Le Mans Classic 2022: vuelve la música del Mazda 787B

27/Jun/2022

El Mazda 787B ganador de las 24 Horas de Le Mans de 1991 participará en Le Mans Classic de este año, que tendrá lugar del 30 de junio al 3 de julio, realizando allí unas vueltas de demostración. Máximo ejemplo del espíritu «Nunca dejes de desafiar» de Mazda, este 787B de cuatro rotores se convirtió en el primer automóvil japonés en ganar las 24 Horas de Le Mans, cuando el bólido de Johnny Herbert, Bertrand Gachot y Volker Weidler vio agitarse la bandera a cuadros antes que nadie en 1991.

Por primera vez en casi una década, los espectadores de Le Mans podrán ser testigos del emocionante y distintivo sonido del motor rotativo del Mazda 787B resonando en el famoso circuito francés. Las dos oportunidades más recientes de ver al legendario vehículo en acción en La Sarthe sucedieron en el 90º aniversario de las 24 horas de Le Mans, en 2013. y en el 20º aniversario de la victoria de Mazda en Le Mans, en 2011.

La nueva participación del Mazda 787B estaba programada para el Le Mans Classic del año pasado, para de esta forma conmemorar el 30º aniversario de su victoria. Desafortunadamente, el evento se pospuso debido al Covid-19, pero ahora el 787B girará en manos de Yojiro Terada, quien participó en nada menos que 29 ediciones de las 24 Horas de Le Mans. Apodado como “Mr Le Mans” en Japón, Terada conducirá el Mazda 787B durante las vueltas de exhibición el 1º y 2 de julio.El evento Le Mans Classic, con un acompañamiento enormemente popular, se lleva a cabo cada dos años en el circuito de la Sarthe, y mientras el Mazda 787B participará en shows de demostración, muchos de sus rivales de la época estarán en acción en un par de carreras históricas reservadas para bólidos del Grupo C de una hora de duración cada una. Aquel es un período de carreras de sport prototipos amado por fanáticos y fanáticas de todo el mundo, y la victoria del Mazda 787B en 1991 en ese Grupo C fue el pináculo de la participación de Mazda a lo largo de tres décadas en Le Mans.

Durante aquel fin de semana del 22 y 23 de junio de 1991, el Mazda 787B número 55 dio 362 vueltas al famoso circuito francés y en el transcurso de sus 28 paradas en boxes, el auto ganador recibió solo una recarga de aceite, un cambio de discos y pastillas de freno, además de un remplazo de su nariz. Aparte de eso, el 787B con motor R26B de cuatro rotores y 700 CV solo necesitaba combustible y neumáticos, ya que demostró sin fallas la fiabilidad, la eficiencia y el rendimiento de la exclusiva tecnología de motor rotativo de Mazda.

Compartiendo el auto ganador con Johnny Herbert, la figura británica de la Fórmula 1, estaban otros dos pilotos que también tuvieron paso por la máxima categoría: Volker Weidler y Bertrand Gachot. Para este trío de jóvenes pilotos fue una carrera, en buena parte, sin incidentes. Un buen comienzo vio a Weidler escalar lugares desde el puesto 23º del 787B en la grilla de largada y, a las 6 pm, el número 55 ya estaba entre los diez primeros. Hacia la mitad de la carrera a las 4 am, el ritmo y la confiabilidad del Mazda le permitieron subir al tercer lugar, y con tres horas para el final, Mazda estaba en segundo lugar cuando el Mercedes-Benz que iba como líder sufrió problemas con el motor y tuvo que abandonar.Esto dejó al Mazda 787B número 55 librado a cerrar las vueltas en punta hasta el final y cruzar la línea de meta llevándose la victoria general. Toyota y Nissan fueron otras dos automotrices japonesas que habían intentado en vano ganar durante la era del Grupo C. Sin embargo, fue el relativamente pequeño fabricante de Hiroshima y su motor rotativo el que obtuvo la primera victoria absoluta en Le Mans para una marca japonesa. Por si fuera poco, Mazda ya sabía que el motor rotativo estaría prohibido en Le Mans en 1992, por lo que la victoria de 1991 fue la última oportunidad de ganar con el Wankel. Con un chasis diseñado por el británico Nigel Stroud, el Mazda 787B fue también el primer automóvil en ganar Le Mans con frenos de carbono. Para rematar una gran carrera, el Mazda 787B blanco con el número 18 finalizó sexto en la general, mientras el Mazda número 56, un antiguo 787, con el propio Yojiro Terada en el trío de conducción, acabó octavo.

Con la ayuda de la particular librea del patrocinador, la marca de ropa japonesa Renown, el Mazda 787B número 55 victorioso se ha convertido en uno de los prototipos más famosos de Le Mans. Inmediatamente retirado de la competencia después de la carrera, el chasis 002 del Mazda 787B ahora ocupa un lugar de honor en el recientemente renovado museo de Mazda en Hiroshima. Mantenido siempre en perfecto funcionamiento, aún es capaz de aumentar el latido de los corazones de los fanáticos de los autos en todo el mundo cuando hace este tipo de demostraciones y Le Mans Classic 2022 será otra oportunidad única para verlo en acción.

Fotos: Prensa MazdaVadeRetro recomienda las siguientes notas relacionadas:

Corazón de carbono

Mazda celebra 25 años de su victoria en Le Mans

Le Mans Classic 2022: Nakajima y el Toyota 85C

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MÁS ARTÍCULOS…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense