La belle voiture française

6/Jun/2022

Si Francia fue y sigue siendo el centro mundial de las actividades plásticas, ha perdido en otros campos la primacía que otrora ostentara. Por ejemplo, es hoy indiscutible que los estilistas de automotores italianos determinan el presente y aun el futuro en este aspecto. Pero hubo una época en que -con pocas aunque notables excepciones- era en Francia en donde podía comprarse un automóvil de alta calidad mecánica, avanzada técnica y carrocería “alta costura”, con un estilo personal y propio que ostentaban Bugatti, Delage, Delahaye, Hispano-Suiza, Renault, etc. y cuyos “modistos” eran Letourneur et Marchand, Figoni et Falaschi, Chapron, Gangloff, Labourdette, Franay.

Uno de los últimos exponentes de esta época cuyo final se puede ubicar en el comienzo de la última guerra mundial, es el automóvil que hoy presentamos: el Delage D8-120 1939, con carrocería cabriolet Chapron, propiedad del Sr. Héctor Podestá.

Louis Delage era una de esas personalidades impetuosas que conmocionan al mundo en que viven, mundo que generalmente desaparece con su propia desaparición. Un creador que como Gabriel Voisin, Ettore Bugatti, Marc Birkigt, encontraron en Francia el país y el momento maduros para desarrollar la actividad creadora que en ellos se preparaba. Recibido en la escuela de Artes y Oficios de Angers, ingresa como dibujante técnico a Turgan, Foy et Cie (también fabricantes de automóviles en esa época) en 1899, pasando luego al departamento de pruebas de Peugeot. En 1905 deja la firma de Sochaux junto a Augustin Legros y con el se asocia en un taller para la producción de partes mecánicas. El Salón de París de ese mismo año exhibe el primer automóvil que lleva la marca Delage.

Se debe a Legros el diseño de radiador que del primero al último habrían de llevar todos los automóviles Delage, como símbolo distintivo de calidad y de belleza. El título que encabeza esta nota, habría de ser, años más tarde, el slogan propagandístico de la firma.El primer D8 apareció en 1929, dirigido a competir en el mercado en el que se movían Hispano-Suiza y Rolls-Royce. Un motor de ocho cilindros en línea (77 x 109 mm), 80 CV a 3.400 rpm; caja de cuatro velocidades con las dos superiores en toma constante; frenos Dewandre-Perrot con servo; tres distancias entre ejes y una velocidad máxima de 130/140 km/h (según carrocería).

El segundo tipo de automóvil que recibió la denominación D8, se originó en 1934 y traía dos importantes innovaciones: la utilización de suspensión delantera independiente y de la caja electromagnética Cotal. Su motor era de 2.660 cc (75,5 x 77 mm) y su potencia de 60 CV a 4.000 rpm. El número en la denominación del modelo nos indica que también se trataba de un 8 cilindros.

El tercero y último tipo de Delage D8, al que pertenece el del Sr. Podestá, nació en 1936 y su historia debe buscarse mejor en los archivos de la casa Delahaye. En efecto, en 1935 la firma Delage produjo su último automóvil y sus instalaciones, intereses y nombre fueron adquiridos por Delahaye, quien continuó utilizando la marca hasta 1962, muy poco antes de su propia desaparición.

El Delage D8-120 es, entonces, un producto Delahaye. En 1934 esta firma había lanzado un nuevo programa de producción, que incluía tres tipos de 4 y 6 cilindros, que utilizaban los mismos cilindros con idénticos cigüeñal y con distintos diámetros: el Type 122, 4 cilindros, 74 x 107 mm, 40 CV; el Type 124, 4 cilindros, 80 x 107 mm, 50 CV, y el Type 126, 6 cilindros, 75,5 x 107 mm, 60 CV. Un año después y con las consiguientes mejoras, éstos se transformaron en Type 132, Type 134 y Type 135 respectivamente. El 135 adquirió especial renombre por su utilización deportiva y sus dimensiones internas eran de 80 x 107 mm.

