Una concesionaria Chrysler en Tigre

Diego Speratti
Chrysler Tigre slider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Chrysler en Tigre

El empleado y la empleada de comercio celebran hoy, 26 de septiembre, su día en territorio argentino, y uno de los comercios afines a esta cofradía son las concesionarias de automóviles, como ésta de las marcas de Chrysler ubicada en la localidad bonaerense de Tigre.

Desde el año 1928 la firma Gasco y Cía S.R.L. comercializaba en la Zona Norte del conurbano los productos de la penta estrella. Alrededor del año 1962, la pujanza de Fevre y Basset, asociada a Chrysler Norteamérica, se consolidaba en una red de concesionarios que comenzaba a renovarse o a extenderse por todo el país, a la par de la producción de la planta de San Justo, que crecía en su oferta de automóviles Valiant como en la de los comerciales DeSoto, Fargo y Dodge.

Por aquel tiempo, el concesionario tigrense inauguraba sus flamantes instalaciones en Avenida Cazón 1096, en pleno centro y a unos 500 metros de la estación fluvial y la ferroviaria del Mitre, la misma propiedad que actualmente ocupa una sucursal del Banco Supervielle y se encuentra justo enfrente de la Escuela Técnica No 5 “Raúl Scalabrini Ortiz”. Todas las luces de la marquesina apuntaban en la época al camión DeSoto 400 (similar en aspecto al más económico Fargo y más costoso Dodge) y al Valiant II. La casa contigua fungía como casa de repuestos Chrysler-Mopar, aunque en la foto también se puede apreciar un escudo de VW sobre la vidriera.

Fotos: Archivo General de la Nación

1 Comentario, RSS

  1. Güilbeis @

    Uff!!, ahí conseguí mi primer trabajo tratando de vender autos. Había acompañado a mi madre a averiguar por un Dodge 1500 y terminé conchabado. Todavía vivía el viejo Gasco pero el que manejaba las piolas era el hijo. Un sábado a la mañana nos hicieron hacer una caravana de 0 km (ninguno patentado) por Tigre y a mí me tocó manejar una Coupé Polara con caja de tres al volante, un circo. El viejo me mandó a timbrear autos y contra todos los pronósticos vendí una chata usada a un tipo de un astillero, nunca me pagaron la comisión.
    Salvo los carteles, el local estaba igual que en la foto.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*