El Anasagasti restaurado y recarrozado se presentó en el CAC

5/Nov/2021

Miércoles y otra noche de gala en el Club de Automóviles de Clásicos. La alfombra roja se desplegó para que la vuelva a pisar uno de los dos automóviles Anasagasti sobrevivientes, y uno que juega de local, ya que desde hace un buen tiempo es patrimonio del propio club. Un club que además se identifica con este auto y suele tenerlo como vehículo insignia en la prueba para autos veteranos que organiza y homenajea al desafío Recoleta-Tigre del año 1906.

El Anasagasti es el mismo pero también es otro. Resultó que un socio del Club de Autos Clásicos compró hace un tiempo en Francia la carrocería doble phaeton de un auto de origen francés para un proyecto que finalmente no se llevó a cabo. Pero con la sabiduría del que nada descarta, o al menos nada de lo que pueda tener un valor genuino, decidió donar esta carrocería a su club, pues funcionaba perfecto para vestir el Anasagasti, que al decir de otro socio del club, era hasta entonces un “auto de calesita”.

Las dimensiones de esa carrocería parecían, en la teoría, hechas a la medida del Anasagasti del CAC, que contaba con una carrocería inventada en alguna época de “vacas flacas” del club, sobre partes originales de Anasagasti como chasis, motor (de origen Ballot), caja, diferencial o la columna de dirección.

Horacio Anasagasti para su corta aventura industrial se proveyó constantemente de partes y materiales importados de Francia, así que la idea de usar una carrocería de ese origen, que por lo pronto iba a ser montada sobre un chasis y un motor también con pasaportes franceses, tenía toda la lógica.Y así fue que casi a la par de la pandemia, en estos dos últimos años, el Anasagasti se desplazó hasta el taller de Jorge y Luis Penedo, en la Zona Sur del Gran Buenos Aires, donde fue restaurado. La mecánica ya había sido renovada unos años atrás, pero el ejercicio de montar la carrocería demandó unas cuantas reformas sobre lo existente, además de que el auto fue completado con un tanque de combustible fiel a la época, con el presurizador ubicado en el tablero. También se aprovechó el momento para completar todo el varillaje que permite manejar como Dios manda, desde el volante, el mando de avance y retardo y el acelerador de mano.

Y la realidad fue más benévola aún que las elucubraciones teóricas y el maridaje de esa carrocería con el rolling chassis del Anasagasti, estampado con el número 131, superó las expectativas de los más escépticos. Algo que todos podremos comprobar este mismo domingo, cuando se celebre la edición 2021 de la Recoleta-Tigre.

La noche del 3 de noviembre en la sede del Clásicos, además del Anasagasti recién vestido y la presencia de los socios del CAC, el historiador de la marca y autor del estupendo libro sobre Anasagasti, Guillermo Sánchez Bouchard (@bonvivantart), le dedicó unas palabras al automóvil y la marca que conoce mejor que nadie, y el padre Augusto Zampini, capellán del club, bendijo a su turno al automóvil. ¡Larga vida al Anasagasti!

Fotos: Miguel Tillous (@fototillous)

1 Comentario

  1. Afortunadamente el CAC decidió recarrozar el Anasagasti, era muy pobretona la carrocería anterior que tuviera cuando era del socio M. Bramson y todos estos años en manos del Club.
    También afortunadamente encargaron el trabajo a Penedo, uno de los mejores, sino el mejor restaurador que hay en Buenos Aires. Como no podía ser de otra manera el resultado es de lo mejor que se ha visto en tema restauración, por lo que se puede apreciar en las fotos es excelente. Felicitaciones al CAC por la decisión tomada. Así que ahora habrá tres Anasagasti
    para que los podamos apreciar en la próxima Autoclásica 2022.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MÁS ARTÍCULOS…

suscribite a nuestro newsletter

Adsense

ENCUESTA DEL MES

ENCUESTA DEL MES

¿Qué opinás del Restomod?

Adsense

Adsense