El libro de ruta en el Museo Mercedes-Benz

staff
„Gebetbuch“ von Denis Jenkinson, dem Kopiloten von Stirling Moss bei der Mille Miglia 1955. Zu sehen sind die Aufzeichnungen der letzten Kilometer bis zum Ziel in Brescia. Foto aus dem Mercedes-Benz Museum. 

Road book compiled by Denis Jenkinson, the co-pilot of Stirling Moss, for the 1955 Mille Miglia. The photo shows the records of the last kilometres up to the finish in Brescia. Photo from the Mercedes-Benz Museum.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

En el Museo Mercedes-Benz se pueden descubrir algunas curiosidades de la historia del automóvil a través de la exposición “33 Extras”. Uno de esos extras se enfoca en las notas que toman les copilotes para anticiparle a les pilotes que sucederá metros más adelante con el camino. Con ustedes, el “Road Book”:

Tiempo Récord. El Libro de Ruta en el Museo Mercedes-Benz no es un libro en el sentido convencional, y más bien una solución inteligente para una aplicación concreta: durante la edición 1955 de la Mille Miglia, Dennis Jenkinson, el copiloto de Stirling Moss, le cantaba la información detallada del camino a través de un rollo de papel de cinco metros y medio de longitud guardado dentro de una caja de aluminio con una ventana de plexiglass. Este sistema fue de vital importancia para que Moss y Jenkinson, a bordo de un Mercedes-Benz 300 SLR (W196 S), consiguieran vencer la mítica competencia italiana en un tiempo récord que jamás será batido.

Confianza. Difícilmente Jenkinson podría haber pasado una por una las páginas de un libro convencional con la precisión necesaria, viajando en el cockpit de un auto abierto. A raíz de que era tan fuerte el ruido allí dentro, utilizaba señas con las manos para indicar los detalles del camino con meticulosidad. Esas señas Moss las aplicaba con sus pies y sus manos, con confianza ciega y a la máxima velocidad posible.

Predecesora. La idea de desarrollar una estrategia de carrera basada en el conocimiento preciso del camino o la pista no era nuevo. La pilota checa Elisabeth Junek es considerada la pionera de esta aproximación analítica, ya en la década de los años 20.

Conocimiento. En el mundo del rally estas detalladas notas del camino son conocidas como “Road Book”. Les copilotes leen estas anotaciones en forma de intrincadas notas donde se anuncia que tan rápido se puede ir, como es la próxima curva, la adherencia del piso y más detalles. De forma meticulosa, Moss y Jenkinson reunieron todo este saber durante las largas sesiones de entrenamiento en Italia en 1955, en la preparación de la Mille Miglia, donde se recorrían de un tirón 1.600 km. La información la estructuraron tomando como referencia los mojones al costado del camino.

Fase de Pruebas. Usaron por primera vez notas luego de la Pascua de 1955, en los entrenamientos para la carrera. “Al día de hoy, nuestros detalles de la ruta fueron perfeccionados y ya los transcribí en un papel especial que mide cinco metros y medio. Moss consiguió hacer una caja de aluminio, con el sistema de rollos de los mapas, y para nuestra práctica final utilicé este dispositivo, enrollando el papel del rodillo inferior al superior, leyendo las notas a través de una ventana de Perspex, sellada con Sellotape para el caso de que tuviéramos lluvia durante la carrera”.

Lenguaje de señas. El código consistente en 15 señas con las manos probó ser eficaz, como declaró Stirling Moss luego de la Mille Miglia de 1955: “Coincidimos en que éste era un método mejor que cualquier otro para comunicarnos, luego de probar con micrófonos abiertos, micros de garganta y otras soluciones”. La recompensa para todo aquel duro trabajo fue un tiempo récord de 10 horas, 7 minutos y 48 segundos, con el que Moss y Jenkinson consiguieron ganar la Mille Miglia a un promedio de 157,6 km/h.

Fotos: Prensa Mercedes-Benz

2 Comentarios, RSS

  1. Beppe Viola @

    ” les copilotes para anticiparle a les pilotes “….
    bast@!!!!
    Jenk tenia una barba negra larga 30 cm, Moss tenia unas b@lls grandes como una carretilla !!!! eran PILOTOS y COPILOTOS…
    Lamentablemente no pude continuar a leer el articulo… menos mal que conozco esa historia
    Brigada Cervantes

    • Alvaro @

      Vamos Cervantes todavía !!!….recomiendo al “Staff” que lea la nota del diario “La Nación” de ayer domingo 13 de septiembre, escrita por José Claudio Escribano, titulada “Como cantar la marcha en lenguaje inclusivo”, vale la pena !!!

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*