La Tía Chola y el Edsel: hasta que la muerte no los separe

5/Ago/2022

Así son los fierros: hay gente que como deseo póstumo se entierra junto con su amado automóvil, otra a la que le construyen sus mausoleos reproduciendo sus vehículos a escala real. Y está la Tía Chola, a la que una placa en la bóveda familiar del Cementerio de la Recoleta la recuerda junto a su querido Edsel Pacer 1958 con el que convivió durante casi medio siglo.

¡Qué sponsor la muerte!, espetó alguna vez el músico y escritor uruguayo Horacio Buscaglia. Y retomando aquella frase pero dándole un giro a su sentido original, hay muertes que parecen sponsoreadas por los fabricantes de automóviles. La millonaria norteamericana Sandra West se hizo enterrar junto a su Ferrari 330 America (en el cementerio de San Antonio, Texas), a Raymond Tse le construyeron una tumba esculpiendo en granito un Mercedes-Benz 240D (W123) en el cementerio de Linden, Nueva Jersey. Y los sobrinos de Chola eligieron que una buena forma de recordarla sería a través de una placa en su mausoleo, en la que ubicaron un retrato de la tía en blanco y negro y otra a color de ella junto a su inmortal Edsel.

Introduciéndose por la calle central del cementerio de Recoleta y devolviéndose por la segunda de sus diagonales a mano derecha se encuentra el mausoleo de la familia Lamas Casella, entre los más barrocos del camposanto, que dedica la mayor parte de su decoración a la memoria del Capitán de Fragata Jorge Alberto Martín Lamas Casellas. Pero sobre su impactante fachada de mármol se da cuenta de otros integrantes de la familia y de momentos felices que atravesaron a través de diferentes placas de mármol o de bronce y fotografías que los recuerdan.“En el bronce y el mármol de este mausoleo, sus hijos en el afecto y sobrinos, Capitán de Fragata Jorge Alberto Martín Lamas Casellas y Fernando Daniel Lamas Casellas, evocan y perpetuan la memoria de esta ilustre, benemérita y virtuosa dama, ejemplo de bondad, generosidad y caridad cristiana, con amor siempre todo lo dio y nunca pidió. Homenaje eterno como el tiempo”, reza el texto de la placa de Antonia Carmen Casellas Gual, la “Tía Chola”, fallecida el 27 de julio de 2010.

Fernando Lamas, el sobrino, homónimo del actor y dandy argentino afincado en EE.UU., conserva el Edsel Pacer 1958 cuatro puertas con caja automática a botones de la Tía Chola, y de vez en cuando participa en encuentros de autos americanos o en otros eventos, como por ejemplo la convocatoria a un concurso de elegancia por los 60 años de la AAAS en el autódromo, en 2018. Ella lo compró en el año 1961 a un cónsul argentino que lo trajo luego de su estadía en Honduras. Fernando hace que al Edsel le siga corriendo nafta por las venas para de paso mantener vivo el recuerdo de la Tía Chola.

Ahora y en la hora de nuestra muerte, Edsel…

Fotos: Diego Speratti y Charlie Kober

¡Gracias a Alberto Segura y Alejandro Tasso por el dato!

1 Comentario

  1. Honor a las tías Chola, quién no tuvo una? La mía era un muestrario de maquillaje, pestañas postizas, spray en el pelo, pintura de labios, vestidos ajustados, tacos muy altos, collares varios y pulseras esclavas que cuando tocaba el piano en Nochebuena le daban ritmo al tema elegido, nos hacía reir mucho a los sobrinos. Honor a las tías Chola.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MÁS ARTÍCULOS…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense