Comenzó la restauración del Bentley T más antiguo

21/Abr/2022

Después de décadas de permanecer guardado, alejado de las calles y los caminos, el primer Bentley Serie T vuelve a vivir merced al inicio de una restauración completa. El V8 “pushrod” de 6¼ litros se ha puesto en marcha por primera vez en al menos 15 años, y el motor y la caja de cambios han probado estar en buenas condiciones a pesar de su prolongado tiempo de retiro. Luego del proyecto de restauración programado, que se extenderá por cerca de 18 meses y que devolverá el automóvil a una condición excepcional, este ejemplar se agregará a la reciente colección Heritage de automóviles de Bentley, que juntos dan cuenta de los 103 años de historia de Bentley.

Este ejemplar más antiguo de Serie T completó su fabricación el 28 de septiembre de 1965. Permaneció como un activo de Bentley Motors y su misión fue ser el lienzo para capacitaciones de talleres oficiales en todo el mundo. En la orden de producción se describe con pintura exterior “Gris Concha” y se complementó con un interior de cuero azul.

La Serie T se anunció originalmente y se exhibió por primera vez en el Salón del Automóvil de París el 5 de octubre de 1965 y era significativamente diferente de su predecesor, el S-Type. En particular, la Serie T fue el primer Bentley en utilizar un método de construcción monocasco, en lugar de la técnica de carrocería y chasis separados de todos los Bentley construidos hasta entonces.
El V8 de 6¼ litros y 225 CV se diseñó e introdujo originalmente en 1959, sobre el Bentley S2. En ese momento, se consideró que el motor estaba sobredesarrollado a nivel ingeniería, pero su fuerza, confiabilidad y potencial de desarrollo inherentes lo llevaron a convertirse en el motor principal de Bentley durante los siguientes 50 años. Cuando este propulsor fue finalmente dado de baja en 2019, entregaba más del doble de potencia y tres veces el par original, al mismo tiempo que producía un 99 % menos de emisiones con respecto a las versiones iniciales.

En octubre de 2016, un grupo de pasantes en los talleres de la fábrica inició el proceso de rejuvenecimiento del T-Series VIN 001. Comenzando con la eliminación de molduras y el reacondicionamiento de la carrocería en blanco, el T-Series inició su viaje para regresar al servicio activo. Después de los preparativos iniciales, el trabajo se suspendió mientras la introducción de la gama de productos actual y las futuras actividades de electrificación se convirtieron en una prioridad, pero con una atención renovada en el desarrollo de la Colección Heritage, el automóvil ahora está en camino de volver a la vida.

La historia de la Serie T se inició en 1958, cuando se empezó a trabajar en el diseño del primer Bentley monocasco. Bentley era conocido por sus carrocerías apoyadas sobre un chasis separado, pero las expectativas y los requisitos de los clientes estaban cambiando en un momento en que el encargo de carrocerías fuera de fábrica también estaba en declive. Los clientes querían que sus Bentley fueran externamente más pequeños pero que mantuvieran el espacio, el lujo y la comodidad que esperaban.
Para 1962, John Blatchley, famoso por diseñar el R-Type Continental, había completado un nuevo diseño exterior para una carrocería monocasco de acero y aluminio. El diseño mejoró el espacio para pasajeros respecto del S3 anterior, pero con el automóvil ahora siete pulgadas más corto, cinco pulgadas más bajo y tres pulgadas y media más angosto en sus dimensiones generales. Se aumentó el espacio del habitáculo y un baúl más grande proporcionó más capacidad para el equipaje.

Usando el motor V8 recientemente desarrollado, siete prototipos se sometieron a intensas pruebas que incluyeron trayectos de resistencia de más de 150.000 kilómetros. Las innovaciones conceptuales incluyeron bastidores auxiliares separados para transportar el motor y la transmisión, la suspensión, la dirección y los conjuntos del eje trasero, con soportes de goma ‘Vibrashock’ desarrollados para aislar el ruido y la vibración del camino.

La Serie T proponía un esquema técnico avanzado con suspensión independiente en las cuatro ruedas con control automático de altura según la carga. La presión para la suspensión autonivelante provenía del sistema de frenado hidráulico por triplicado que contaba con discos en las cuatro ruedas. La suspensión constaba de brazos oscilantes dobles y resortes helicoidales en la parte delantera y brazos semi arrastrados en la parte trasera.    El Bentley T-Series fue reconocido como un claro ejemplo de ingeniería innovadora, dado que fue el primer Bentley en alejarse de una propuesta de chasis separado, y esta construcción relativamente liviana brindó un rendimiento impresionante para un sedán de lujo de cuatro puertas en 1965, con una velocidad máxima de más de 180 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h posible de alcanzar en 10,9 segundos.

Se produjeron 1.868 ejemplares de la Serie T de primera generación, con un precio de lista (sin impuestos) de 5.425 libras esterlinas y la mayoría eran berlinas estándar de cuatro puertas. Luego apareció una versión de dos puertas en 1966, y un año después se lanzó una variante descapotable, aunque las cifras de producción se mantuvieron bajas, con sólo 41 automóviles de este tipo terminados. Un nuevo Serie T de segunda generación, conocido como T2, se lanzó en 1977 y se mantuvo en producción hasta 1980.

Fotos: Bentley HeritageVadeRetro recomienda la siguiente nota relacionada:

Bentley amplió su colección Heritage

2 Comentarios

  1. Lindo color pero muy inusual. Qué diría Cinturonga?

    Responder
    • Ecco..!! donde esta Cinturonga cuando se lo necesita !!!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MÁS ARTÍCULOS…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense