1.197 días, 1.197 clásicos

15/Feb/2020

EIFT1130

La razón de la presencia del amigo Horacio en Núremberg, Alemania, pasaba por escuchar un concierto en el órgano Klais (mismo constructor del órgano del CCK), ubicado en la construcción gótica sede de la Iglesia de Nuestra Señora, o Frauenkirche.

El repertorio incluía obras de Händel, Bach y Théodore Dubois, pero antes de esa cita lo que le llamó la atención caminando por las calles de la ciudad fue la música de un V8, alojado en el vano motor de este Cadillac Serie 62 de 1955.

BFMJ4535

YFRG5990

El auto es similar al famoso Cadillac presidencial argentino, sólo que este tiene carrocería Hardtop de dos puertas. Mientras que «nuestro» Cadillac convertible luce ahora su flamante restauración realizada en el Museo del Automóvil de la Ciudad de Buenos Aires, el «Caddy» nuremburgués, según Horacio, «se lo veía con la pintura gastadita de pasarle el trapo. Los tapizados aparentaban ser de fábrica, al igual que la pintura. El motor estaba sucio, feo de presentación, pero no vandalizado. La impresión que me dio fue estuvo bien guardado mucho tiempo».

Fotos: HGO

RAAA2270

FMJG4739

1 Comentario

  1. En la tercera foto se ve, a la izquierda sobre el tablero; la presencia del Eutronic Eye. Este accesorio captaba de noche la presencia de un auto en sentido contrario y te bajaba las luces largas para no encandilar.
    Este auto no tiene el aire acondicionado de los Coupe de Ville. Esa combinación de color/tapizado eran lo más característico en ese año.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS ARTÍCULOS…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES


¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense