Ballena varada en San Cristóbal

9/Mar/2010

Siguiendo con la caja de Pandora que resultó ser la calle Sarandí, en el barrio de San Cristóbal, ayer paseando por la misma cuadra en la que una vez me topé con una IES Gringa y con el simpático carro fúnebre de la semana pasada, vi que asomaba desde un taller la trompa naranja de una impecable Serie2 de 1973.

Sin poder negociar ni un poquito con mi impulso, este me llevó de las pestañas a preguntar de quién era ese auto, si lo vendía y demás cuestiones que uno plantea ante un bicho semejante. La Chevy no resultó ser la mejor del mundo, pero tampoco la peor, así que charlando amablemente entre vecinos tuercas, enfoque de repente una especie de ballena varada en el fondo del taller, que me resultaba familiar…

Buick Electra 1959

Buick Electra 1959

Al preguntar, el padre de mi interlocutor salió desde uno de los miles de huecos que tienen los talleres de barrio, y con el mentón apuntando a mi nariz me preguntó: «¿Sabés lo que es eso?». Sí… un Buick Electra de 1959.

Al confirmarme digno de sus discursos, procedió a relatar la larga historia del auto, y su cortísimo boletín de dueños, en el que el Sr. Juan, acredita el segundo y hasta ahora último folio. Lo salvó del desguace en manos de los implacables gitanos de Av. Juan B. Justo, y lo armó todo, hasta que su paciencia encontró un límite, y con la obra rematada en un 95%, decidió tomarse un descanso que ya lleva algún que otro lustro.

Como buen curioso pregunté el hipotético precio (como verán, más relacionado con una hipoteca que con una hipótesis), y luego de decirme que es una de las dos coupés hardtop del modelo en el país (en realidad todas la coupés Buick Electra 1959 eran hardtop) disparó una cifra propia de un Granturismo italiano de los sesenta de marca blasonada.

Sin entrar en detalles, me dediqué a retratar este mastodonte, que a mi entender está más logrado que sus coetáneos como el Impala (lancha Justicialista) o Cadillac Eldorado del mismo año. Es difícil hablar de diseño, sobre un objeto de este tipo, pero se puede decir que al menos tiene doble alas, adelante y atrás, y que eso lo equilibra de alguna manera, haciendo que dialoguen un poco más los extremos del auto, y se comuniquen a través de sendas extrusiones metálicas aplicadas en sus zonas nobles.

Últimas entradas de H. Charalambop... (ver todo)

3 Comentarios

  1. PERDON ERA UN CHEVROLET 28 NO 38

    Responder
  2. Una vez un amigo me pidio que lo acompañe a un chapista que le habian recomendado para llevar su camioneta 4 x 4 nuevita, la cual habia sufrido un rayon supermercadoril que no lo dejaba dormir en paz, este taller queda en zona norte tiene buena fama y el dueño es un tipo bastante rustico que comenzo pintando muy bien autos alemanes caros, al cual le fue bien y ahora tiene un bonito taller con empleados que trabajan por el.
    Cuando entramos el tipo nos atiende como si estuviese pintando el mercedes de F1 con el que va a debutar schumacher en Barein y nosotros lo venimos a importunar suplicandole que arregle un cachivache, luego de la consulta de rigor por la camioneta de mi amigo, veo que a un costado y con una fina capa de polvo que lo cubria había un chevrolet 38, le faltaba algo de restauracion, pero se lo veía en buenas condiciones, ante mi consulta el tipo me dice, con el menton apuntando a mi frente » De eshtas cupe no hay mas, a lo que le respondo, claro es del año 38, sabes cuanto vale eshto pibe ? cuanto vale maestro le contesto, vale U$S 50.000 !!. Como aparecia en forma de globito sobre la historieta de Condorito, hice PLOOP !!

    Responder
  3. El maestro italiano se habría inspirado en el Electra para diseñar el Peugeot 404. El resultado fue peor que el modelo.

    Pregunto por las fotos, ¿dejó de funcionar el autofoco o también es puro arte?

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS ARTÍCULOS…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense