30 años no es nada

30 años no es nada

  Abril o Mayo de 1988, no recuerdo muy bien. Estaba cursando quinto año del colegio y me acababa de comprar la “Autopista” en el kiosko de la parada del Subte “D”. En esos años las revistas extranjeras llegaban unos cuatro o cinco meses más tarde a estos puertos...