Tour de Alemania 2020: los camiones también tienen su rally

staff
17. Deutschlandfahrt für Lkw-Oldtimer mit 64 Teilnehmern, im Vordergrund: Mercedes-Benz L 5000 und LP 333. 

17th Tour of Germany for vintage trucks with 64 participants, in front: Mercedes-Benz L 5000 und LP 333.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

El habitual viaje en el tiempo que propone el rally para camiones clásicos llamado “Tour de Alemania”, este año en su 17ª edición, tuvo lugar entre el 16 y el 20 de septiembre pasados, en tres etapas desde Visselhövede vía Einbeck y de Spelle a Ladbergen. El evento fue aprovechado para dar las gracias a los héroes del transporte de hoy en día. Daimler Trucks AG acompañó el tour con dos vehículos de su colección de camiones clásicos de la planta de Wörth: un Mercedes-Benz L 5000 del año 1952 y un LP 333 de 1960.

Fueron esta vez 64 los camiones participantes del Tour de Alemania, todos vehículos construidos también entre las décadas de los años 50 y 60. Aparte de los 13 camiones Mercedes-Benz inscriptos, casi todas las marcas germanas de la época estuvieron representadas, de Büssing a Henschel, de Magirus a Krupp. Es una especie de museo rodante, como le gusta enfatizar al jefe de la organización Joachim Fehrenkötter. Su padre Robert fue el gestor de la idea en 1987, porque creía que los camiones debían estar en la ruta y no detrás de las paredes de un museo.

Desde entonces, entre 60 y 80 camiones clásicos han viajado a través de Alemania y los países vecinos cada dos años, dependiendo de la ruta elegida. “Este año, originalmente, teníamos planeado un viaje de 10 días por Francia”, cuenta Fehrenkötter, “pero la pandemia apagó nuestros planes. Tuvimos que reprogramar fechas y destinos y recortar a cuatro días el tour”. Y aunque las invitaciones para el evento llegaron más tarde que de costumbre, la respuesta fue sorprendente y el atractivo desfile de camiones clásicos se pudo ensamblar para celebrar esta edición diferente del Tour de Alemania.

A los pocos kilómetros de los aproximadamente 500 km que completó el tour, quedaba claro el progreso en el desarrollo del LP 333 con respecto a su hermano más antiguo. Al contrario de lo que sucede en el L 5000, el 333 es bastante confortable y fácil de manejar gracias a su dirección asistida. El pedal que acciona el monodisco seco de embrague también exige un trato más amable. Pero eso es todo lo que podemos encontrar a nivel confort en el “milpiés”, como es conocido el LP 333 como resultados de sus dos ejes direccionales en el frente.Y eso se puede observar allí, al momento de acceder al gigante de 16 toneladas. Un pequeño escalón delante de los ejes es la única ayuda con la que se cuenta para acceder a la cabina. Una vez que el conductor o la conductora consiguió sentarse en el asiento, el descomunal túnel del motor separa a quien lleva el mando con respecto a quien acompaña. Allí abajo se aloja el motor OM 326 con sus seis cilindros, sus 10,7 litros de capacidad y 200 caballos. La proximidad con las precámaras de esta unidad Diesel hacen que el motor genere una enorme cantidad de ruido aún en el camino de llegar a su velocidad tope de 75 km/h. Las conversaciones dentro de la cabina deben ser siempre a los gritos…

El L 5000 no tiene que envidiarle nada a su compañero si se trata de hacer ruido. Las conversaciones a un volumen normal no existen, a pesar de que el seis cilindros en línea MO 67/8, con sus 120 caballos, se ubica por delante, en su larga nariz. Cualquiera que desee manejar este camión de 10.7 toneladas de peso debe ser un conductor o una conductora con experiencia. Joachim Schlereth, el director de Ventas y Servicios de la división Camiones de Mercedes-Benz en Alemania, puede dar fe cuando intenta apretar el pedal de embrague por primera vez. Y la dirección también requiere la aplicación de más fuerza muscular de los brazos. No hay asistencia hidráulica aquí, sólo un enorme volante.

Schlereth completó el Tour de Alemania sin perder nunca la concentración ni dejar de aplicar el doble embrague: “aunque conseguí mi licencia de conducir a bordo de un camión con caja de cambios sin sincronizados, mis respetos por aquel vehículo permanecen intactos. Porque si te equivocas, ¡todos lo escuchan inmediatamente!”.

Fotos: Prensa Daimler-Benz

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

*


*