Vocho de Bodas, o el Escarabajo del herrero talentoso

staff
WeddingBeetle(1)
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

WeddingBeetle(1)

¿Alguna vez tuviste ganas de dar una vuelta en la carroza mágica de la Cenicienta? Pues para hacerlo no hay que buscar mucho mas allá que el “Vocho de Bodas” o “The Wedding Beetle”, un fascinante Escarabajo realizado con hierro forjado de forma artesanal y construido originalmente en la década de los años 60.

El “Vocho de Bodas” fue una creación de Rafael Esparza Prieto, un hábil y creativo soldador y herrero mexicano. Para 1968, Esparza Prieto estaba trabajando en una casa de repuestos, cuando su jefe le pidió que creara una carrocería de Escarabajo única para exhibirla junto al local, y así atraer a nuevos clientes.

Usando un Escarabajo como base, Esparza Prieto construyó el esqueleto del vehículo en hierro forjado pintado de color blanco y llenó artesanal y artísticamente los espacios con patrones florales únicos y firuletes decorativos. El dueño de la casa de repuestos quedó tan impresionado con su trabajo que exhibió el producto terminado en una plataforma giratoria en el exterior de su negocio, donde rápidamente llamó la atención de los locales. Y también de algunos funcionarios de VW que inmediatamente le echaron el ojo.

Impresionados por el trabajo, desde la planta de Volkswagen en Puebla, le encomendaron a Esparza Prieto construir dos ejemplares adicionales de su “Vocho” artesanal para ser promocionados durante los Juegos Olímpicos de México de 1968. Adicionalmente, uno de ellos podía marchar perfectamente. La estructura de acero dejaba desnudo al vehículo, y aunque era un trabajo sofisticado, dejaba la posibilidad de exponer la mecánica y sus partes a quien quisiera curiosearla. El conductor, los pasajeros y hasta otros vehículos que compartían las calles podían espiar que había debajo del caparazón de hierro.

WeddingBeetle

Atletas, artesanos, y fanáticos del automóvil de alrededor del planeta tuvieron oportunidad de admirar la obra y a sus componentes mecánicos, comenzando por el motor bóxer de cuatro cilindros opuestos y 1,5 litros que disponía de 53 caballos. Como la popularidad de estos “Vochos” crecía a la par de la celebración de los Juegos Olímpicos, Volkswagen le encargó a Esparza Prieto construir una serie adicional de 20 creaciones para ser exhibidas en diferentes concesionarios de VW alrededor del mundo.

El caprichoso diseño en metal blanco del auto evocaba imágenes de la carroza/calabaza tirado por caballos de la Cenicienta y, como el apodo del auto lo sugiere, los autos no tardaron en ser ofrecidos en alquiler a parejas felices como pintorescos autos “de fuga” en su día más especial.

Luego de que Esparza Prieto emigró a California, Estados Unidos, construyó dos “Vochos de Bodas” más por sus propios medios, uno de ellos para ser utilizado como vehículo de promoción y decoración de un restaurant de cocina mexicana en Santa Barbara, California. Junto a su creación original, se completaron un estimado de 23 “Vochos de Bodas” en total. Muchos otros herreros y soldadores desde entonces han imitado el trabajo de Esparza Prieto y construyeron sus propias versiones de hierro forjado utilizando diferentes colores y patrones.

684574_1969_Beetle_Wedding_Car-Large-9485

Es raro poder apreciar un “Vocho de Bodas” en la actualidad, y no sólo por el limitado número de ejemplares construidos que los hace objetos de deseo de los coleccionistas. Mientras estos automóviles hechos arte son perfectos para sesiones de fotos pre o post casamientos, las peculiares creaciones no incluyen un parabrisas (al menos originalmente) o partes de chapa para proteger a los pasajeros del clima o las piedras y otros objetos que den vueltas por las calles, por lo que no son aptos para el uso diario.

Uno de los que tuvo más recientemente difusión, al menos por las redes, fue justamente el Escarabajo construido para el restaurant mexicano “Casa Linda”, que la casa de subastas RM Sothebys ofreció a la venta en septiembre de 2019 y encontró nuevo propietario que pagó por el 78.400 dólares.

La fascinante silueta del auto y el trabajo artesanal todavía tienen el efecto y despiertan el interés que imaginó Esparza Prieto cuando ideó el “Vocho de Bodas”, más de 50 años atrás.

Fotos: Prensa VW y RM Sothebys

1970-Volkswagen-Beetle--Casa-Linda-Lace--by-Rafael-Esparza-Prieto_0

1970-Volkswagen-Beetle--Casa-Linda-Lace--by-Rafael-Esparza-Prieto_1

1970-Volkswagen-Beetle--Casa-Linda-Lace--by-Rafael-Esparza-Prieto_7

1970-Volkswagen-Beetle--Casa-Linda-Lace--by-Rafael-Esparza-Prieto_10

1970-Volkswagen-Beetle--Casa-Linda-Lace--by-Rafael-Esparza-Prieto_17

1970-Volkswagen-Beetle--Casa-Linda-Lace--by-Rafael-Esparza-Prieto_3

1970-Volkswagen-Beetle--Casa-Linda-Lace--by-Rafael-Esparza-Prieto_2

1970-Volkswagen-Beetle--Casa-Linda-Lace--by-Rafael-Esparza-Prieto_9

1970-Volkswagen-Beetle--Casa-Linda-Lace--by-Rafael-Esparza-Prieto_16

1970-Volkswagen-Beetle--Casa-Linda-Lace--by-Rafael-Esparza-Prieto_5

1970-Volkswagen-Beetle--Casa-Linda-Lace--by-Rafael-Esparza-Prieto_4

1 Comentario, RSS

  1. Güilbeis @

    Paso.
    El auto del enano de cemento.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*