Los caballos marinos de Alfa Romeo

staff
Picchiotti-AlfaRomeoArnoII°_1946
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

HP-AlfettaeArno

Cinco títulos mundiales, los dos primeros campeonatos de Fórmula 1 de la historia, once Mille Miglia, diez Targa Florio y cientos de otros triunfos en las categorías Sport y Turismo: la historia deportiva de Alfa Romeo en ruta y en pista es bien conocida. Lo que es menos conocida es otra página de esta historia, la que escribió sobre el agua. De hecho, las tecnologías e innovaciones desarrolladas por Alfa Romeo también se utilizaron en la motonáutica, un deporte tan fascinante y capaz de entusiasmar al público como el automovilismo. Desde la década de los años 20 hasta la de los años 80, Alfa Romeo también fue uno de los protagonistas absolutos en este campo. Los motores aeronáuticos y de automóviles, tanto de serie como de carreras, se adaptaron para un uso marino, derivados no sólo de los legendarios Alfetta durante y después de sus vigencias en las carreras de autos, sino también del Giulietta, Giulia GTA, Montreal, 2600 y otros. Entre récords y títulos mundiales, europeos e italianos en las distintas categorías, Alfa Romeo ganó en el agua casi tanto como en las pistas y en las rutas.

En el año del 110º aniversario de la marca, el Museo Alfa Romeo de Arese rinde homenaje a este capítulo menos conocido de la historia con una exposición titulada “Cavalli Marini” (Caballos de mar), una cita de un artículo publicado en la revista “Quadrifoglio” en 1973. La exposición, que permanecerá abierta del 17 de octubre de 2020 al 21 de febrero de 2021, es una oportunidad extraordinaria para descubrir la «otra vida» de los motores Alfa Romeo, desde las competencias al transporte público, desde los vehículos militares a los barcos pesqueros de motor utilizados después de la Segunda Guerra Mundial para abastecer los comedores de las fábricas.

Como marca históricamente ligada al mundo de las carreras, Alfa Romeo tiene un rico historial también en motonáutica. Por sí solas, nueve de las diez embarcaciones de esta exposición (la décima es una embarcación de paseo) pueden enorgullecerse de hasta once récords mundiales, seis campeonatos del mundo, siete campeonatos europeos y nueve campeonatos italianos, y cinco medallas de oro del CONI (Comité Olímpico Nacional Italiano). La exposición recorre la historia de todos los tipos de motores que dominaron la motonáutica: desde el legendario Alfetta a las diferentes versiones de doble árbol, al Montreal y el Tipo 33.

Vidoli-AlfaRomeoGlaudo_1932

MAR_Glauco

En el campo de la motonáutica, los motores que se adaptaban para un uso marino, a menudo se producían exclusivamente de forma temporal y eran gestionados en los circuitos directamente por el departamento de carreras de Alfa Romeo. Por ejemplo, este fue el caso de los motores del Alfetta. La exposición es así la ocasión para una reaparición histórica: el encuentro entre Arno II°, una aerodinámica lancha construida por los astilleros Picchiotti en Viareggio en 1946 y restaurada específicamente, después de 70 años, para esta exposición, y el motor que la impulsaba en ese momento, originalmente concebido para el Alfetta 158. Un motor que, cuando le brindó a Alfa Romeo su primera victoria de Fórmula 1 de la historia en 1950, ya había ganado tres campeonatos del mundo en el agua, conquistado un título italiano, batido el récord mundial de velocidad y mucho más, con Achille Castoldi como piloto.

Precisamente Castoldi obtuvo a partir de 1938 el uso en exclusiva del motor 158 en competencias de motonáutica. Y en 1943, también fue quien salvó algunos de los Alfetta escondiéndolos en su granja de Abbategrasso, al abrigo de los bombardeos y las requisas de guerra.

Picchiotti-AlfaRomeoArnoII°_1946

AbbateAlfaRomeoLaura1°_1953

La lancha Arno II° también fue pilotada por Achille Varzi, que pudo subir al podio de la Copa Luino en 1948. A finales de 1949, con la llegada de los revolucionarios «tres puntos», se prescindió de la Arno II°, ya sin motor, y nunca se volvió a utilizar. Pero el motor ciertamente no se retiró: en su versión para “tierra” ganó los dos primeros títulos de la historia de la Fórmula 1, en 1950 con Nino Farina y luego en 1951 con Juan Manuel Fangio.

Cuando al año siguiente Alfa Romeo se retiró de la F1, comenzó una nueva y extraordinaria aventura para el motor del Alfetta. Laura 1°, Moschettiere, Tamiri y Laura 3°, esta última incluso propulsada por dos motores Alfetta en línea, escribieron páginas memorables en la historia del deporte, con estrellas como Mario Verga, Ezio Selva y el propio Castoldi, que acumularon victorias en carreras y récords de velocidad.

La exposición también incluye otras embarcaciones con una historia deportiva impresionante: la Loustic 2, una “motor en borda” de carreras de la clase LV-1300 construida por el astillero Celli en Venecia y propulsada por el motor de 1.300 cc del Giulietta AR530. En 1964, ganó tres títulos mundiales en las carreras de 5, 10 y 15 millas de su clase.

Celli-AlfaRomeoLoustic2_1964

MolinariAlfaRomeo#34_1966

También puede verse la Molinari-Alfa Romeo 2500, el único ejemplar existente de este tipo, que ganó el título mundial en 1966. Construida para el piloto de lanchas del equipo Agusta, Fortunato Libanori, su casco es de aleación de aluminio aeronáutico creado por el departamento de Helicópteros Agusta. Como homenaje a la colaboración con este sector, la cola luce los colores de los aviones de Alitalia.

Y también se expone la lancha «Dalla Pietà – Alfa Romeo» que ganó tres títulos europeos y dos italianos en la categoría deportiva europea Runabouts/Intraborda entre 1968 y 1970. Un ejemplar único, construido para Luigi Raineri, un famoso preparador de motores de carreras náuticos de Alfa Romeo.

DallaPietàAlfaRomeo#2_1967

Molivio-AlfaRomeo#31_1968

También se exhibe la «Molivio – Alfa Romeo GTA», en la que corría Leopoldo Casanova, piloto y recordman de embarcaciones en borda propulsadas por motores Alfa Romeo Autodelta: entre 1968 y 1972 ganó un título europeo, cuatro títulos italianos y batió el récord del mundo de velocidad cuatro veces en tres clases diferentes.

La «Celli» de 1970 es la primera de las cuatro embarcaciones 2500 propulsadas por el motor náutico Montreal-Autodelta. A bordo estaba Antonio Pietrobelli, un famoso piloto que durante más de diez años gaño títulos italianos, europeos y mundiales en carreras en circuito.

Celli-AlfaRomeo#38_1970

MAR_Celli2

La serie de lanchas de carreras se completa con la construida por los astilleros Lucini en Como para Franco Cantando, récord mundial de R3 en 1974 y campeón del mundo al año siguiente. Finalmente, puede verse la «Popoli-Alfa Romeo» de la colección del Museo Alfa Romeo. Con este casco y el motor del Tipo 33, que Autodelta había incrementado a dos litros y medio, Leopoldo Casanova marcó el récord mundial de velocidad en la clase KC 500 KG, aún imbatido hasta la fecha, con una velocidad media de 225,145 km/h.

La historia escrita por Alfa Romeo sobre el agua no sólo se compone de carreras y récords, sino que incluye mucho más. Como testimonio del uso de los motores Alfa Romeo en el campo del turismo puede ver la «Glauco», una lancha de recreo de los astilleros Vidoli (en la ciudad de Stresa), sumamente rara que data de 1932, excepcionalmente motorizada con un 6C 1750 igualmente raro. Era la típica embarcación de turismo de las familias adineradas de la época y procede de la colección del Museo della Barca Lariana.

MAr_lUCINI3

Popoli-AlfaRomeo#31_1969

Las victorias, los desafíos, pero también la historia de los «vaporetti» de Venecia, propulsados por motores Alfa Romeo, o de las tristemente célebres lanchas motorizadas equipadas con cargas explosivas utilizadas durante la Segunda Guerra Mundial, se narran en la exposición mediante maquetas únicas, imágenes históricas y una rica colección de objetos y documentos.

La exposición, que cuenta con la generosa participación de algunas de las colecciones internacionales más importantes y del Museo della Barca Lariana (Museo Internacional de Barcos Antiguos del Lago de Como) y con el patrocinio de la Federación Italiana Motonáutica-Coni, se puede visitar en los días y en el horario de apertura del Museo (sábados y domingos de 10 a 18 horas).

Fotos: Prensa Alfa Romeo

VaporettodiVenezia20VA_1950_scalemodel

MotovedettaCarabinieri1960_scalemodel

Recordvelocità

MAR_Molivio

MAR_Molinari1

MAR_Lucini

MAR_Celli

LuciniAlfaRomeo#10_1073

8 Comentarios, RSS

  1. Beppe Viola @

    Vista…!! es excepcional la cantidad y calidad de la historia que tiene Alfa Romeo y el Museo Storico siempre me sorprende con estas iniciativas.
    la selecciòn de los “cavalli marini” es fantastica, por realizaciòn (casi todos son cascos “tre punti” en madera y aluminio) y la calidad de preparacion de los motores.
    Y el punto mas alto es la exposiciòn de la Alfetta 158 s/n 158.005 (ex Fangio, Farina y Faglioli) junto a dos de las lanchas que utilizaban el mismo motor, la Arno II a motor trasero y la Laura I …

  2. Adolfo @

    No tenía ni idea del brillante historial naútico de Alfa Romeo. Gracias totales.

  3. Pregunta para los que saben….¿que hubo antes de Castoldi-158? porque recuerdo una antigua especie donde se decia que el Alfa 308 importado por el “dudoso” Sr. De Luca, vino con un Alfa marino de 3.8 , en lugar del 2.9 correspondiente.
    Me encanta descubrir que el motor que mas me gusta de mi generacion, la “due sei” tambien funciono en el agua.

    • Beppe Viola @

      hubo varios motores marinos antes del 3.8, entre ellos varios 6C 1750 y un V12 de 3 litros.
      el 2600 funcionò por muchisimos anos, llevado a 2,5 para adecuarse a los reglamentos, (incluso cuando ya no se construia mas se utilizaban motores de 6C demolidos “marinizados”) hasta la llegada del motor Montreal de 2,5

    • Alejandro Marino @

      El “Dudoso” De Luca…excelente nombre para un personaje del submundo de los desarmaderos que se dedica a renumerar bastidores en el subsuelo del pasaje Roverano.Vamos a hablar con Juan Sasturain para que lo incluya en su proxima novela.

  4. Alvaro @

    Muy buena nota , con mucha información sumamente interesante y que nos muestra la capacidad técnica que tenía la empresa…

  5. Alejandro, el “dudoso” (de la novela), tambien podria ser capitalista de juego, y tendria un par de studs en
    “Las Cañitas”…..junto con algun socio en Rosario, llevarian adelante algun negocio utilizando mano de obra
    polaca. Se contaria (en la novela), el cariño apoyado en el respeto que le profesarian sus clientes, que estos
    siempre cumplian religiosamente levantando los pagares a tiempo.
    …..que curioso, como una cosa trae a la otra.

  6. @Autazos @

    Que buena nota!! No entiendo al fotógrafo que dejó afuera a la 158. Te arman una exposición con las dos lanchas y el auto, ¡falta la foto de los 3 juntos!

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*