El Ford T del Sarrasani

Diego Speratti
Ford T sarrasani slider
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Ford T Sarrasani

Pocos circos tan universales como el Sarrasani, “el Cirque du Soleil de la primera mitad del siglo XX”. Y pocos circos tan argentinos, ya que desde su primera visita al país en 1924 encontró el favor del público y de las autoridades de turno, convirtiéndose en patrimonio intangible del pueblo argentino. “Uy, llegó el Sarrasani” o “parecen el Sarrasani” son frases que no pierden vigencia y siguen siendo usadas por aquí para describir cualquier situación circense o rayana al ridículo.

El “Día del Circo” en Argentina se celebra hoy, en honor al artista uruguayo José Podestá, pionero del circo criollo en Argentina. Cuando el Sarrasani llegó, causó una revolución, con su propuesta tecnológica, multiétnica, y su troupe de talentosos y talentosas acróbatas, contorsionistas, domadores y domadoras y una auténtica “Arca de Noé” de animales.

Hans Sarrasani

En las fotos podemos ver a su fundador Hans Stosch-Sarrasani (Sr) delante de un camión con ruedas macizas, con su típico traje de Maharajá con el que presentaba los espectáculos. En la otra imagen podemos ver un camión Ford TT y una casilla rodante, utilizadas en parte de las giras sudamericanas. Otro hecho que caracterizaba a su mentor y al circo en general era el carácter megalómano de todo lo que encaraban. En su base en Dresde, Alemania, se asegura que el circo llegó a tener 150 vehículos en simultáneo, comprados a tres empresas locales: Daimler-Benz, Opel y Hanomag.

Luego de la muerte de Hans Sr en Brasil en 1934, su hijo Hans Jr tomó el mando de la compañía, hasta su temprana muerte en 1941. Después de la Segunda Guerra Mundial, el circo se relanzó al mando de Gertrude Helene Kunz, la viuda de Hans Jr, con sus primeras funciones vendidas en Buenos Aires en 1948. En 1950 el gobierno lo declaró “Circo Nacional Argentino”. Hoy lo recordamos en el “Día del Circo”.

Foto: Archivo General de la Nación

3 Comentarios, RSS

  1. Gaucho Pobre @

    Muy buena la imagen del TT y de la casilla. Hace unos 20 años pasó por Bahía el Circo Raluy, con un montón de carromatos de madera, con bar/café incluido y como estrella un viejo camión Latil tracción delantera.

  2. Alejandro Marino @

    Decia Gonzalez Tuñon:

    “No debe tener esqueleto
    el enano de Sarrasani
    que bien parece un amuleto
    de la joyería Escasany.
    Salta la cuerda, sáltala,
    ojos de rata, cara de clown
    y el trala-trala-trálala,
    rima en tu viejo corazón.

    Y no se inmute, amigo, la vida es dura,
    con la filosofía poco se goza.
    Eche veinte centavos en la ranura
    si quiere ver la vida color de rosa.”

  3. Especies en extinción los circos, tuvieron su apogeo.
    En unos años se pondran de moda, ya como fetiche.

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*