Bora, un viento que sopla hace 50 años

11/Nov/2021

El Salón Internacional del Automóvil de Ginebra de 1971 fue el escenario del estreno del Maserati Bora, que se mantuvo en la línea de montaje hasta 1978 con una producción total de 564 ejemplares. Derivaba del espectacular Boomerang, un prototipo diseñado por Giugiaro con soluciones técnicas futuristas y una carrocería afilada en forma de cuña.

Siguiendo la tendencia que ya había revolucionado los autos de Fórmula 1 en años anteriores, la nueva coupé proponía un motor montado en posición central trasera, con una gran evolución en prestaciones, confort y seguridad con respecto a sus antecesores. Maserati le encomendó a Giorgetto Giugiaro, de Italdesign, que vistiera a este deportivo.El motor era el ya probado V8 de 4.700 cc que ofrecía 310 CV a 6.000 rpm (al que se uniría luego el block llevado a 4.900 cc, que llegaría dos años más tarde), montado longitudinalmente en un bastidor auxiliar unido al monocasco.

Las características distintivas del vehículo incluían faros retráctiles para evitar la resistencia aerodinámica, suspensiones independientes para todas las ruedas (por primera vez en un Maserati), frenos de disco, embrague en seco de disco único, caja de cambios de 5 velocidades y amortiguadores telescópicos.

El Bora combinaba comodidad y prestaciones y tenía una velocidad máxima de 280 km/h, asegurando un gran placer de conducción gracias a la ágil respuesta del motor y su interior bien aislado. Mientras que la ingeniería del vehículo llevaba el nombre de Giulio Alfieri, la aerodinámica y el estilo, como ya mencionamos, fueron obra de Giorgetto Giugiaro, quien creó una coupé de dos plazas con líneas simples y elegantes que le dieron al Maserati Bora una apariencia equilibrada.El enfoque era futurista con un frente bajo y delgado, casi afilado, diseñado para perforar el aire, mientras que la parrilla delantera se caracterizaba por dos entradas de aire rectangulares con un tridente en el centro. Ambos laterales, perfectamente lisos, estaban divididos en el centro por una fina moldura de goma negra, mientras que la parte trasera terminaba en una cola trunca.

El resultado fue un auto que marcó tendencia, con formas fluidas y depuradas, con un carácter  rebelde típico de la década de los años 70, y que hoy sigue siendo popular entre los entusiastas. Medio siglo del Bora, un viento nuevo que sacudió el segmento de los deportivos en su época.

Fotos: Prensa Maserati

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MÁS ARTÍCULOS…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense