¡Mercenario!

¡Mercenario!

  Esta escena ya la vimos unas cuantas veces: el propietario de un auto admirado por todos, lo pone en venta… La primera e instintiva reacción de la platea es: “Mercenario, como te gusta la guita, eh …?” Todos hippies y líricos con billetera ajena, por cierto....