Parabrezza all’italiana (nota de archivo)

21/Mar/2014

que fotito,eh ?
Ermanno Cressoni, era un hombre de gran carisma y sabiduría, le decían «L´Architetto«. Milanés a ultranza, y por consiguiente no muy amigo de los turineses, de quienes no perdía oportunidad de mofarse, sobre todo después de la adquisición por parte del grupo Fiat de Alfa Romeo hacia fines de los años ochenta.

Cressoni era el director de diseño de Alfa antes de que el extrovertido Walter De Silva se hiciera cargo del lugar. Allanó el camino de su discípulo, piloteando la nave durante los crudos años setenta y ochenta, tiempos en que la compañía era estatal, y los balances explotaban de rojo, con números que no cerraban por ningún lado, fruto de la desorganización y la falta de objetivos claros de la dirigencia.

Tomando un café junto a otros colegas en la zona de San Bábila, en una larga charla con el «Architetto«, se ambienta el palabreo que paso a relatar: todo empezó cuando nos escuchó protestar por los pocos recursos asignados (según nuestro parecer) por Fiat Auto al departamento de desarrollo. Cressoni se sonrió, y con un gesto paternal nos contó que deberíamos haber vivido los años oscuros de Alfa para darnos cuenta de lo que realmente significaba estar sin recursos.

«Cuando estábamos preparando el Alfa 33 (inicio de los años ochenta), en un momento vimos que el parabrisas era demasiado vertical. Luego de suplicar casi de rodillas nos concedieron poder cambiarle la inclinación, modificación esta que implicaba un costo imposible de afrontar para la época, pero que finalmente el directorio terminó llevando adelante».

«Luego de que nos aprobaran la modificación, comenzamos a preparar dos prototipos de parabrisas, y llegado un punto había que decidir con cual quedarnos. Obviamente, el que mejor coeficiente de penetración tuviera sería el elegido, ya que garantizaría una mayor velocidad máxima, y menos consumo por tener una menor resistencia al aire. Hasta aquí todo clarísimo, pero a la hora de investigar cuál de los dos era el mejor, no había donde hacerlo. Alfa Romeo no tenía en esos años túnel de viento y no había manera de alquilar uno, ya que eso implicaba gastar todavía más dinero en un proyecto que estaba ya desbordado de gastos no previstos.

Sin disponibilidad de un túnel del viento y con poco tiempo para decidir, a alguien del grupo se le ocurrió una idea genial, demostrando que es en estos momentos donde se ve la verdadera creatividad, y no cuando los recursos abundan.

Fueron al circuito de pruebas de Balocco, propiedad de la marca, y en una zona de una recta trazaron una línea.
Prepararon el prototipo con el parabrisas en su primera versión, lo lanzaron a 100 km/h, y al cruzar la línea previamente pintada soltaron el acelerador. Cuando el auto se detuvo, midieron la distancia recorrida, e hicieron otra marca sobre el asfalto. Luego montaron sobre el auto el otro parabrisas, y repitieron el experimento.

El mismo auto con el parabrisas más lanzado y menor resistencia al aire, tardo más metros en detenerse, despejando de manera muy sencilla (y sin necesitar mediciones sofisticadas) todas las dudas que el equipo de ingenieros y proyectistas tenían al respecto.
En coro y asombrados, los entonces jóvenes diseñadores celebramos semejante derroche de creatividad con una sonora carcajada, que hizo dar vuelta a más de un habitué del prestigioso bar milanés.

Historias como esta siguen emocionando y generan una gran admiración por gente que desde el anonimato pone el hombro en momentos difíciles y con su ingenio resuelve problemas que otros ni siquiera tienen el valor de afrontar. Bravissimi!

interno

Últimas entradas de H. Charalambop... (ver todo)

11 Comentarios

  1. Magnífica historia, años ochenta y los tipos revolviéndose con lo que tenían a mano: nada.
    Admirable y ejemplar.

    Responder
  2. El procedimiento descripto era usado por Jorge Cupeiro y su equipo para evaluar la aerodinamia de las trompas del «Chevitú» unos cuantos años antes, y no creo que lo haya inventado o descubierto él.

    Pablo.

    Responder
  3. DBU: digame que es una 75 Turbo Evoluzione !!
    Pinco: se llama «l’arte d’arrangiarsi» (el arte de arreglarse, en lo cual los Italianos y los Argentinos son especialistas) los «Inyenieri» del Alfa pegaban pequienios hilos de lana en la carroceria y lanzaban el auto a toda velocidad en la «autostrada» Milano-Laghi (la primera autopista en el mundo.. para otra historia) y desde otro auto filmaban el comportamiento…
    …»altri tempi»

    Responder
  4. Efectivamente Qui-Milano, una Giulietta. Vale decir, se presentó con grandes fanfarrias un auto que en realidad no era más que un restyling, pero qué restyling!
    P.D.: Para disgusto de don Bertschi también tengo un raviol con forma de alfa 75…

    Responder
  5. Que buena nota!!el ejemplo me hace acordar a Frank Costin atado a la trompa del Lotus 8,9 u 11,no recuerdo cual,para observar el movimiento de los hilos de lana pegados a la carroceria para ver las direcciones del flujo aerodinamico,obvio q lansado a toda velocidad!!!soluciones practicas a problemas dificiles de resolver sin equipo!!

    Responder
  6. DBU:
    Digamos que el ni 33 ni el 75, (con todo el carinio que le tengo al «biscione») eran lo màs de lo màs, pero en la època era lo maximo que se podìa hacer con lo poco que habìa…
    Eso si… las dos tenian grandes motores y un «sound» bellissimo
    Que habia debajo de una 75?? por aqui lo saben hasta los pibes del jardin de infantes !! … habìa una Giulietta

    Responder
  7. Gracias Hernán por recordar esta nota (aunque a mí no se me había olvidado!), especialmente luego que don Bertschi me reprendiera al enterarse que recientemente había adquirido semejante «raviol» al referirse a un 33 1.7 QV…
    Gracias Cressoni por el Alfa 75. A ver si alguien se anima a contar que hay bajo ese «revolucionario» diseño.
    Ci vediamo.

    Responder
  8. BRAVO PER IL RACCONTO,PIACERE IMPARARE UN PO OGNI GIORNO.

    Responder
  9. Para variar, los tanos son especialistas en hacer milagros con dos alambres. Excelente anécdota.

    Responder
  10. EL mejor blog de la web!!sigan asi …y gracias ya que todos los dias aprendo algo con ustedes de este fantastico mundo de las ruedas..

    Responder
  11. Buenisimo il racconto. Los tanos son geniales, lástima los altibajos que sufren indefinidamente. Ese período de Alfa fué dificil pero luego empezaron a surgir cosas buenas, esperemos que algún dia alcancen un equilibrio….

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MÁS ARTÍCULOS…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense