1.346 días, 1.346 clásicos

28/Dic/2021

¿Blanco o Negro? ¿Convertible o coupé? El hallazgo de un Cadillac Deville 1970 con carrocería coupé y pintado de negro en Puerto Madero, nos hizo regresar al disco duro para hurgar en otro Cadillac Deville 1970, pero convertible y en tono blanco, que encontramos menos de dos meses atrás estacionado sobre la vereda del restaurant Dixieland, en la calle Lavalle, casi esquina con la avenida Maipú, en Vicente López, Buenos Aires.

Aquello que ahora se llama Dixieland y apela como puede a la estética gringa, al rockabilly y la impronta de los restaurants del norte del Río Bravo allá por la década de los años 50, es en realidad la gloriosa sede del Vicente López Automóvil Club, gran organizador y fiscalizador de competencias de velocidad especialmente activo en las décadas de los años 50 y 60. De aquello da testimonio al menos su atractivo logotipo con forma de cronómetro colocado sobre la fachada.

Antes que existiera Dixieland pasaron algunos concesionarios del restaurant, unos más exitosos que otros, con recuerdos indelebles para los vecinos de buenas épocas de servicio de cocina tipo “bodegón”, cuando se conseguía ver la luz atravesando esa misma puerta después de una colosal dosis de milanesa con papas fritas a caballo humectadas por un Vasco Viejo o algún tinto del estilo, rebajado convenientemente con soda de sifón.Blanco con tapizados blancos y beige, el enorme Cadillac Deville 1970 pertenece al último año/modelo en que se ofreció una carrocería convertible para la serie Deville y también se trataba de la única versión convertible de todo el catálogo de Cadillac en aquel año, asentado sobre un chasis que distanciaba sus ejes 3,29 metros y sobre los que la carrocería se extendía por 5,71 metros, al igual que la coupé. Bajo el capot se acomodaba el V8 de 7.7 litros de cilindrada, que transmitía los 380 caballos de potencia a través de una caja automática “Turbo Hydramatic” de tres cambios para mover cerca de 2.2 toneladas de peso. Este menú requería según los optimistas datos oficiales de entre 18 y 23 litros de combustible para hacer 100 km.

Como uno de los testimonios finales de la opulencia pre crisis del petróleo, el Cadillac Deville 1970 ha sido protagonista fetiche en innumerable cantidad de películas, pero seguramente el primer recuerdo de la pantalla que se nos viene a la mente es el de aquel otro Deville convertible blanco, con cuernos de toro sobre el capot, que utilizaba con mucho celo el comisionado Boss Hogg en Los Duques de Hazzard.

Fotos: Diego Speratti VadeRetro recomienda los siguientes post relacionados:

1.041 días, 1.041 clásicos

1.034 días, 1.034 clásicos

2 Comentarios

  1. Los mozos del viejo restaurant: uno, el formoseño mala onda pero que tiraba chistes e indirectas muy divertidas, Carlos creo se llamaba.
    Y después estuvo muchos años Graciela, una señora gordita y que parecía siempre cansada, pero no por eso dejaba de ser muy amable y simpática.

    Responder
  2. Un ejemplar digno de Armando Bò

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS ARTÍCULOS…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense