Retromobile 2020: el stand de Citroën

staff
CITROEN_RETROMOBILE_2020_3D_VUE001
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Citroen_GS_par_Tristan_Auer_pour_Les_Bains_Credit photo Amaury Laparra-3M

En la edición 2020 del Salón Rétromobile (Paris Expo Porte de Versailles), que se celebrará del miércoles 5 al domingo 9 de febrero, Citroën invita a les visitantes a descubrir su stand en el Pabellón I. Tras una edición histórica que coincidió en 2019 con el centenario de la marca, Citroën festeja un nuevo aniversario para el que ha impregnado su stand del espíritu aventurero… Los 50 años del GS y la audacia de la primera travesía del Sáhara de la historia en automóvil serán los ejes temáticos del espacio parisino.

CITROEN_RETROMOBILE_2020_3D_VUE001

Tras el lanzamiento del SM, el GS se presentó en el Salón de París de 1970 y fue la gran estrella de aquella cita. Recibió el premio “Auto del Año” en Europa en 1971. Su éxito comercial, con casi 2,5 millones de unidades entre 1970 y 1987 (incluyendo el GSA), demuestra el éxito de un modelo que tuvo una destacada trayectoria en numerosos mercados.

La clave de su éxito: un vehículo de gama media (4,12 m de longitud, 1,60 m de anchura, 1,34 m de altura, 900 kg de peso en vacío), con cinco plazas y bien adaptado a las necesidades de la época. Fabricado en la planta de Rennes-la-Janais, en Francia, siguiendo el genial planteamiento realizado por sus diseñadores. El GS exhibía un diseño moderno y aerodinámico, montaba un motor de cuatro cilindros bóxer inédito y tenía un habitáculo muy bien estudiado. Como colofón, disponía de la suspensión hidráulica que le proporcionaba un confort y un comportamiento en carretera que sus rivales fueron incapaces de igualar. El GS tenía, además, otras características que le convertían en un modelo adelantado a su tiempo como, por ejemplo, cuatro frenos de disco y un baúl de 465 litros (710 para la versión break). Y, por supuesto, algunos elementos tan originales como el freno de mano con la palanca en el centro del tablero o el velocímetro rotativo presentado en un cristal con una lupa.

Su larga carrera incluyó varias evoluciones de carrocería (break y un rediseño que lo convirtió en GSA) o mecánicas (cilindrada, cajas de cambios de cinco marchas o transmisión C-Matic) e incluso una efímera versión con motor rotativo “Birotor” de la que se fabricaron 847 unidades entre 1973 y 1975.

GS 1971 - CL_71_10_15

Tableau de bord GS Pallas - CL_75_15_5

El GSA sustituyó al GS en 1979. Este modelo adoptó unos voluminosos paragolpes envolventes fabricados en material sintético y un práctico portón trasero. Asimismo, disponía de una toma de “diagnosis” bajo el capó que permitía diferentes controles y reglajes: tensión de la batería en vacío en el arranque, ángulo y simetría de las levas, régimen del ralentí… Tal como afirmó la prensa de la época: «Con el GS, Citroën da en el blanco».

A su línea y su diseño innovadores, el GS añadía un excelente comportamiento, con lo que ha sabido conquistar a les coleccionistas. En el universo de los Citroën clásicos, el GS tiene antecesores y sucesores que a veces le quitan protagonismo, pero cuenta con numeroses fieles que este año celebrarán sus 50 años de existencia.

Citroân_GS_par_Tristan_Auer_pour_Les_Bains_CrÇdit photo Amaury Laparra-7M

Citroân_GS_par_Tristan_Auer_pour_Les_Bains_04M

Con motivo de los 50 años del GS, la marca presenta Citroën GS by Tristan Auer para Les Bains. Citroën ha encomendado al diseñador de interiores Tristan Auer la transformación de un GS para exponerlo en Rétromobile antes de ser instalado en su espacio para los 3 próximos años: Les Bains, una institución da la noche parisina desde 1978, la época del GS.

Arnaud Belloni, Director de Marketing y Comunicación de Citroën, declaró: “Para Citroën, los 50 años del GS son una oportunidad para recuperar el espíritu de los años 70 y los 80 y combinarlo con la elegancia actual. Sabemos del talento de Tristan Auer para reinterpretar los clásicos de la marca en el marco de su actividad de ‘cartailoring’.  Para el GS, tenía carta blanca y la idea no era limitarse a hacer un auto de exposición. Después de Rétromobile, este GS se instalará en Les Bains, el mítico club de las noches parisinas, un viaje en el tiempo que, estoy seguro, seducirá a les clientes de entonces y a les actuales, y a todes les fans de la marca”.

Citroen_GS_par_Tristan_Auer_pour_Les_Bains_03M

Citroân_GS_par_Tristan_Auer_pour_Les_Bains_08M

Con esta transformación, Tristan Auer homenajea al ser humano, al confort y al diseño, valores en línea con Citroën. Apasionado por la restauración a medida de vehículos antiguos, ha reinterpretado y mejorado este vehículo de cortesía que se pondrá a disposición de les huéspedes del establecimiento, situado cerca del Centro Pompidou. Para esta metamorfosis, Citroën eligió un GS 1015 Confort de 1972.

Denis Huille, de Citroën Heritage, agregó: “La restauración y la coordinación de la transformación han sido efectuadas por el equipo de Citroën Heritage, con, sobre todo, una revisión mecánica completa en el seno del Conservatorio Citroën. Bajo la dirección artística de Tristan Auer, se ha efectuado una restauración completa, tanto interior como exterior, llevada a cabo por artesanes: asientos, tablero, consola, recubrimiento del techo, bandeja trasera, alfombras, paneles, baúl… sin olvidar la pintura”.

Citroân_GS_par_Tristan_Auer_pour_Les_Bains_CrÇdit photo Amaury Laparra-4M

Citroen_GS_par_Tristan_Auer_pour_Les_Bains_Credit photo Amaury Laparra-12M

Tras su exposición en Rétromobile, el Citroën GS by Tristan Auer para Les Bains se cederá durante tres años al hotel situado en el número 7 de la calle de Bourg L’Abbé, en París.

La primera travesía del Sáhara en automóvil tuvo lugar del 19 de diciembre de 1922 al 7 de enero de 1923 con cinco autocadenas Citroën: Scarabée d’Or, Croissant d’Argent, Tortue Volante, Bœuf Apis y Chenille Rampante (los dos últimos vehículos de carga). Bajo el doble mando de Georges-Marie Haardt, jefe de expedición, y de Louis Audouin-Dubreuil, su segundo, recorrieron más de 3.200 km por el desierto en la ida. El regreso no estaba inicialmente previsto pero el éxito de la operación y la fiabilidad de los vehículos convenció al equipo para regresar por el mismo camino duplicando, de este modo, el éxito alcanzado. Además del fantástico logro tecnológico conseguido en 1922 con los autocadenas construidos sobre la base del Citroën B2 10 HP modelo K1, esta expedición abrió el camino a los posteriores Cruceros Citroën (Negro, Amarillo, etc.) y a la realización de rutas inexploradas que fueron posteriormente retomadas por los estados mayores de todas las naciones. La expedición fue llevada al cine y contada en libros, como demostración del saber hacer y de un espíritu de aventura inherente desde siempre a la marca Citroën. Sin olvidar, una pequeña historia dentro de la gran aventura: al equipo le acompañó Flossie, un perrito que Hergé tomó como inspiración para el célebre Milú, compañero de Tintín.

CITROEN_SCARABEE_D'OR_TRAVERSEE_SAHARA_1922_ETAPE_DANS_DESERT_AVEC_LA_MASCOTTE_FLOSSIE_M

CITROEN_SCARABEE_D'OR_TRAVERSEE_SAHARA_1922_M

Para preparar la travesía del Sáhara, desde Touggourt (Argelia) hasta Tombouctou (Mali), André Citroën creó un servicio especial en enero de 1921. La misión se llevó a cabo con vehículos equipados con orugas Kégresse. André Citroën supo ver las posibilidades del invento: un mecanismo con una banda sin fin creado por Adolphe Kégresse. Esta primicia mundial inspiró todos los rallies de largo kilometraje de la historia moderna. Este viaje de exploración se realizó bajo la atenta mirada de la prensa de la época con boletines regulares en los periódicos cada vez que las transmisiones de radio o de telégrafo conseguían llegar a París desde el desierto. Fue una demostración del saber hacer industrial, técnico y comercial de Citroën, en forma de una epopeya que fue, al mismo tiempo, una gran aventura humana. En el prólogo del libro de la expedición, publicado en 1923 por la editorial PLON, André Citroën indica, hablando de los aventureros: “(…) Su mayor satisfacción es poder decir que, gracias a ellos, se ha edificado una obra perdurable que seguirá dando resultados incluso cuando ellos mismos hayan desaparecido. Para ellos, esto es lo esencial: los arquitectos mueren, pero el templo queda para siempre”.

Citroën presenta la réplica del autocadenas Escarabajo de Oro (Scarabée d’Or), una reproducción idéntica al original que participó en las celebraciones del Centenario de Citroën: Born Paris XV, la exposición de 100 años Citroën y el Encuentro del Siglo (Rassemblement du Siècle), celebrados en julio 2019.

CITROEN_SCARABEE_D_OR_CONVOI_SAHARA┬®CITROEN COMMUNICATION_0

La presentación de esta réplica permite destacar el trabajo de un equipo de 160 estudiantes de la escuela de ingenieros de Artes y Oficios y del Liceo Profesional de los oficios del automóvil Château d’Épluches y de 50 profesores y auxiliares con una inversión de 50.000 horas de trabajo y 1.500 kg de metal en once centros de producción.

Como en años anteriores, lxs visitantes podrán conversar con lxs representantes de clubes de coleccionistas presentes en el stand y admirar otros modelos de la marca como un C6 Limousine de 1931, un Traction Avant 11 CV de 1938, un GS 1015 de 1971, un GSA Tuner (serie limitada) de 1982, un 2CV Charleston de 1980, un Mehari “Arlequin” de 1972 y un CX GTI Turbo 2 de 1986.

Fotos: Prensa Citroën

CITROEN_SCARABEE_D'OR_TRAVERSEE_SAHARA_1922_GM_HAARDT_et_L_AUDOUIN_DUBREUIL_AVEC_LA_MASCOTTE_FLOSSIE_M

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*