El remate de autos clásicos en Tres Arroyos

26/Abr/2022

Tremendo alboroto causó la semana pasada la noticia del remate de las pertenencias de un hombre de Tres Arroyos, entre las que se contaban varios autos «vintage». Según cuentan en el diario La Nación, el hombre en cuestión, Ceferino Cadenas era todo un personaje. Y según nos contaron algunos asistentes, pujadores y compradores en la subasta, Don Ceferino era fanático de los Ford T y de los motores estacionarios. Ford T salieron unos 5 más o menos completos a subasta, pero para un restaurador o vendedor de partes del popular modelo, el remate era el propio paraíso pues habría entre 30 y 50 ejemplares desarmados o incompletos en venta allí. Entre los motores estacionarios se destacaba un impresionante Deutz que se aseguraba que provenía de la usina eléctrica de Tres Arroyos, la ciudad ubicada a la vera de la Ruta 3, en el sur de la provincia de Buenos Aires.

También se vendieron varios tractores (un Ford y un Ferguson resultaban los más interesantes) y, entre los autos, además de los Ford T había algún Chevrolet relativamente completo, un Rugby sufrido pero muy original y el Nash que aparece en las fotos, un “7 asientos” Serie 160 de 1925.

———————————————————————————————————————————————————

Nota del diario La Nación publicada el 21 de abril: Rematan una colección histórica de autos antiguos en Tres Arroyos: quién era su excéntrico dueño

Cientos de personas se reunieron ayer para participar de un histórico remate: 15 vehículos antiguos, además de tractores, repuestos y otros objetos fueron subastados, tras la muerte de Ceferico Cadenas. “Un gran personaje de la familia”, definió Sebastián Cadenas, al recordar a su tío abuelo en una serie de publicaciones en Twitter.

“Hace un par de meses, a los 98 años, falleció Ceferino Cadenas, hermano de mi abuelo”, comenzó el joven, y continuó: “Hoy (por ayer) se hizo el remate de algunas de las cosas que tenía y coleccionaba”.

El joven, que actualmente se desempeña como CEO de la compañía Increase, reveló que su tío abuelo era un apasionado de los autos antiguos.“Los armaba con piezas originales”, aseguró, y contó: “Recuerdo en el cumpleaños de 90 de su mamá, 6 o 7 años míos, que nos llevó de paseo”.

“La última vez que lo vi tenía 97 [años] y cuando llegué estaba cambiando una cubierta de una F100 con más destreza que cualquiera de nosotros”, detalló Cadenas.

En el remate, que se celebró ayer, se vendió todo. “Desde un Nash y algún Ford T hasta un lote de seis patentes viejas, una de ellas de 1922″, precisó el joven.

Según la cobertura del medio local LU24, el remate de vehículos antiguos y repuestos se hizo en el campo de la familia Cadenas.

El martillero Agustín Miqueleiz, a cargo del remate, señaló que participaron más de 300 personas en la subasta de los 15 vehículos de colección. El hombre aseguró que había gente de diferentes lugares como La Pampa, Carhué, Laprida y Santa Fe.

“Hubo mucha disputa por el Nash, el Rugby y el Ford T, que estaban muy enteritos”, señaló Miqueleiz, quien advirtió que los valores de venta superaron las expectativas. “[Las ventas fueron] de entre 1,3 millones y 500 mil pesos, y los [vehículos] que estaban para restaurar, entre 500 y 600 mil pesos”.

Trabajo en la NASA y veganismo

Según Cadenas, su tío abuelo quiso casarse con una chica japonesa de joven. “No funcionó y prometió quedarse soltero”, recordó.

Entre la lista de atributos y cualidades que el empresario enumeró de su tío abuelo, el joven destacó: “Era vegano cuando pocos sabían lo que significaba ser vegano. Vivió en Estados Unidos y trabajó para la NASA”.

“Después de volver a la Argentina, seguía viajando a Estados Unidos y se internaba en una clínica de Ohio para depurar y tomar agua. Tomaba solo agua durante 35 o 40 días”, siguió Cadenas, y destacó: “Para hablar con él tenías que llamarlo a las 11 o a las 16, horas que iba al lado del teléfono para ver si sonaba. Fuera de ese horario no atendía ‘porque siempre son para molestar’”.

Cadenas señaló que su tío abuelo “era el socio vivo más antiguo del Radio Club Argentino”.“Hasta los 92 años se subía a la torre y siempre contaba cuentos de personas con quienes conectaba en barcos o del otro lado del mundo”, reveló.

Y cerró: “Ceferino va a ser recordado en cada una de sus anécdotas y en las cosas y personas a las que les dedicó su vida”.

2 Comentarios

  1. Estuve por ahí, lindos autos, encuentro con amigos, una buena jornada.

    Responder
  2. Qué lo parió! 35 / 40 días sólo con agua. En fin…

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MÁS ARTÍCULOS…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense