Una inmersión en el archivo de Mercedes-Benz

12/Ago/2022

La historia debe mantenerse viva y tangible. Esta es la razón de ser de los servicios de archivos y la colección de Mercedes-Benz Classic. Los archivos son la memoria del fabricante de autos más antiguo del mundo y ofrecen -en forma digital o directamente en el sitio- importantes servicios para la propia compañía, así como a los usuarios interesados en la investigación, la ciencia, la ingeniería, la comunicación y otros campos. La tradición del archivo actual se remonta a más de 85 años atrás: el 9 de diciembre de 1936 la entonces Daimler-Benz AG publicó su Orden Administrativa No. 1145, que instruía al ingeniero Max Rauck a “recolectar y examinar nuestra literatura histórica y material fotográfico con el objetivo de establecer y administrar un archivo histórico”.

Desde hace muchos años, Mercedes-Benz Classic se ha ocupado de mantener uno de los mayores archivos empresariales de Europa y uno de los más ricos en tradición. Adicionalmente a los considerables valores de materiales de archivo clásico, los medios digitales desde hace tiempo tienen mucha importancia. Esto facilita la búsqueda a través de un acceso rápido y desde cualquier lugar del mundo y convierte a los materiales archivísticos perfectamente disponibles para los usos actuales, sean estos documentos de texto, fotografías, filmaciones o archivos de audio. La institución corporativa ha estado involucrada en la indexación digital por un cuarto de siglo: “Classic M@RS: el archivo digital” comenzó alrededor de 25 años atrás, y desde entonces se ha mantenido constantemente a la par de los últimos avances en tecnología de información y continúa en fijar estándares en bases de datos.

Los materiales de archivo también completan una importante base para el trabajo del Museo Mercedes-Benz. Esto es porque permiten crear el contexto para la presentación de autos de la colección Mercedes-Benz Classic y el trabajo del Classic Center: para la comunicación se aprovechan listas de precios, folletos, manuales, afiches y kits de prensa, pero también actas del consejo y planos técnicos, por ejemplo, para poder entender la historia de una serie de modelos en el contexto de su tiempo. Las fotografías históricas, ilustraciones, artefactos y películas del archivo también sirven para acompañar el brillo de las fascinantes historias por conocer en la larga andadura del gigante del transporte.El Classic Center hace uso de todo este conocimiento contenido en el archivo a la hora de hacer restauraciones auténticas y reparaciones fieles, entre otras cosas, así como la opinión de los expertos. Estos documentan la historia individual de clásicos de Mercedes-Benz de alta calidad. Los reportes de los expertos son reconocidos en el mercado de los autos clásicos usados como documentos con un alto grado de importancia alrededor de la originalidad y autenticidad de los vehículos de la marca de la estrella. Estos documentos incluyen información de las órdenes de fabricación, que hacen posible rastrear las especificaciones y condiciones de despacho de cada Mercedes-Benz producido desde 1946. Para los vehículos construidos antes de la Segunda Guerra Mundial, también se cuenta con información en los libros de registro de la época.

Basado en sus fuentes, los expertos responden alrededor de 1.600 consultas anuales sobre los productos y la historia de la compañía, desde intereses de investigadores y prensa así como de otros grupos interesados en autos clásicos. En el camino, cada día se genera nueva información. Esa es la razón por la cual 86 años después de su fundación los archivos de Mercedes-Benz Classic están en constante transformación.

El index de ítems que se está llevando a cabo contribuye a esto: en el último año, por ejemplo, cartas fotográficas autografiadas por pilotos famosos, desde Rudolf Carracciola y Hermann Lang a Luigi Fagioli, Louis Chiron y Manfred von Brauchitsch conforman los nuevos ingresos. Previamente fotografías inéditas del piloto británico Stirling Moss, quien murió en 2020, y su rival y compañero, el quíntuple campeón mundial Juan Manuel Fangio están también entre los materiales de libre acceso.La orden del Consejo de Administración de 86 años atrás dejaba bien claro la importancia de la nueva organización: el archivista será apoyado por “todos los agentes de nuestra compañía”, y también “señalando el material aún disponible en su campo de trabajo y procurando el acceso a el”. Había una importante coincidencia histórica para la fecha de la fundación del archivo y es que en 1936 Mercedes-Benz celebraba los 50 años de la invención del automóvil, por parte de Carl Benz y su Patentwagen de 1886. La propia Daimler-Benz AG, creada en 1926 a raíz de la fusión de Daimler-Motoren-Gesellschaft con Benz & Cie, apenas contaba con 10 años de vida por entonces. El nuevo archivo proveyó en aquel momento de recursos que ayudaron a documentar los roles pioneros de Carl Benz y Gottlieb Daimler como inventores del automóvil, así como al desarrollo de la compañía y sus productos desde 1886. La responsabilidad del archivo corría por cuenta por entonces del Departamento de Exhibiciones.

En el año en que fue fundado el archivo, la compañía también iniciaba el recorrido de lo que hoy es el Museo Mercedes-Benz y de la colección Mercedes-Benz Classic: de esta forma, el stock existente de vehículos históricos y motores son reunidos y presentados en ambientes recientemente creados en la planta de Untertürkheim. En 1938, la primera “Guía para el Museo Daimler-Benz Ag de Untertürkheim” fue publicada. El actual museo en Stuttgart-Untertürkheim, los archivos en la vecina Fellbach y los depósitos de la colección están separados físicamente. Sin embargo, una cooperación muy estrecha vincula a las instituciones.Desde su fundación hasta hoy, el antiguo Archivo Mercedes-Benz ha evolucionado a uno de los mayores archivos de empresas privadas en Europa, y uno de los más ricos en tradición. Los ítems en los archivos corporativos, de producto y de prensa incluyen documentos de la historia de la compañía y sus productos, que ocupan alrededor de 17 kilómetros de estantes de archivos. Otros materiales de archivos son conservados en gabinetes especiales así como en vitrinas de exhibición.

Adicionalmente, cuenta con más de 4,5 millones de imágenes, más de 10.000 documentos fílmicos y la enorme biblioteca del archivo. Los puntos de mayor interés incluyen, por ejemplo, la primera licencia de conducción de la historia y primitivas especificaciones para patentes industriales así como libros contables que se remontan a los primeros días de la compañía. Materiales de personalidades históricas destacadas como Mercedes Jellinek, quien inspiró el nombre de la compañía, también se lucen entre el patrimonio del archivo.

La colección Mercedes-Benz Classic comprende más de 1.100 vehículos de la historia completa de la compañía. Estos autos, que van de autos familiares de producción seriada a vehículos de competición o enormes camiones, pueden ser contemplados en la exhibición permanente y las muestras especiales del Museo Mercedes-Benz, entre otros espacios, así como se los puede disfrutar en acción en distintos eventos para vehículos clásicos alrededor del mundo.

El establecimiento y la operación de los archivos de Mercedes-Benz Classic es también responsabilidad social en acción para la compañía. Como el más antiguo de los fabricantes de automóviles han sido documentos maestros preservados sobre la historia de la movilidad, de la sociedad y de la industria desde 1886 para las próximas generaciones. En 2011, la patente de Carl Benz para el pionero de los “vehículos operados a motor de combustión” fue incluida en la Memoria del Mundo de la UNESCO. Así, la patente de 1886 se ubica a la par de testimonios como la Biblia de Gutemberg, el Cantar de los Nibelungos o la Carta Magna.Los primeros pasos para consolidar un archivo se remontan a 1933. En aquel tiempo, el Dr Wilhelm Kissel, miembro del directorio de Daimler-Benz AG desde 1926 y luego responsable del directorio de 1937 a 1942, ordenó la recolección de material histórico. El centro de publicidad en Untertürkheim sería responsable de cuidar los materiales conservados. Tres años después, la decisión fue establecer un archivo en el verdadero sentido de la palabra. Como ejemplos a seguir, la por entonces Daimler-Benz AG utilizó la experiencia de otras renombradas empresas que llevaban documentando su historia de esta manera desde comienzos del siglo XX, como lo hacían por ejemplo Krupp (desde 1905) o Siemens (desde 1907).

Las posesiones del archivo fueron guardadas inicialmente en la planta baja del edificio del comedor en las instalaciones de Untertürkheim a partir de 1936. Luego de la clausura temporal del Departamento Histórico durante la Segunda Guerra Mundial, en 1942, los documentos fueron alojados en espacios alquilados a la empresa J.F. Schreiber, en la ciudad de Esslingen. El 30 de abril de 1944, partes del archivo histórico fueron reubicados en la galería “Karl” de Geislingen/Steige, entre otros espacios, para protección adicional contra los efectos de la guerra. Algunos vehículos de la colección también fueron guardados en túneles anti bombardeos. Los bienes del archivo regresaron a Untertürkheim en 1948. En aquel tiempo, el archivo estaba nuevamente bajo el control del Departamento de Exhibiciones, que estuvo al comando de Paul Siebertz desde 1947 a 1953. En noviembre de 1953 el archivo pasó a formar parte del secretariado principal de la empresa.

En enero de 1953, el Dr Friedrich Schildberger se unió a Daimler-Benz AG como empleado del archivo, y pasó a dirigirlo luego de la muerte de Siebertz en febrero de 1954. Schildberger, un historiador de la tecnología, se presentaba neutral, orientado a la tecnología y hacía valer las afirmaciones científicas sostenidas por argumentos fácticos. En 1954, el archivo es puesto bajo el mando de la Administración Central. En 1957, el archivo y el museo finalmente se fusionan en su organización.

Desde entonces, los archivos de Mercedes-Benz Classic se han seguido desarrollando de forma continua y junto a la compañía. Entre otras cosas, las entrevistas con los ejecutivos retirados, testigos oculares, se llevan adelante desde 1979 en adelante. Para celebrar el centenario del automóvil en 1986, se exhibió el documental “Daimler-Benz Ag entre los años 1933-1945”. Con la investigación científica de su propia historia durante el Nacionalsocialismo, Daimler-Benz fue una de las primeras compañías que se atrevió a dar este paso en su tiempo. En 1991, el Archivo Mercedes-Benz lanzó el evento “Los Días de Stuttgart en el automóvil y la historia corporativa”. Estas jornadas promueven el debate sobre la industria automotriz a través de un diálogo interdisciplinario entre académicos, publicistas, expertos, periodistas y aquellos interesados y aquellas interesadas en la historia.

La gran constancia en 86 años de estar en contacto con la historia de Mercedes-Benz es la vitalidad de la historia. Esto también queda claro en los nuevos elementos de archivo incorporados en tiempos recientes. Por ejemplo, un álbum del piloto Hermann Lang o la cigarrera del piloto de motonaútica Hermann Weigand con una foto de la lancha Daimler “Lieselotte”, así como folletos originales, que están ahora disponibles para consulta entre los ítems del archivo.

Fotos: Prensa Mercedes-BenzVadeRetro recomienda las siguientes notas relacionadas:

Viaje a las profundidades del Archivo Skoda

1 Comentario

  1. Importantísima obra de Mercedes.
    El pasado siempre es importante para el presente y el futuro.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS ARTÍCULOS…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense