisión de autorizar el cultivo de cereales en el predio de la planta.

La producción en serie de los Volkswagen Type 1 de uso civil comenzaron el 27 de diciembre de 1945, en los días que restaron hasta el fin de año se terminaron un total de 55 ejemplares.

Debido a la escasez de materiales y las severas condiciones del invierno, llevó cerca de tres meses llegar a producir los primeros 1.000 Escarabajo. Desde marzo de 1946 en adelante, las condiciones laborales mejoraron y las cifras de producción crecieron consistentemente.

El importador de VW en los Países Bajos, Ben Pon, el día de octubre de 1947 en que retiró los primeros cinco vehículos con destino a un mercado de exportación.

El 8 de octubre de 1949 se trasladaba el fideicomiso británico de Volkswagenwerk GmbH a la República Federal de Alemania. El estado de Baja Sajonia quedaba a cargo de su administración.

Hirst fue un gran impulsor de los controles de calidad y la atención post venta y la tarea continuó bajo el mandato de Nordhoff. Aquí podemos ver la Escuela de Servicio al Cliente de VW en 1950.

3 Comentarios, RSS

  1. MMM @

    Exelente publicación! me reconozco bastante ignorante respecto de la historia civil de VW en la post guerra, y me resulto muy interesante e ilustrativa!!!

  2. Horacio Moyano @

    Un genio Ivan Hirst. El mundo todavía no sabía a lo que Wolfsburg iba a llegar. No estaba ni en los mapas!

  3. Punta y Taco @

    Henry Ford partió de este mundo en abril de 1947 . Antes de fallecer, envió un emisario a Wolfsburg , para que le informara sobre el proyecto VW, algo -bastante – sabía de la cosa, porque antes de la guerra , fue consultado por Ferdinand Porsche respecto de la metodología de fabricación en serie.
    La cuestión que el señor enviado a hacer el informe, dijo , palabra mas, palabra menos, “ese autito ,con motor trasero , y refrigerado por aire , no va a dar resultado “.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*