Cuando el Chevette perdió el techo

29/Nov/2021

En Argentina lo conocimos como Opel K-180, pero en otras partes se vendió como Chevrolet Chevette u Opel Kadett, entre otros, siendo la tercera generación de este vehículo global desarrollado por General Motors en Europa.

55 años atrás, en ocasión del Salón de Ginebra de 1976, se pudo ver el primer esbozo de lo que en las siguientes generaciones serían casi un hábito: una versión convertible sobre esta popular plataforma.

El Opel Kadett C Aero se asentaba sobre la versión berlina de dos puertas, ofreciendo una rara solución de un techo rígido removible que ocupaba la parte superior de los ocupantes de las plazas delanteras y tenía su apoyo sobre el parabrisas y un robusto roll-bar de acero, mientras para la parte posterior la solución era una capota plegable.Este automóvil presentaba unos tapizados y revestimientos específicos, asientos con apoyacabezas y cinturones de seguridad inerciales, mientras el instrumental se completaba con cuentavueltas, voltímetro, y manómetro de aceite. Una suma de elementos que en la época sólo se podían encontrar como equipamiento de serie en vehículos de segmentos superiores.

Construido en las instalaciones de la carrocera Baur, localizada en Stuttgart, empresa que ofreció soluciones similares sobre otras plataformas conocidas como las de los BMW 2002 y los Serie 3 E21, del Kadett Aero se completaron finalmente 1.244 ejemplares, siempre equipados con el motor de 1,2 litros y 60 caballos acoplado a una caja de 4 velocidades (automática en opción), con frenos delanteros a disco, servofreno, neumáticos radiales 175/70 x 13 pulgadas y las llantas de aleación con un diseño único, pero bien de la época.El Aero demostraba además el gran potencial del Kadett-C, presentado al público tres años antes en el Salón de Ginebra. Con este vehículo, la casa alemana proponía un auto de alcance mundial, un modelo que se caracterizaba por sus compactas dimensiones, su contenido costo de producción y mantenimiento, consumos adecuados y que, sobretodo, podía ser fabricado con pocas variantes en diversas partes del mundo utilizando instalaciones y componentes locales.

Así fue que se produjo, además de en Alemania, en Gran Bretaña (vendido allí como Vauxhall Chevette), Estados Unidos (Chevrolet Chevette y Pontiac T1000), Argentina (Opel K180), Brasil (Chevrolet Chevette), Australia (Holden Gemini), Japón (Isuzu Gemini) o Ecuador (Aymesa Cóndor o Gala) entre otros puntos del planeta.

Fotos: Prensa Opel

3 Comentarios

  1. En Uruguay del Chevette supieron haber unos derivados locales, bajo la marca Grumette.
    Eran basados en la plataforma y mecánica del Chevette, pero con carrocerías de fibra, ofreciendo versiones que Chevrolet no tenía. Estas eran una versión rural del Chevette, una pick up y un coupé basado en el Gemini japonés

    Responder
  2. Curiosa soluciòn que tuvo su version brasileira por cuenta de ENVEMO, con algunas licencias ( vidrio trasero basculante ). Acaso Seu Vogel sabe si existe algun sobreviviente ??

    Responder
  3. Siempre me gustó el Opel K, evidentemente, siendo yo chico, era un auto con línea muy equilibrada (siempre estará la discusión sobre su motor), lamentablemente, la súbita salida de GM de Argentina, le quitó cierto potencial de desarrollo, aunque, década y pico después, su nieto carioca, vino a motorizar a unos cuantos jóvenes. En cuanto al Aero, diría que curioso, simpático, exótico, aunque no lo definiría como hermoso, pero muy interesante el que puede hacerse con una buena unidad

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS ARTÍCULOS…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense