Toda Flor 2022: un parque de curiosidades

13/Ene/2022

El Concurso de Elegancia en Punta del Este dejó mucha tela que cortar o, haciéndole honor al nombre del lugar, mucho brote pa’ podar. Regamos las siguientes líneas de sucesos y anécdotas vistas y oídas el domingo pasado:

Kombi-nadosUn detalle pintoresco es que dos de los puestos comerciales del concurso giraban en torno a VW Kombi. En uno se ofrecían a la venta flores y en otro ropa vintage, éste también ambientado con una Vespa. Otro atributo a destacar es que quienes atendían estos espacios estaban vestidos “con onda”.

Coleccionista modeloDa gusto verlo participando en distintos eventos. El propietario del Alfa Romeo 6C 1750 GS Zagato, con doble árbol y compresor, siempre se queda merodeando su auto, dispuesto a explicar en profundidad su historia y su legado técnico. A cada uno de los muy variados vehículos que integran su colección los estudió y entendió en profundidad, y no pierde oportunidad de hacer saber el disfrute que representa para el expandir el conocimiento sobre estos autos a los entusiastas, la prensa o los amigos a los que les despiertan curiosidad estas máquinas. En el caso del Alfa, “Best of Show” en Punta del Este y también en Autoclásica en el año 2000, hace más de 30 años que están juntos y el auto sigue luciendo un estado fantástico luego de una restauración ya lejana en el tiempo en los talleres de Jim Stokes, en Inglaterra.

Jurado con pedigríLa labor de evaluar a los autos participantes fue llevada adelante positivamente por “Manolo” Scoseria y Jorge Tomassi. “Manolo” es socio del Montevideo Classic Car Club y fue durante años el representante de FIVA (Fédération Internationale des Véhicules Anciens) en Sudamérica, y Jorge es el presidente del ACU (Automóvil Club del Uruguay) y activo integrante de la FIA (Federación Internacional del Automóvil). Un lujo.

Uruguayos campeonesEl año pasado se conmemoraron los 25 años del primero de los cuatro Campeonatos Mundiales de Rallies del Grupo N obtenidos por el piloto uruguayo Gustavo Trelles. Éste decidió tomar el toro por las astas y recuperar el Mitsubishi Lancer Evo III con el que logró aquel campeonato de 1996 y que había pasado años tirado a la intemperie o dentro de un container en instalaciones portuarias orientales (uruguayas, no japonesas). El proyecto de recuperación, en tiempo récord estuvo a cargo de la sabiduría y el fanatismo por el rally de Eduardo Von Gerngross. Máquina y hacedores se juntaron en el concurso de elegancia y contagiaron su orgullo por todo lo conseguido.

Tanque llenoCada participante seleccionado del concurso tuvo, entre otras recompensas, un “all inclusive” de alimentos y bebidas, al igual que cada uno de los invitados. El menú gastronómico incluyó empanadas de remolacha, bondiola o pollo, y sándwiches de lomo y de queso con cebolla. De postre, helado de palito artesanal, de frutilla o durazno y luego café italiano. Para la refrigeración, aguas minerales, de fruta, cerveza artesanal y vinos de la zona.

El podio de los 6 palosA grosso modo la suma de los valores internacionales que se manejan como precios estimados para los tres ganadores de las distintas categorías del concurso asciende a seis millones de dólares. Ninguno de los tres autos está radicado en Uruguay y se encuentran por aquí en calidad de visitantes o importación temporaria.

Banda de sonidoEl canto de los pájaros, el silencio del campo sólo interrumpido eventualmente por la puesta en marcha de algún motor. Todo invitaba a la buena charla bajo la sombra de los árboles. Pero en un sector del evento tenía algo más de protagonismo el sistema de audio amplificado, que acompañó la propuesta a la perfección, con un volumen adecuado y una selección interesante de obras musicales, que iban de viejos éxitos interpretados por la gran Macy Gray hasta versiones instrumentales de canciones populares peruanas de raíz folklórica.

Visitante/residenteSin duda, además de la presencia de los autos del Montevideo Classic Car Club, el salto de calidad entre los vehículos exhibidos en concurso se debió a la presencia de máquinas patentadas en Argentina, cuyos propietarios en algún caso están de turistas, pero esencialmente son personas que han fijado residencia en la zona en los últimos años y se acostumbraron a traer y llevar sus clásicos para disfrutarlos por temporadas en los caminos de mar y sierras aledaños. También se vieron algunos autos matriculados en Montana o en la Florida gringa, no en la uruguaya.

Festival de lo OrdinarioSin ánimo de recrear el FOTU (Festival of the Unexceptional) inglés, hubo algunos pocos autos que desentonaron para una convocatoria de un concurso de elegancia (alguno cortado, un par tuneados, el infaltable restomod y algún otro en estado semi abandónico). Otra curiosidad fue la presencia de un pequeño sport prototipo “fatto in casa” con chasis tubular y motor VW Audi, de un divertido protagonista del ambiente. Contaba que el auto había sido bautizado popularmente como “Tiburonga”, mitad Tiburón, y mitad ya saben que… También se comentaba, delicias de realismo subtropical, que sus papeles de circulación lo describen como Porsche 917 Spider…

280 kilos para la 280 oroLos 100 km finales hacia el concurso y los de regreso al mismo punto los pude hacer acompañando a Andrés Buela, del MCCC, en su Mercedes-Benz W107. Además de la amabilidad de haberme llevado y traido, y la buenas charlas ruteras, Andrés me hizo partícipe de un hito en su relación con su auto, que ya ha pasado por tres generaciones de los Buela. Cuando el odómetro VDO marcó la cifra esperada se paró a un costado de la ruta e hizo una foto del acontecimiento. Su 280 SLC completaba en ese momento los 280.000 km. ¡Cosas de gente sensible y fanática de los autos!

Solaz y acompañadosEl domingo 9 de enero fue un día de climatología agradable en la zona esteña, sin demasiado calor, ni mucho viento. El sol brilló la mayor parte del día, con algunas nubes aisladas, pero aún así se necesitaba un refugio como el que daban los diferentes sectores boscosos de Toda Flor. Sobre el pasto o la pinocha se armaban agradables sectores donde socializar y descansar, con algunas sillas de madera, otras reposeras aportadas por los participantes, asientos construidos sobre troncos, mesas de madera y fardos de pasto. Desde cada uno de estos sectores “sociales” además se podía ver la mayor parte de los autos exhibidos y todo lo que acontecía en el concurso. Impecable, bó.

La ruta cultural

Los grandes medios argentinos la instalaron como la zona del boom inmobiliario de la temporada. Lo cierto es que a muy poca distancia de Toda Flor, sobre la misma ruta 104, el día anterior al concurso se inauguró la nueva sede del MACA (Museo de Arte Contemporáneo Atchugarry) llevado adelante por el escultor uruguayo asociado al arquitecto Carlos Ott y que además del espectacular edificio, reúne obra de Torres García, León Ferrari, los grandes artistas cinéticos latinoamericanos o de Christo y Jeanne-Claude, junto a propuestas del dueño de casa.

Fotos: Diego SperattiVadeRetro recomienda las siguientes notas relacionadas:

Toda Flor 2022: hoja de ruta

Toda Flor 2022: los ganadores

2 Comentarios

  1. Foto del Tiburonga por favor

    Responder
  2. En primer lugar: Los «vestidos con onda» somos nosotros…que estamos con la misma «onda» que el 99por ciento de la gente que asistió..cabe aclarar que no vendemos ropa «vintage»(bastaba nada mas con arrimarse a mirar y o preguntar) es ropa confeccionada a mano (de hoy).
    Segundo; el destrato hacia alguno de los participantes(lamentable) es innecesario en la redacción: basta con no nombrarlos o no subir fotos. Salúdo

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS ARTÍCULOS…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense