Hace 60 años Lotus ganaba su primera carrera de Fórmula 1

HERO_Lotus Type 18_Stirling Moss_1960_Monaco_06

El 29 de mayo de 1960, exactamente 60 años atrás, Stirling Moss manejó su Lotus a lo largo de casi tres horas de una carrera agotadora, batallando contra sus rivales y la lluvia en las calles del Principado, para así ganar el Grand Prix de Mónaco. Aquella sería la primera victoria en el Campeonato Mundial de F1 para Lotus.

Exactamente seis décadas después del inicio de aquel camino de éxitos, Lotus quiere rendir homenaje a los comienzos de su gran historia en la Fórmula 1, que ha visto a legendarios pilotos como Mario Andretti, Jim Clark, Jochen Rindt, Emerson Fittipaldi, Graham Hill, Ronnie Peterson o Ayrton Senna celebrar victorias sobre distintos bólidos construidos por la empresa con base en Norfolk, Inglaterra.

Fue en aquella carrera de Monaco de 1960 que Stirling Moss terminó de cimentar su reputación como un maestro del volante bajo condiciones de lluvia. Manejó su Lotus 18 de forma implacable sobre las calles mojadas, con tal confidencia que consiguió ser el primero en avistar la bandera a cuadros.

Lotus Type 18_Stirling Moss_1960_Monaco_05

El fin de de semana extendido del GP de Mónaco de 1960 comenzó con Moss volando en su Lotus, batiendo récords de vuelta para el trazado en entrenamientos y en la clasificación, para finalmente conseguir el mejor lugar de la primera fila de la grilla y la primera «pole position» de la historia para Lotus. Pero, el día domingo, no conseguiría una victoria «ordinaria», de la luz verde a la bandera a cuadros.

El Lotus 18, que el fundador de Lotus, Colin Chapman, consideraba su primer auto de Fórmula 1 competitivo, era perfectamente adecuado para las angostas y serpenteantes calles de Monaco. El bólido ligero, con chasis tubular y carrocería de aluminio era ágil y veloz, una amenaza que llegaba a la pista enclavada en la Costa Azul para rivalizar por ejemplo, con el trío de poderosas Ferrari.

Clive Chapman, el hijo de Colin, recuerda lo que representó aquel momento: «la victoria en el GP de Mónaco de 1960 fue la típica leyenda de David vs Goliath , que fue aprovechada y resultó un impulso para la marca Lotus, que por entonces todavía estaba en formación. Moss era naturalmente rápido, cerebral y afín con la mecánica, todas características que resultaban esenciales en Monaco, más teniendo en cuenta que la carrera se extendía a lo largo de tres horas».

Lotus Type 18_Stirling Moss_1960_Monaco_04

Moss manejaba un Lotus 18 con motor Climax para el equipo privado «Rob Walker Racing Team» que ya había probado que las habilidades de sus integrantes y la confiabilidad mecánica, le permitían hacer frente a los mejores y más equipados teams con apoyo oficial. Este equipo había sido fundado por Rob Walker, el heredero del imperio del whisky Johnnie Walker, quien había decidido que para la temporada 1960 de F1 sólo se concentraría en Stirling Moss y, a partir de Mónaco, había determinado cambiar del chasis Cooper a los provistos por Lotus. Fue un movimiento inspirador. Chapman Jr continúa: «Rob Walker y mi padre construyeron una relación beneficiosa que alcanzó buenos éxitos durante la década de los años 60. La prolongada relación entre Rob Walker y Stirling Moss fue aún más fuerte. Evidentemente Walker, como dueño de un equipo privado y auspiciante, le proveyó a Moss todo lo que necesitaba para materializar sus habilidades naturales».

Con ocho pilotos no consiguiendo clasificar, sólo 16 máquinas salieron a pista para la competencia. Subiendo la cuesta, después de la largada, Jo Bonnier, sobre su BRM de motor trasero, consiguió superar a Moss, liderando la competencia por las siguientes 17 vueltas, hasta que sus frenos comenzaron a sentir la fatiga y Moss pudo hacerse nuevamente de la punta.

Unas vueltas más tarde, comenzó a caer la lluvia y Jack Brabham (Cooper-Climax) superó a Bonnier por la segunda posición, mientras los tiempos de vuelta se hacían cada vez más lentos por la acumulación de agua en el circuito. La pista húmeda también hizo que se emparejaran las cosas, obligando a los pilotos a no perder la concentración en pos de mantenerse sobre la línea de carrera.

Lotus Type 18_Stirling Moss_1960_Monaco_02

En la vuelta 43, Brabham comenzó a acosar seriamente a Moss pero allí comenzaron sus problemas con la caja de cambios. Con la lluvia marchándose gradualmente, Moss empezó a escaparse del tren de perseguidores hasta que en la vuelta 60 debió entrar a boxes por un cable de bujía suelto, permitiendo que Bonnier volviera a pasar al frente.

La competencia se convirtió en una carrera de resistencia. Enormes charcos de agua decoraban la superficie y Graham Hill (BRM) se llevaba puesta una cabina de comentaristas. Fue en ese difícil momento de la carrera que Moss empleó su delicadeza y la capacidad para controlar el auto al límite para poder atrapar a Bonnier y superarlo en camino a su victoria, mientras que Bruce McLaren (Cooper-Climax) y Phil Hill (Ferrari), protagonistas de otra batalla entre ellos, completaron finalmente el podio.

Moss superó a su rival más cercano, Bruce McLaren, por 52 segundos. Apenas esos tres primeros conductores y sus máquinas completaron las 100 vueltas y solamente 5 competidores lograron ingresar a la clasificación final.

Lotus_Stirling Moss_1960_Moss_Monaco_08

Lotus_Stirling Moss_1960_Monaco_01

Stirling Moss es considerado el más grande entre los pilotos que no pudieron ser campeones en la F1. Murió el mes pasado, a los 90 años, en su casa de Londres. Fue el piloto británico el que inició esa relación tan especial entre Lotus y el Grand Prix de F1 más famoso del calendario. Una historia que se completa con 6 victorias más en el Principado luego de la de 1960. La victoria de Moss llegaba apenas dos años después del debut del Team Lotus GP, acontecido en el GP de Mónaco de 1958, con Cliff Allison al volante de su Lotus 12, con el que obtuvo un extraordinario sexto puesto.

Luego del triunfo inicial del Lotus 18-Climax de Moss, los autos de carrera de Lotus atravesaron la bandera a cuadros victoriosos en 80 ocasiones más, consiguiendo en ese lapso seis títulos mundiales para sus pilotos y siete campeonatos de constructores para el equipo.

Fotos: Prensa Lotus

Lotus Type 18_Stirling Moss_1960_Monaco_03

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *