En mi primera escuela, en Inglaterra, nuestro uniforme gris y rosado, nos acomunaba a todos. A primera vista ningún chico se distinguía de otro por su clase social o...