Agregando dos cilindros a este motor (4.290 cc de cilindrada) y colocándolo sobre un chasis Delage D8, nació el D8-100, sigla que indicaba la potencia, además del número de cilindros. Pronto un aumento de potencia transformó la denominación en D8-120, que se siguió utilizando aunque los últimos modelos llegaron a tener 144 CV.El D8-120 construido por Delahaye contribuyó aún a la legendaria fama de los Delage por su sólida mecánica, por su carácter, por su confort no retaceado, pero especialmente por las espléndidas carrocerías que sobre su chasis se construyeron. La que aquí ilustramos es debida a Henri Chapron, quien ha hecho un adecuado uso de complejos elementos geométricos para obtener esa línea tan limpia, tan personal y tan francesa que, 26 años después por las calles de Buenos Aires, recibe aún expresiones de admiración de legos y entendidos. De la pequeña serie de 50 ejemplares iguales que construyera Chapron, sólo éste llegó a la Argentina. Verde inglés como su pintura, es el cuero que tapiza sus asientos y sus puertas, y la funda de paño que cubre interiormente la capota.

Ya dentro del Delage, nos llama la atención el tablero. Una placa central de ebonita negra enmarcada por madera lustrada sostiene en el centro dos grandes instrumentos: un cuentavueltas y un velocímetro con cuentakilómetros parcial y totalizador (ambos Jaeger). Parte en el interior de ellos y parte rodeándolos en forma simétrica, encontramos reloj, amperímetro e instrumentos indicadores de presión de aceite, temperatura de aceite, temperatura de agua y nivel de combustible; luz indicadora de contacto, manecillas de contacto, de avance manual, de cebador, luces interiores, etc. En ambos extremos del tablero se abren dos pequeñas guanteras. Montado sobre la columna de dirección y a la izquierda del volante encontramos un brazo cuyo extremo tiene un pequeño casillero, donde se mueve la llave de mando de la caja Cotal; a la derecha, una caja de plástico, el “comodó”, de la que emergen dos palancas, cuyo accionamiento provee todas las variantes imaginables de iluminación exterior y tres diferentes tonos de bocina. En el piso encontramos una pedalera convencional, aunque el embrague sólo se utiliza para arrancar, y en el centro, una palanca para conectar el retroceso. Un pedal provee lubricación centralizada y una llave permite desconectar la batería de todos los circuitos. Los indicadores de viraje son a brazo, marca Klaxon, como las bocinas; el limpiaparabrisas es eléctrico, construido por Marchal, como el resto del equipo eléctrico, incluidos los magníficos faros.

Cabeza de cilindros, cárter, pistones y piezas accesorias son de aluminio en su motor con válvulas a la cabeza comandadas por varillas y balancines. El carburador es un Stromberg descendente, de doble cuerpo, alimentado por una bomba mecánica SEV. En este modelo se ha utilizado un diámetro de 84 mm que con la invariada carrera de 107 mm, totaliza 4.774 cc. Su velocidad máxima de rotación es de 4.300 rpm.

Un embrague monodisco seco lo une a la caja de cuatro velocidades MAAG, licencia Cotal, con trenes de engranajes epicicloidales y comando electromagnético.La suspensión delantera es independiente, a trapecio transversal, con reactores hacia adelante y ballesta transversal. La trasera es a eje rígido tipo Hotchkiss. En ambos trenes se han colocado amortiguadores a palanca Houdaille. Los frenos son hidraúlicos, con circuitos independientes atrás y adelante, y tres zapatas por rueda que se extienden sobre unas campanas de tamaño considerable, sistema construido por Sensaud de Lavaud (de Lavaud obtuvo justa fama al construir un automóvil técnicamente revolucionario en 1928). Las ruedas son de disco perforado Dunlop y calzan neumáticos 6.50 x 17”. Su peso en orden de marcha es de 1.950 kilos y alcanza 160 km/h de velocidad máxima.

