1.418 días, 1.418 clásicos

22/Dic/2022

En la mañanita del sábado pasado, un VW Escarabajo 1968 viajero decoraba la fachada del Hostel El Viajero, el más longevo de los hospedajes “mochileros” de Colonia del Sacramento. Esta Fusca con patente de Uberlandia, en el estado de Minas Gerais, a unos 2.500 km de travesía de Colonia, contaba con varios detalles que anunciaban su impronta aventurera. La baca arriba del techo donde se ubica una carpa plegable, un par de reposeras ubicadas en el “chiquerinho” (el espacio para equipaje ubicado detrás del asiento posterior) y un desorden interior de quien está “viviendo” a su adorado automóvil.

Elementos muy usados en las décadas de los años 60 y 70 como accesorios “aftermarket” en una época en que las Fusca dominaban el paisaje vial brasilero, esas tazas de rueda tan particulares son conocidas en origen como “Calotas Viagem”, tazas viajeras que quedan unidas a las llantas a través de los tornillos de rueda y no son propensas a tomar otros caminos como acostumbraban las originales.

¡Por una temporada de verano con muchos viajeros y muchas viajeras en autos clásicos!

Fotos: Diego Speratti

1 Comentario

  1. Uuy que recuerdos !!! En enero de 1990 todavia no estaban de moda las camperizaciones, las familias rodantes y demàs yerbas que proliferaron en los ultimos años y apareciò en el Autocamping de Ostende una pareja brasileña con un bebè en una Fusca con su carpa, sus herramientas y su taller rodante de artesanias ( armaban bijouterie con una variedad de cocos minusculos) que vendian en las ferias de Gesell y aledaños. Todos jovenes y con niños sub-preescolar armamos una hermosa confraternidad con mùsicos, titiriteros y demàs. Eramos tan hippies !!
    Gracias por el flashback!!!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS ARTÍCULOS…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense