La restauración de una Ferrari 330 GTC de concurso

27/Oct/2022

Renombrada especialista en la restauración de Ferrari pero también en distintos modelos de marcas como Lamborghini o Aston Martin, la empresa inglesa Bell Sport & Classic reveló todos los detalles de la restauración de una Ferrari 330 GTC de 1966, ejemplar que obtuvo una victoria en su clase en la edición 2022 de Salón Privé Concours d’Elégance.

El premio en el mencionado evento y el Certificado Ferrari Classiche del automóvil son parte del resultado de la restauración y reconstrucción intensivas de tres años en la sede de Bell Sport & Classic en Hertfordshire. Dirigido por el equipo de expertos de la empresa, cada componente del 330 GTC ha sido restaurado, reacondicionado o sometido a ingeniería inversa, con las últimas técnicas de restauración e ingeniería empleadas.

Al igual que todas las restauraciones de Bell Sport & Classic, se aplicó un enfoque más que obsesivo a través de una combinación inigualable de experiencia y pericia, creando un automóvil que es en todas las facetas mejor que cuando salió de fábrica, y que probablemente sea el mejor Ferrari 330 GTC en existencia.“Presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1966, el 330 GTC tomó su chasis del 275 GTB Berlinetta y su motor V12 de cuatro litros y 300 CV del 330 2+2 Coupé. Vestido por Pininfarina con una carrocería sensualmente elegante, causó un impacto inmediato y era en gran medida un automóvil para el conductor más exigente. Es el tipo de Ferrari que podrías imaginar que Enzo usaría como auto de todos los días”, explica Tim Kearns, director general de Bell Sport & Classic.

“Maranello fabricó 600 ejemplares entre 1966 y finales de 1968 y este ejemplar se construyó durante el año inicial de producción”, añade Peter Smith, director de Adquisición y Ventas de Bell Sport & Classic. “Nos llegó por primera vez hace seis años y denotaba un uso bastante intenso. Este ejemplar fue vendido inicialmente en Suiza, pasó un tiempo en EE.UU. y finalmente fue adquirido y rescatado en Venezuela. Aunque el motor no estaba funcionando y la carrocería se había repintado de azul, literalmente cada tuerca y tornillo eran originales, por lo que era un buen ejemplar sobre el cual trabajar, y sabíamos que podíamos hacerlo lo más perfecto posible”.Pasaron dos semanas quitando metódicamente todos los componentes del interior del Ferrari antes de que el equipo de restauración, dirigido por Elliot East, se dedicó a las molduras exteriores y comenzó a desmontar cuidadosamente las piezas, incluidos las partes cromadas, los paragolpes, los faros y los vidrios. Sólo después de que se completó esa etapa, la atención se centró en los componentes del tren motriz y la suspensión.

El enfoque de Bell Sport & Classic exige prodigar el mismo esfuerzo en cada elemento del automóvil, ya sea visible o no. Las ruedas originales de magnesio fundido de 14 pulgadas del 330, muy desgastadas y severamente corroídas, fueron restauradas y elevadas a una condición reluciente; este mismo enfoque se aplica en todo el automóvil, incluso en los componentes que permanecerán ocultos a la vista, en lo profundo de la estructura de la máquina.Como explica Matt Wilton, quien supervisó el proyecto y tiene toda una vida de experiencia en el más alto nivel de restauración de Ferrari clásicas: “varias de las imperfecciones eran relativamente menores y lo más probable es que nunca las vería un cliente, pero en una restauración, todo importa. Sí, requiere mucho tiempo, pero brinda a nuestros clientes la total confianza de que el automóvil que reciben de nosotros es perfecto en cada detalle”.

Se dedicó un mes a desmontar la suspensión y lijar los componentes antes de volver a protegerlos, pintarlos o bañarlos según fuera necesario. Los amortiguadores, los brazos de suspensión y los resortes originales se reacondicionaron y conservaron.“El brazo de dirección y cada pequeño soporte que había sido niquelado originalmente, fueron vueltos a bañar”, continúa Matt Wilton. “Otros componentes, como el enlace de la barra estabilizadora, se restauraron a su terminación original de níquel satinado. Absolutamente todo en este auto está en las mismas condiciones, o mejores, que el día que salió de fábrica”.

El proceso que eventualmente aseguraría una terminación exterior exquisita, completamente libre de la más mínima imperfección, comenzó más de dos años antes de que se programara la pintura, e implicó limpiar la carrocería del automóvil, no con arena, sino con cáscaras de nuez trituradas.

“Una de las desventajas de usar chorro de arena en las áreas delicadas de los paneles más grandes es que puede calentar el acero y hacer que se distorsione. Sin embargo, eso no sucede con el granallado de nueces”, continúa Elliot East. “Es una técnica que siempre es mejor para las áreas potencialmente más frágiles”.Cuando el automóvil llegó a Bell Sport & Classic, estaba pintado en azul pálido y claramente había recibido varias manos distintas durante su vida útil. Como parte del proceso de investigación para su restauración, los documentos de construcción originales de fábrica confirmaron que el 330 GTC Chassis No. 9069 dejó Maranello con un hermoso e inusual color verde pálido. Antes de que se pintara la carrocería y la Ferrari recuperara su impresionante Verde Chiaro Metallizato original, el equipo emprendió una construcción completamente en seco. Si bien este proceso de volver a armar y luego volver a desmontar antes de pintar toma tiempo, es parte integral de cada proyecto de restauración que realiza Bell Sport & Classic.

Y nuevamente, a pesar de las décadas de experiencia acumulada del equipo en la restauración de modelos históricos de Ferrari, asegura que nada se dé por sentado o se deje al azar. En este punto, la carrocería se vuelve a montar por completo, con componentes como los vidrios, los cromados, las puertas y todos los accesorios exteriores completamente incorporados. Cada etapa del proceso se mide con precisión y se verifica tres veces. Esta minuciosa atención a los detalles es fundamental para mitigar el efecto del espesor adicional de la imprimación y la pintura.“Si tiene demasiada pintura en los marcos de las ventanas, podría evitar que el vidrio cierre como lo debe hacer, o si hay demasiada pintura en las canaletas del techo, podría evitar que el burlete de la puerta encaje correctamente. Sólo estamos hablando de puntos de un milímetro, pero a menudo eso es todo lo que se necesita para marcar la diferencia”, explica Elliot East. Incluso la calidad de la terminación de la pintura dentro de la pequeña ventilación circular del desempañador en el parante C coincide con el excelente acabado de la pintura en la carrocería, un logro poco común en este modelo, un verdadero «decir» para los que saben.

“Tan pronto como presentamos el automóvil en Salon Privé, esa fue una de las áreas a las que los jueces y aficionados que realmente conocen este modelo acudieron de inmediato”, sonríe Matt Wilton. “Y fue lo mismo con la pintura negra satinada dentro de los pasarruedas y el compartimiento del motor. Fueron necesarios tres intentos antes de estar seguros de que obtuvimos exactamente el grado correcto y original de brillo y tonalidad”.

Incluso después de que los jueces del concurso observaron las salidas de aire del pilar C, se arrastraron por debajo y levantaron la alfombra del maletero, la impecable artesanía de Bell Sport & Classic aún resistía el escrutinio más estricto.Nuevamente, la búsqueda de la perfección continuó en áreas que ni siquiera son visibles. “A pesar de haber sido pintado de negro en algún momento, como la mayoría, cuando el automóvil era nuevo, sus tanques de combustible gemelos recubiertos de fibra de vidrio estaban pintados de un azul turquesa pálido”, explica Elliot East. “No es un color fácil de combinar, y algunos podrían argumentar que no es tan importante ya que la alfombra oculta los tanques. Pero es importante para nosotros. Y es por eso que los tanques de combustible se terminaron una vez más en un turquesa perfecto para la época después de que encontramos un área original de pintura dentro de uno de los cuellos y el color coincidía”.

Cada fase del desmontaje, reacondicionamiento, montaje y prueba del motor V12 Colombo del 330 GTC se completó en el taller de motores de Bell Sport & Classic, bajo la dirección de Attilio Romano, ex miembro del equipo técnico de fábrica de Ferrari en Maranello, que dirigió el departamento técnico de Ferrari en H.R. Owen durante 22 años.

Es un enfoque obsesivo, pero asegura la perfección, con cada uno de los componentes, hasta el montante más pequeño, desmontado, pulido con vapor, reacondicionado y bañado según sea necesario, independientemente del tiempo y los gastos. Una vez que se volvió a ensamblar el V12, se dedicaron dos días a las pruebas de dinamómetro, verificando asiduamente los problemas menores, como posibles fugas de aceite diminutas.Luego, después de que el automóvil fue reconstruido y el motor volvió a colocarse en su lugar, se sometió a 800 km de prueba en ruta. “Restauramos autos, no sólo para que se sienten en el césped de un concurso, sino también para que sus dueños los conduzcan y disfruten”, agrega Peter Smith, un corredor experimentado y parte del proceso dinámico de aprobación del proyecto. El motor completamente reconstruido produce 300 HP a 7.000 rpm, exactamente lo mismo que en su época.

La caja de cambios estuvo expuesta al mismo proceso de desmontaje y reconstrucción en profundidad que el motor. Y aunque se hizo todo lo posible para mantener una originalidad óptima, se requirieron ciertas piezas nuevas para garantizar una experiencia de conducción sublimemente suave. Estos incluían las horquillas selectoras, los cubos sincronizadores y los anillos sincronizadores.

En muchos sentidos, el sistema de frenos con cálipers de cuatro pistones demostró ser el aspecto más desafiante del tren motriz, como explica Elliot East: “no estábamos contentos con el servofreno existente, lo cual era un desafío porque encontrar una pieza de repuesto original en buenas condiciones era casi imposible. Pero nunca nos damos por vencidos. Y como tenemos contactos con proveedores de repuestos y entusiastas de Ferrari en todo el mundo, finalmente conseguimos uno original”.Allá por 1966, el 330 GTC salió de Maranello luciendo un interior de cuero negro, pero más de medio siglo de uso le había pasado factura. Restaurar el habitáculo de una Ferrari histórica a su antigua gloria representa un desafío importante que no muchos pueden realmente perfeccionar.

Bell Sport & Classic confió la restauración del habitáculo a O’Rourke Coachtrimmers and Suppliers. Con sede en Rudgwick, West Sussex, Inglaterra, la empresa cuenta con décadas de experiencia en la restauración de los interiores de Ferrari para que ganen concursos. O’Rourke Coachtrimmers and Suppliers ha construido su reputación de líder mundial no sólo por la calidad de su artesanía, sino también por la aplicación del mismo enfoque forense y la autenticidad basada en la investigación que ejerce Bell Sport & Classic.

Así, cuando el cliente deseó cambiar el color del cuero, era una tarea sencilla para O’Rourke Coachtrimmers and Suppliers delinear la gama de opciones que ofrecía la fábrica hace más de medio siglo. Como resultado, el nuevo propietario del automóvil pudo seleccionar el color preciso del cuero beige Ferrari Conolly VM 218, que se combinó con los detalles correctos de la época, incluidos el color y la trama de las alfombras y el revestimiento del techo, hasta el vinilo de las alfombras, con todo el material procedente de Italia.Afortunadamente, la estructura de los asientos originales estaba en buenas condiciones y se conservaron, aunque se colocaron nuevas inserciones de espuma para garantizar una comodidad y un soporte óptimos. Se usaron correas nuevas para los cinturones, pero todos los accesorios y hebillas son originales y se han restaurado, incluidas las icónicas insignias de Irvin.

El tablero enchapado en madera de la 330 GTC estaba en relativamente buenas condiciones, aparte del hecho de que tenía un agujero misterioso. “Todos los diales y controles originales estaban presentes, correctos y contabilizados, por lo que el agujero presumiblemente había acomodado algún accesorio que se había instalado en algún momento y luego se volvió a quitar”, dedujo Elliot East. Una vez más, se requirieron grandes dosis de habilidad, experiencia y paciencia para perfeccionar este elemento de la restauración, con docenas de diferentes tintes de madera probados y revisados ​​antes de encontrar la coincidencia correcta.

En algún momento de la historia del automóvil, se instaló una radio pasacassette de la década de los años 80 en la consola central. Bell Sport & Classic retiró la unidad y colocó una radio Becker Europa original, idéntica a la que el automóvil traía de fábrica. Restaurada y mejorada por el especialista en radios de autos antiguos, Chrome London, la radio de época está equipada con componentes internos modernos y compatibilidad con Bluetooth.“Con esta Ferrari 330 GTC, hemos creado un automóvil que se ve perfecto desde el primer vistazo hasta los detalles que nunca verás”, agrega Peter Smith. “Creemos apasionadamente que la belleza es mucho más que superficial. Por eso, si desmontaras este auto, cada componente parecería nuevo, aunque tenga cincuenta y seis años. En comparación con el Ferrari V12 más famoso de la época, el 330 GTC se esconde bajo su sombra, pero es una combinación tan maravillosa de estilo y rendimiento que es poco probable que esta Ferrari permanezca subestimado por mucho más tiempo”.

El director administrativo de Bell Sport & Classic, Tim Kearns, concluye: “es una parte fundamental de nuestra filosofía, no construimos un automóvil únicamente para obtener el máximo de puntos de los jueces en un concurso, también debe desplazarse en armonía. El 330 GTC fue el único automóvil de su clase que participó en el tour organizado por Salón Privé antes del evento. Fue manejado con entusiasmo y se disfrutó en las maravillosas carreteras de los Cotswolds durante dos días, antes de llegar al Palacio de Blenheim, estacionarse en el césped de los jueces del Concours y luego llevarse el premio máximo de Ferrari”.

Fotos: Bell Sport & Classic

1 Comentario

  1. tres cosas:
    1-todo bien, todo muy lindo, todo original, el color del tanque de nafta, el pirulo faltante del color justo pero después le le ponen un tapizado de un color completamente distinto ????
    2- un milímetro de pintura ?? generalmente se habla de micrones
    3 -cuantas carrocerías de GTC que se tiraron a la basura para hacer replicas de GTO, SWB y 250 Monza

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS ARTÍCULOS…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense