Rally de Mar del Plata 1973: el reencuentro de los ancianos

Horacio Speratti
img948
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

img303

El automóvil es uno de los objetos creados por el hombre que más ha influido en el cambio de nuestras sociedades en los últimos 80 años. Es una obra compleja que requiere el concurso de técnicos, artistas, empresarios, mecánicos. Es el conocimiento de la magnitud y profundidad de este trabajo, así como el atractivo propio de la máquina que se mueve por sí misma, obediente a las órdenes de su conductor, el que ha llevado a muchísimas personas en todo el mundo a conservar, cuidar, recuperar a los viejos automóviles.

Una buena parte de quienes en nuestro país se dedican a esta actividad, se dieron cita recientemente en Mar del Plata, en ocasión del IVº Rally de Automóviles de Colección que organiza anualmente el Club de Automóviles de Colección de Mar del Plata, y que se ha convertido en el encuentro más importante en su tipo en nuestro país.

img264

img284

El rally incluye generalmente una gymkhana o prueba de destreza, una prueba de regularidad -sobre la ruta que une Mar del Plata con Miramar- y una prueba de velocidad pura sobre un circuito pavimentado. Los vehículos son separados en clases según su relativa antigüedad y pueden participar todos los automóviles que se destaquen por su calidad técnica o estética, por su rareza o antigüedad, siempre que se encuentren en buen estado y con todas sus piezas y mecanismos originales. Es de destacar la amplitud de criterio que han aplicado en este aspecto las autoridades del club marplatense.

Y es de mencionar, asimismo, que las pruebas no son más que una excusa para que los pacientes restauradores de automóviles luzcan sus obras y para que el público admire las obras de antaño en movimiento. El resultado final de las pruebas no tiene demasiada importancia, salvo quizá el concurso de elegancia, que es el que premia precisamente la calidad del trabajo de restauración, la originalidad del vehículo, así como su belleza y su mérito técnico.

img925

img276

El IVº Rally fue posiblemente el suceso más importante en toda la historia del coleccionismo en nuestro país, reuniendo a más de 50 automóviles entre los que se destacaron un Hispano-Suiza Boulogne (ocho litros de cilindrada), un Stutz roadster (la marca que representara Luis Ángel Firpo), un enorme Mercedes-Benz S de 1926 (contemporáneo del que utilizara Carlos Zatuszek), un Minerva (con motor a camisas, sin válvulas), un Rolls-Royce Phantom I, un Delage D8-120 (primer premio en el Salón de París 1938), un Bentley 4,5 Litros (similar al ganador de Le Mans), un Lagonda Rapide, un Lancia Lambda, muchos de ellos ejemplares únicos en el país, marcas que sólo recuerdan quienes tienen hoy más de 50 años. Hubo también automóviles más convencionales o más modernos, pero inevitablemente atractivos como Ferrari, Maserati, Porsche, SS-Jaguar, los hermosos MG TC, Chevrolet 1928/1932, Hudson 1920, Ford A, Renault Celta, Riley, Graham-Paige, Chrysler Imperial, Fiat Balilla, etc.

Es de desear que los que estuvieron vuelvan y los que no estuvieron vayan, para que el rally sea cada vez más importante y exalte el valor de una actividad que, en general, no ha sido suficientemente reconocida y valorada en nuestro país y que en muchísimos países es protegida y alentada por su significación al servicio de la historia del hombre

Fotos: Archivo Speratti

Hispano-Suiza en Camet

El Hispano-Suiza Boulogne del Sr Ohlsson dobla fuerte en la prueba de destreza. Fue ganador de su clase en el rally y es uno de los mejores autos de colección que quedan en el país.

Rolls-Royce en Camet_edited-1

Un Rolls-Royce no parece perder su aspecto calmo, ni siquiera en una carrera. Este es el magnífico Phantom I de Pablo Nápoli, asiduo ganador de premios por su calidad y magnífico estado.

MG TC

Seis MG se hicieron presentes en Mar del Plata. Este es un modelo TC de 1947 que obtuviera notable éxito comercial por su moderado precio y la lograda pureza de sus líneas deportivas.

Mercedes-Benz S en Camet2

Mercedes-Benz S: un enorme vehículo deportivo de siete litros de cilindrada y compresor. Pertenece a Cacho Pieres quien debió realizar un increíble trabajo de reconstrucción.

(Publicado originalmente en la revista Autotécnica de marzo de 1974)

img023

img021

img030

img347

Fiat 509 ruta a Miramar_Rally Mar del Plata_1973_Argentina

img256

img942

img959

img110

img108

img948

img970_edited-1

Rally de Mar del Plata A_Autotécnica_Marzo 1974_Argentina_edited-1

Rally de Mar del Plata B_Autotécnica_Marzo 1974_Argentina

vadeRetro recomienda los siguientes post relacionados:

Te acordás hermano: a Mardel en Panhard

Rally de Mar del Plata 1973: Clásicos en Miramar

Rally de Mar del Plata 1970: de caravana por la 2

10 Comentarios, RSS

  1. Horacio, como Hitchcock….tambien sale.

  2. Gracias pibe, reconoci a casi todos…..faltabas vos !!!!
    ….pero se te veia venir.

  3. Güilbeis @

    La Maddona, qué buenos autos!

    • Beppe Viola @

      Madonna….. ( una d y dos n, justamente siempre en mayusculas)…. que buenos autos que habia…

  4. Salvador @

    Gracias Diego, lindos recuerdos, delatan el kilometraje recorrido!

  5. Alvaro @

    Gracias Diego, que lindo poder volver a leer las notas de Horacio !!!…y poder recrearnos la vista con esa cantidad de excelentes automóviles, que lamentablemente la mayoría ya no están entre nosotros…

  6. Pierre @

    ¿donde están esos autos?Como bien dice el artículo: es la historia del hombre.

    • Alvaro @

      Se fueron exportados la mayoría…. muchos $$$$$$$$$

  7. ENRIQUE MUCCIARELLI @

    Y SE OLVIDAN DE OTRO CLASICO DE LA FOTO ” EL GLORIOSO VIEJO POP’ DE GOÑO LENZETTI

  8. Carlos García-Mata @

    Que linda nota Diego felicitaciones, que lindo ver todos estos extraordinarios autos juntos.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*