El D8-120 Chapron tiene, como una obra de arte, un valor único y atemporal. No son muchos los diseños que a todo lo largo de la historia del automóvil han alcanzado tal madurez estética, y permanecerá como ejemplo de la artesanía de una época que ha sido reemplazada por otra, no peor, sino simplemente distinta.

Para que ustedes lo vean, estará el primer sábado de cada mes, a las cuatro de la tarde, en la plaza Seeber de Palermo, frente al Zoológico, en la acostumbrada reunión del Club de Automóviles de Colección.

Fotos: Horacio Speratti / Archivo Speratti

Esta nota fue publicada originalmente en el número 156 de la Revista Velocidad, del mes de julio de 1963. Era presentada como la segunda entrega de la sección “Autos de Colección” que había empezado dos meses antes y se proponía mostrar periódicamente en las páginas de esta revista autos de colección que se encontraban en Argentina y formaban parte del ambiente en los primeros años de reuniones de clubes y coleccionistas.

Esta sección se convirtió en la primera en presentar periódicamente autos clásicos y fue la antecesora del “Viven Aquí” de la revista Corsa y otras propuestas similares en revistas de autos (Parabrisas, Auto Test, A Todo Motor) en las siguientes décadas.En las páginas de Velocidad se presentaron además del Delage D8-120 Chapron, los Rolls-Royce Silver Ghost y Phantom III, un Stutz Black Hawk, un Bentley 3 Litros, un SS100 o un Mercedes-Benz 300 SL “Ala de Gaviota” carrocería de aluminio, entre otros.

De la nota original de Velocidad sobrevive una sola de las imágenes, realizada también por Horacio Speratti. El resto de las fotografías fueron tomadas de diferentes eventos realizados en el año 1963 (capota verde) y 1970 (capota clara), presumiblemente hechas por el mismo autor. En 1971 el auto fue pintado beige con los guardabarros verde oscuro y la capota negra

Horacio Speratti, el creador de esta sección y autor de las notas, desapareció el 6 de junio de 1976.

Este Delage D8-120 Chapron (chasis 51629) ingresó a la Argentina, después de la Segunda Guerra Mundial, en manos de Fritz Mandl, el fabricante de armas fascista de origen austríaco. Podestá lo adquirió en 1961 y lo vendió en 1990 a Estados Unidos.VadeRetro recomienda las siguientes notas relacionadas:

Autobiográfica

Por amor a un automóvil

Reportaje a Montevideo

Rally de Mar del Plata 1970: de caravana por la 2

6 Comentarios

  1. SALUD DIEGO…TENGO FOTOS DE ESA OBRA DE ARTE….QUÉ SAQUÉ EN EL RALLY DEL RÍO DE LA PLATA DE 1978, DE ESA OBRA DE ARTE……….EN CUALQUIER MOMENTO LAS PASO………

    Responder
    • Perdón y gracias por la aclaración, Sergio. Al final. ¿sabés con qué esquema de color salió de fábrica?

      Tampoco me gustó nada la restauración, el esquema de color ni como le queda el águila de Lalique…

      Abrazo!

      Responder
      • Originalmente el color era un verde claro parecido al que tuvo en un momento el Peugeot 504 XSE de los 70s se ve que Mandel el primer dueño lo pintó de verde oscuro
        Abrazo

  2. Con el «Bebe» Podestá eramos vecinos y amigos, tuve el gusto, más de una vez, que me invitara a dar una vuelta en ese espectacular Delage, el mismo que en una época, era su auto de uso diario.

    Responder
  3. Un gran auto y una lindísima nota que seguramente habré leído en su momento en Velocidad.
    También muy lindo leerlo de nuevo a Horacio con su estilo tan particular, entre coloquial y técnico. Gracias Diego por estas perlitas que quisiéramos ver más seguido en las páginas de VDR.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MÁS ARTÍCULOS…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense