La Plaza de Toros, del Ford T al Ford A

10/Dic/2021

Ayer se inauguró la ansiada restauración de la Plaza de Toros de Colonia. El coso taurino fue el centro de atracción del proyecto turístico pergeñado por el empresario naviero croata-argentino Nicolás Mihanovich, llevado al terreno real por el arquitecto del mismo origen Josip Marcovic en su característico estilo neomudejár.

Las corridas de toros se permitieron sólo durante tres temporadas, desde 1910 a 1912, y los guías turísticos aseguran que entre Colonia y el Real de San Carlos, donde se ubica el complejo de Mihanovich, había en circulación por aquellos años 5 automóviles. Uno de ellos, el De Dion Bouton del responsable local del emprendimiento, Juan Manuel Caballero, quedó durante años, bajo la sombra de las obras de Marcovic (también autor del Frontón de Pelota Vasca y el Hotel/Casino).

Sin embargo el auto que más se identifica con el proyecto turístico es el Ford T del chofer Assandri, que servía de taxi para los pasajeros del hotel del complejo, y que siguió funcionando con posterioridad a la prohibición de las corridas de toros, y cuando el destino de todo el emprendimiento había derivado en atracción timbera para los viajeros provenientes mayoritariamente de Buenos Aires.

Durante la mayor parte del siglo XX ese Ford T se conservó en Colonia en manos de la misma familia Assandri, pero un día salió a remate y a punto estuvo estuvo de ser vendido a Brasil, para finalmente terminar en las manos de un coleccionista de Tacuarembó, de apellido Custodio.

Sin duda, este Ford T fue el gran ausente en la reinauguración de la Plaza de Toros, donde hubo varios actores y actrices personificados de época y la presencia del Ford T hubiese potenciado el efecto de viaje en el tiempo en la fiesta de culminación de obra.

Una década atrás nos fuimos con los entrañables amigos Jason Vogel y Gaby hasta Tacuarembó, a más de 300 km de Colonia, con el objetivo de ir a conocer el viejo Ford T de Assandri y del Real de San Carlos. Llegamos hasta la puerta. Cuando el dueño del Ford T, quien armó un museo y hotel temático alrededor de los T, vio acercarse a esa “comitiva circense” que llegaba de visita a bordo de un Renault 4 pintado como “art car” criollo ya se puso en alerta, y cuando bajó Gaby del auto, con su pelo atado en una coleta, nos dio la bienvenida y la despedida, argumentando que a su museo no entraba nadie con “pelo largo”. Perplejos y anonados con la reacción del “anfitrión” y por comprobar que este tipo de situaciones perduran en el siglo decidimos hacer campaña para dar a conocer la cara real de lo que bautizamos como “Custodio, el museo del odio”… ¡Acá se inicia 10 años después la campaña!

Mientras el Ford T sigue en Tacuarembó en esas manos, creemos que con la Plaza de Toros inaugurada y con el proyecto de un museo de sitio bajo sus tribunas, aquel Ford T debería volver a Colonia y al Complejo Mihanovich. Y mientras nos ilusionamos con la posibilidad de volverlo a ver alguna vez por acá, hurgamos en el acervo de la Biblioteca Nacional del Uruguay para dar con esta bellísima imagen de la Plaza de Toros y un Ford A Phaeton de 1929 frente a su entrada principal. ¡Larga vida a la Plaza de Toros y sus Ford!

Foto: Biblioteca Nacional del Uruguay

4 Comentarios

  1. ¿ No será que, además del amigo de la coleta, era la época en que vos andabas jugando al rastafari ?

    Responder
  2. El señor Custodio, el trapero, personaje de Pio Baroja en La Busca, haciendo honor a su apellido

    Responder
  3. Tambien vos, Diego! Hay que saber que ser precursor tiene sus ventajas pero tambien su precio. Tal vez no leiste acertadamente el lenguaje corporal del junkyard curaitor? Es posible que su actitud fuera solo una postura inicial de negociacion por precio del «bono contribucion para la cooperadora del museo, vio?» Los principios y codigos de custodios y cancerberos suelen derretirse como manteca al sol ante el aroma de una propina.

    Gringo Cinico

    Responder
  4. Oración para que vuelve el FordT a jubilarse bajo las tribunas de la Plaza de Toros de Colonia ..!
    Súper artículo acompañando los festejos de la re inauguración .
    Podrías tentar otro viaje a Tacuarembo, pero por la pandemia la moda se convirtió para los hombres a tener el pelo largo en una coleta ….y pienso que el dueño de la Ford lo tiene así ahora !
    Te podría echar otra vez por tu corte de pelo demasiado corto para su gusto !

    ( por favor me tienen q corregir mi español y autorizo a no publicar si no corresponde ! )

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MÁS ARTÍCULOS…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense